CAMPING BAÑOS DEL CARMEN: SUPERMERCADO DEL SURF EN LOS AÑOS 70


Restos del camping de los Baños del Carmen no hace mucho. Foto: Daniel Esparza

Restos del camping de los Baños del Carmen no hace mucho. Foto: Daniel Esparza

Por este lugar idílico del mundo subtropical malagueño pasaron en los 70 numerosos surfistas extranjeros que o camino o de vuelta de Marruecos (paraíso del surf en los 70), pararon en Málaga para descansar. Aquellos viajeros de las olas llamaban la atención a primera vista por llevar esas enormes tablas en las bacas. El camping de los Baños del Carmen acabó por convertirse en los 70 en un espacio de encuentro e intercambio entre aquellos viajeros y los primeros surfistas malagueños, que hacían guardia en las inmediaciones, para cuando nada más llegasen abordarlos con pasión. A veces los extranjeros se asustaban porque creían que venían a robarles. Nada de eso. Tablas, neoprenos, parafina, revistas, camisetas de marca, bañadores, lo que fuera, se lo compraban a éstos de segunda mano. Y sobre todo les pedían información de cómo era el surf más allá de Málaga. Ante la total ausencia de tiendas de surf, ¿de tiendas de qué?, en la Málaga (y en la España) de los 70, este lugar se convirtió en el supermercado del surf malagueño en aquella década, y una de las razones de por qué el surf en Málaga (y concretamente en Pedregalejo) a pesar de la escasez de recursos de materiales surf, se pudo consolidar y fundar en 1974 el Málaga Surfing Club, el primer club de surf activo del Mediterráneo español (algo excepcional que no ocurrió en el resto de núcleos del Mediterráneo hasta los 80 y 90 con la llegada de las tiendas de surf). Más información, fotografías de los años 70, 80 y 90, y otros documentos como telegramas, lista de socios, cartas federativas inéditas, actas de campeonatos en los años 90 (inéditos) y más sorpresas, en el mayor estudio jamás realizado en cualquier lengua y en cualquier país sobre una historia local del surf, engarzada en su conjunto nacional e internacional. He aquí el libro: Málaga Surf: Historia del Surf y del Bodyboard (1970-2000).

Muchas más fotos y documentos de la época (años 70, 80 y 90), además de un análisis profundo y riguroso de los comienzos del surf en Málaga y España, en esta libro a la venta en Amazon.es

Mucha más información, fotos y documentos de la época (años 70, 80 y 90), además de un análisis profundo y riguroso de los comienzos del surf en Málaga y España, en este libro, a la venta en Amazon.es

La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

OLO SURF HISTORY: La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

MÁLAGA AÑOS 90: BOOM DEL SURF


En medio de un mundo fluorescente y todavía completamente ignorantes de la entonces casi inminente llegada de internet que cambiaría el surf para siempre, toda España vivió el boom del surf y del bodyboard con la expansión de una industria potente que comenzaba a invadir todo el planeta, y con ella emergieron numerosas tiendas de surf desde finales de los 80 y principios de los 90 en España (la primera tienda de surf en España surgió en Zarautz en 1976, llamada Surfistas Reunidos, pero hasta finales de los 80 las tiendas de surf fueron escasas).  De aquel grupúsculo de tiendas del tiempo fluorescente surgió la necesidad de crear equipos o clubes, y con ellos campeonatos para promocionar el deporte y las ventas comerciales. Como se vio en el artículo anterior Málaga Surf 1991: Nace el mítico Club Surf Costa del Sol, Málaga jugó un papel destacado en la historia del surf en Andalucía al crear el primer club de la era moderna en Andalucía con altas miras para la expansión del surf, siendo una pieza fundamental (no la única) de la creación del primer circuito de surf y bodyboard de la historia de Andalucía (1991-92). En ese mundo, entonces de ilusión por un deporte joven y en plena difusión, llegaron los primeros campeonatos, y con ellos la necesidad de reunir jueces que quisieran sacrificar su participación por la de puntuar. Como es lógico, por aquel entonces, los jueces todavía poco formados hacían lo que podían, lo que mejor sabían. He aquí una serie de imágenes que reflejan el espíritu de aquel tiempo primordial: el de los primeros campeonatos patrocinados por marcas o tiendas en Andalucía: en este caso Málaga y Cádiz. Más información, fotos, documentos y actas de campeonatos en el libro Málaga Surf: Historia del Surf y Bodyboard (1970-2000).

