NADARÁ ENTRE TENERIFE Y GRAN CANARIA (70 KM) PARA SALVAR VIDAS

He aquí un reto que une islas, salva vidas, levanta el ánimo, conmueve conciencias: ¿qué es lo importante en esta vida? Christian Jongeneel, nadador malagueño, lo tiene claro: “solo la generosidad nos puede salvar”. No lo dice así, pero a vista de su ejemplo es lo que demuestra.

A partir del 25 de octubre, cuando las condiciones del mar sean propicias, nadará entre las islas de Tenerife y Gran Canaria sin protección (sin neopreno). Que se sepa, nadie lo ha hecho antes: 70 km a merced de corrientes, olas, vientos e incertidumbres de la alta mar. Día y noche, unas 24 horas de brazadas solidarias sin cesar.

Christian Jongeneel y su fundación Brazadas Solidarias, convierten un gran reto para la humanidad en una puerta para ayudar a otros: intentar recaudar fondos con la ayuda de donaciones de gente como tú.

Es solo un grano de arena, pero entre todos quizá podamos formar una playa de esperanza para esos niños a los que va destinado el reto: hacer “menos peor” este mundo de egos y egoísmos.

¡Gracias Christian, por hacernos creer que todavía existen personas justas!

Compartamos esta noticia, que llegue a todo el mundo, sintámonos arropados y representados por este generoso reto. ¡Ánimo nadador!

Más información sobre el reto y de cómo donar:

https://www.migranodearena.org/es/reto/16796/brazadas-solidarias-cruce-a-nado-tenerife—gran-canaria/#

D.E.

CJ_1
El nadador español Christian Jongeneel. Foto: Fundación Brazadas Solidarias

 

***

15 copia

 

Duke Kahanamoku: el padre del surf

Duke Kahanamoku, leyenda del surf moderno. Sello de U.S. postal, año 2002.
Duke Kahanamoku, padre del surf moderno. Sello de U.S. postal, año 2002.

La revista Ricyde (Revista Internacional de Ciencias del Deporte) acaba de publicar la semblanza más completa que se ha escrito hasta la fecha en castellano sobre Duke Kahanamoku (1890-1968). Este hawaiano forma parte del Salón de la Fama de la natación, y también del Salón de la Fama del surf. Es la única persona que tiene ese doble mérito. Las razones no son difíciles de entender: fue el nadador más rápido de entre los humanos hasta que llegó otro que no lo era: Tarzán, o mejor dicho, Johnny Weissmüller; y en cuanto al arte de montar las olas tuvo el mérito de expandir por otros mares y océanos esa actividad milenaria surgida en el Hawái arcaico hasta el punto de ser considerado por casi todos el padre del surf moderno. ¿Cuáles fueron sus éxitos en la natación? ¿Qué había de innovador en su técnica que le hizo el más rápido? ¿Cómo expandió el surf al mismo tiempo que realizaba exhibiciones de natación? ¿De qué energía carismática estaba dotado este hombre, que hasta el propio JFK en su visita a Honolulu en 1962 se saltó absolutamente todo el protocolo entre las autoridades norteamericanas para dirigirse directamente hacia Duke y saludarle efusivamente? He aquí su historia y he aquí el  Artículo completo en PDF

El libro que todo deportista y amante de la historia debería tener. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

A la venta en Amazon.es
A la venta en Amazon.es