Campeonato de Yerbabuena, 1986. El malagueño de Torremolinos, Blas Palomo, campeón junior. Un espectáculo desde el acantilado, abarrotado de gente.

Campeonato de Yerbabuena, 1986 (uno de los primeros de la era moderna). El malagueño de Torremolinos, Blas Palomo, fue el campeón junior. Un espectáculo desde el acantilado, abarrotado de gente, muchos venidos de Málaga para animar a los suyos.  Cortesía: J.Y.

Erika García, en el primer campeonato de la historia celebrado en Benalmádena, finales de los 80.

Erika García, en el primer campeonato de la historia celebrado en Benalmádena, finales de los 80. Foto: Toni Lago. Cortesía: J.Y.

De izquierda a derecha: David Jaramillo, probablemente el mejor surfista de Málaga en los 90; Nacho Fontán, surfista y juez en numerosos campeonatos de los 90; Javier Alcaide, surfista de Pedregalejo; y Pedro González, surfista y juez en numerosos campeonatos de los 90.

De izquierda a derecha: David Jaramillo, probablemente el mejor surfista de Málaga en los 90; Nacho Fontán, surfista y juez en numerosos campeonatos de los 90; Javier Alcaide, surfista de Pedregalejo; y Pedro González, surfista y juez en numerosos campeonatos de los 90. Cortesía: P.G.A.

Campeonato de surf y bodyboard organizado por la tienda ADEPT en la playa de la misericordia. Enero de 1994. Cortesía: David Camacho.

Campeonato de surf y bodyboard organizado por la tienda ADEPT en la playa de la Misericordia, perteneciente al primer circuito provincial de surf y bodyboard (Málaga). Enero de 1994. Cortesía: D. C.

A la venta en Amazon.es

Más información, fotos, documentos y actas de campeonatos en el libro Málaga Surf. A la venta en Amazon.es

MÁLAGA SURF 1991: NACE EL MÍTICO CLUB COSTA DEL SOL


Sello oficial del club Costa del Sol, fundado por Agustín Larraza en 1991, integrado en la federación andaluza de vela. Fue el primer club de surf oficial en Andalucía tras la desaparición del Cádiz Surf Club y del Málaga Surfing Club fundados en los 70.

Sello oficial del club Costa del Sol, fundado en 1991.

El Club Surf Costa del Sol fue fundado e impulsado en 1991 por Agustín Larraza, propietario de la tienda Málaga Surf. Por aquel entonces, a falta de Federación Andaluza de Surf (todavía hoy no existe aunque ya está cerca) y a falta de Federación Española de Surf (fundada en 1997), este club pionero de los 90 en Andalucía, fue integrado en la federación andaluza de vela, para dar respuesta a la imperiosa necesidad de que los deportistas de la tabla pudieran estar federados y protegidos por una mutua en caso de accidentes en el agua. Fue el primer club de surf oficial en Andalucía tras la desaparición del Cádiz Surf Club y del Málaga Surfing Club, fundados en los 70 y abandonados tras la desaparición de la Sección Nacional de Surf (SNS), la primera estructura federativa de la historia del surf en España (1969-1985). En el texto de abajo, se puede ver parte del acta original y fundacional y la finalidad del club, un texto que sorprenderá a muchos. La labor de este club fue esencial para la creación del primer circuito andaluz de surf y bodyboard de la historia, en 1991-92. Las actas oficiales de los dos primeros circuitos de Andalucía (1991-92 y 1992-3), en surf y bodyboard, tanto en categoría senior como junior, pueden consultarse íntegras, además de otros muchos documentos y fotografías de la época en el libro recién publicado Málaga Surf: Historia del Surf y Bodyboard (1970-2000), un libro de historia social del deporte sin precedentes en Europa, el mayor estudio jamás realizado sobre una historia local del surf, engarzada en su contexto nacional e internacional.

Documento oficial del Club Costa del Sol, fundado por Agustín Larraza, Gorka Larraza y Germán Barone, en 1991. En el documento consta las razones de la fundación del club y un mensaje para los surfistas de entonces.

La idea de la creación de una federación andaluza de surf, entonces presente en 1991, como se puede ver en el texto, está cerca de materializarse 25 años después.

Muchas más fotos y documentos de la época (años 70, 80 y 90), además de un análisis profundo y riguroso de los comienzos del surf en Málaga y España, en esta libro a la venta en Amazon.es

En este libro se pueden encontrar muchas más fotos y documentos de la época (años 70, 80 y 90), además de un análisis profundo y riguroso de los comienzos del surf en Málaga y España. Un libro único de historia social del deporte sin precedentes en Europa. A la venta en Amazon.es

LIBRO MÁLAGA SURF: DETALLES, FOTOS Y DOCUMENTOS


En el primer libro sobre la historia del surf en Málaga, publicado recientemente, el ya conocido Málaga Surf: Historia del Surf y Bodyboard (1970-2000), se citan y/o ilustran a más de 400 surfistas y bodyboarders de los años 70, 80 y 90 de toda la provincia de Málaga, y también de otras provincias de Andalucía y España. Contiene más de 100 ilustraciones y documentos como: a) Fotografías de surfistas y playas en los años 60, 70, 80 y 90 que rescatan el espíritu de la época; b) Documentos y cartas federativas; c) Telegramas; d) Actas de campeonatos y clasificaciones del primer y segundo circuito de Surf y Bodyboard de Andalucía de Surf (1991/92 y 1992/93), donde aparecen cerca de 200 deportistas malagueños y andaluces de la época; e) Documentos del primer club de surf de la historia del Mediterráneo: el Málaga Surfing Club (años 70), y documentos del segundo club de surf de la historia de Málaga, el Club de Surf Costa del Sol, fundado por Agustín Larraza (años 90). Además incluye otras sorpresas. El libro NO es electrónico, es en formato papel, el de toda la vida. Se compra a través de Amazon.es. He aquí tan solo algunas muestras de lo que se puede encontrar en el libro:

Joose Yagüe, de Torremolinos, años 80. Llega el fluorescente.

Joose Yagüe, de Torremolinos, años 80. Llega el fluorescente. Foto: Toni Lago. Cortesía: J.Y.

Nuestros orígenes, conocimiento y respecto por los que nos precedieron. Pioneros del Mediterráneo, Pedregalejo, 1970s.

Nuestros orígenes, conocimiento y respecto por los que nos precedieron. Pioneros del Mediterráneo, Pedregalejo, 1970s. Collage: D. Esparza.

Campeonato de surf y bodyboard organizado por la tienda ADEPT en la playa de la misericordia. Enero de 1994. Cortesía: David Camacho.

Campeonato de surf y bodyboard organizado por la tienda ADEPT en la playa de la Misericordia. Enero de 1994. Cortesía: D.C.

En dos días está en casa

                          En dos días está en casa

Muchas más fotos y documentos de la época (años 70, 80 y 90), además de un análisis profundo y riguroso de los comienzos del surf en Málaga y España, en esta libro a la venta en Amazon.es

Muchas más fotos y documentos de la época (años 70, 80 y 90), además de un análisis profundo y riguroso de los comienzos del surf en Málaga y España, en este libro, a la venta en Amazon.es

La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

OLO SURF HISTORY: La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

NACE UN LIBRO DE HISTORIA SURF: DE HAWÁI AL MEDITERRÁNEO


1. Portada copia

Tras una década de investigación, en este libro se descubre primero, y reconstruye después, un capítulo desconocido de la historia social de Málaga, un capítulo exótico de la historia universal del surf, y un capítulo relevante de la historia del deporte en España. Se trata del mayor estudio de una historia local del surf jamás realizado hasta ahora en cualquier lengua y en cualquier parte del mundo. ¿Cuál fue el origen del surf? ¿Cómo y cuándo se expandió por el planeta? ¿Cómo y cuándo llegó a España? ¿Quiénes fueron los pioneros en Málaga? ¿Cómo era el litoral malagueño entonces? ¿Cómo se construyeron las tablas los pioneros ante la falta de tiendas surf? ¿Cómo se organizaron? ¿Qué papel jugaron los extranjeros? ¿Cómo se relacionaron con el resto de España? ¿Quiénes les continuaron en los 80 y los 90? ¿Por qué Málaga fue pionera del Mediterráneo? 

El libro incluye un centenar de fotos de la época (años 60, 70, 80 y 90) y documentos históricos como fichas y cartas federativas, actas de campeonatos, telegramas, y otras sorpresas, que resucitan el espíritu de la época, y que dotan a Málaga de un lugar destacado en la historia universal de este deporte, y de la bibliografía de la historia social del deporte.

Ecos de la noticia en los medios: Europa Press, La Vanguardia, La Opinión de Málaga, El Economista, Diario SUR, Cadena SER, PTV Málaga.

Ya a la venta en Amazon

1. Portada copia

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

SE ACERCA UNA NUEVA OLA HISTÓRICA


ESTIMADOS AMIGOS SURFISTAS, BODYBOARDERS Y AMANTES DE LA HISTORIA: OLO SURF HISTORY ACONSEJA QUE PERMANEZCAN ATENTOS LOS PRÓXIMOS DIAS. UNA OLA HISTÓRICA EN FORMA DE LIBRO ESTÁ A PUNTO DE ROMPER Y ABRIR UN NUEVO CAMINO DE AGUA PARA QUIENES LES GUSTE REMAR Y DESLIZARSE EN EL PORQUÉ DE LAS COSAS, ENTRAR EN EL TUBO DE LA SABIDURÍA Y AVISTAR POR QUÉ ESAS COSAS COMENZARON CUANDO COMENZARON. MÁS CLARO NO SE PUEDE SER… POR EL MOMENTO.

FOTO: DANIEL ESPARZA

FOTO: DANIEL ESPARZA

EN LOS RESTOS DE CASA LOLA: LA PRIMERA INDUSTRIA DEL SURF EN ESPAÑA


13

En la foto, Casa Lola, bueno, los restos de aquel lugar, la primera estructura industrial para la fabricación y venta de tablas en España. Allí se fabricaron tablas de las marcas Santa Marina, Jerónimo y Gerónimo, bien conocidas por entonces, por el poco más de medio millar de surfistas que se estima había en España a mediados de los 70. Casa Lola —fundada inicialmente por Íñigo Letamendía, Raúl Dourdil, J.M. Merodio y Carlos Beraza (luego se uniría Zalo Campa), en los varios años de existencia durante los 70— se convirtió en un lugar de peregrinación de numerosos surfistas nacionales y del extranjero. Un lugar cosmopolita donde se compartían experiencias y conocimiento. Alegrías y diversión también, cómo no. Muchos viajeros fueron acogidos aquí, a pasar una noche o largas temporadas en el caso de shapers australianos, americanos o sudafricanos, que ayudaban en la fabricación de tablas. Del lugar original solo se conserva íntegramente la pista de tenis, como se ve en la foto. El resto es todo nuevo. El viejo caserío Casa Lola, se vino abajo y se convirtió en el chalet que se ve arriba.

ASÍ SE HIZO LHSE (II): VIAJE A CANTABRIA


¡Patas arriba, esto es un atraco! Ponte a revisar todo el libro. Fase final de corrección. Uno acaba hasta los papeles.

¡Patas arriba, esto es un atraco!  Fase final de corrección del libro. Uno acaba del surf hasta los papeles.

Si en el primer capítulo se describió el fenomenal viaje a Gipuzkoa en busca de Íñigo Letamendía y otras osadías, en este se describe otro viaje fundamental para el libro la Historia del Surf en España (LHSE), realizado a principios de julio de 2011 a Cantabria. En esta ocasión no iba del todo a ciegas, había quedado previamente con Zalo Campa y Laura Revuelta, con los que ya había tenido un intenso contacto previo vía telefónica, videoconferencia y correo electrónico. El encuentro tendría lugar por la tarde en Somo, y para llegar allí tendríamos que cruzar en lancha desde Santander. ¿Cómo fue aquel encuentro? ¿Qué cosas aprendimos? Pero incluso antes, por la mañana: ¿qué cosas inconmensurables nos acontecieron en los tremendos pasajes, paisajes y paisanajes santanderinos? He aquí una breve memoria en imágenes en perspectiva mítica-literaria (si es que existe esto), con una expresión libre de ataduras académicas, camiseta en mano, viento en cara, horizontes dispersos, todo por la búsqueda de nuestra ola: la de los comienzos.

Principiemos por el principio. Viaje a la Polinesia sin salir de Santander.

Principiemos por el principio. Viaje a la Polinesia sin salir de Santander.

La sirena de Kanaloa. Retumban olas y caracolas. El surf ha nacido, pero en otro océano todavía desconocido y lejano.

La sirena de Kanaloa. Retumban olas y caracolas. El surf ha nacido, pero en otro océano todavía desconocido y lejano.

Muchos paisanos y visitantes se preguntan en Santander qué demonios hace una colonia de pingüinos por ahí en medio. Nadie o casi nadie conoce el verdadero secreto. Es hora de desvelarlo.

Muchos paisanos y visitantes se preguntan en Santander qué demonios hace una colonia de pingüinos por ahí en medio. Nadie o casi nadie conoce el verdadero secreto. Es hora de desvelarlo.

El surf tardó en llegar a Santander, dos mil años desde que la sirena de Kanaloa, en la otra parte del mundo, soplara la caracola del he’e nalu: el surf. Pero un día apareció Big Zeta por Santander, harto de Frío de Janeiro, donde ya conocían el arte de montar las olas. Eso ocurrió a mediados de los 60. Jesús Fiochi que era nadador lo vio llegar un buen día a la playa, y Big Zeta le contó su secreto.

El surf tardó en llegar a Santander, dos mil años desde que la sirena de Kanaloa, en la otra parte del mundo, soplara la caracola del he’e nalu: el surf. Pero un día apareció Big Zeta por Santander, harto de Frío de Janeiro, donde ya conocían el arte de montar las olas. Eso ocurrió a mediados de los 60. Jesús Fiochi que era nadador lo vio llegar un buen día a la playa, y Big Zeta le contó su secreto.

Aquí comenzó todo. Fiochi se lanzó al agua. Surf’s up!

Aquí comenzó todo. Fiochi se lanzó al agua. Surf’s up!

En la primera del Sardinero. Allí fue. ¿Pero cuándo exactamente? Unos decían que 1962, otros 1963, otros 1964, otros 1965.

En la primera del Sardinero. Allí fue. ¿Pero cuándo exactamente? Unos decían que 1962, otros 1963, otros 1964, otros 1965.

La respuesta podría estar en el fútbol, justo detras de la playa. Una pista: un partido de fútbol: Real Unión de Irún-Racing de Santander, años 60. La tabla de Fiochi vino en la baca del autobús del Racing. Su padre era directivo y Mr. Barland le llevó la tabla hasta Irún. ¿Pero cuándo se jugó ese partido? He ahí la clave de todo.

La respuesta podría estar en el fútbol, justo detras de la playa. Una pista: un partido: Real Unión de Irún-Racing de Santander, años 60. La tabla de Fiochi vino en la baca del autobús del Racing. Su padre era directivo y Mr. Barland le llevó la tabla hasta Irún. ¿Pero cuándo se jugó ese partido? He ahí la clave de todo.

Nos metemos en las oficinas del Rácing. Llamamos a una puerta:“Hola, soy tal que cual, ¿sabe usted si no sé qué no se cuanto en 1964, aproximadamente?”. “Ufff, chungo, niño”, me contestan. Y siguen: “¿Tú no sabes chavalote que los archivos del Rácing hasta entonces existentes se destruyeron en una inundación en los 70 en el viejo Sardinero?”. ¡Ostrás! Si yo no había nacido, creo. Pues esto no parece tan fácil, me digo a mí mismo. Total, que no me enrollo más, si alguien quiere saber todo el largo camino hasta conseguir datar exactamente cuándo comenzó el surf en Santander , no hace falta dar una rueda de prensa, solo hay que leer. Eso, todo el mundo a leer La Historia del Surf en España, un libro que puede usted adquirir en el puesto instalado en el hall del teatro.

Nos metemos en las oficinas del Rácing. Llamamos a una puerta:“Hola, soy tal que cual, ¿sabe usted si no sé qué no se cuanto en 1964, aproximadamente?”. “Ufff, chungo, niño”, me contestan. Y siguen: “¿Tú no sabes chavalote que los archivos del Rácing hasta entonces existentes se destruyeron en una inundación en los 70 en el viejo Sardinero?”. ¡Ostrás! Si yo no había nacido, creo. Pues esto no parece tan fácil, me digo a mí mismo. Total, que no me enrollo más, si alguien quiere saber todo el largo camino hasta conseguir datar exactamente cuándo comenzó el surf en Santander, no hace falta dar una rueda de prensa, solo hay que leer. Eso, todo el mundo a leer La Historia del Surf en España, un libro que puede usted adquirir en el puesto instalado en el hall del teatro.

La gente madruga por un lugar en la playa. El día es tremendo. Las olas en verano, ya se sabe... pero no estamos aquí para surfear. Nada de pequeñeces. Hemos venido en busca de una ola a la que no se puede acceder remando, sino a través de un remolque llamado imaginación. Esa es nuestra ola, la de los comienzos.

La gente madruga por un lugar en la playa. El día es tremendo. Las olas en verano, ya se sabe… pero no estamos aquí para surfear. Nada de pequeñeces. Hemos venido en busca de una ola a la que no se puede acceder remando, sino a través de un remolque llamado imaginación. Esa es nuestra ola, la de los comienzos.

Y hablando de los comienzos. STOP. Hay un hombre enfadado en medio del puente, con un palo tó largo entre las manos (y no es Nacho Vidal, es el de la foto) que no hay quien le entienda, ni él a nosotros. Me explico. Mientras el surf estaba naciendo en la Polinesia, en Hispania antigua... ojito con los cántabros, astures y vascones, que por aquí no entran ni romanos ni moros (eso si lo entendí). Me hice el Polibio y me dejó en paz. Al final llegó el surf y se tranquilizó la cosa. Pero con los años surgieron algunos tipejos acomplejados que jugando a creerse como ellos, pensaron que eran dueños de las olas. Y todo el mundo, o casi todo el mundo sabe que las olas se forman “tó lejos”, a miles de kilómetros a veces, y qué no pertenecen a mortal alguno.

Y hablando de los comienzos. STOP. Hay un hombre enfadado en medio del puente, con un palo tó largo entre las manos (y no es Nacho Vidal, es el de la foto) que no hay quien le entienda, ni él a nosotros. Me explico. Mientras el surf estaba naciendo en la Polinesia, en Hispania antigua… ojito con los cántabros, astures y vascones, que por aquí no entran ni romanos ni moros (eso si lo entendí). Me hice el Polibio y me dejó en paz. Al final llegó el surf y se tranquilizó la cosa. Pero con los años surgieron algunos tipejos acomplejados que jugando a creerse como ellos, pensaron que eran dueños de las olas. Y todo el mundo, o casi todo el mundo sabe que las olas se forman “tó lejos”, a miles de kilómetros a veces, y qué no pertenecen a mortal alguno.

Caminando por la calle yo te vi. Sí, la furgoneta de la paz. Carlos Beraza a la vista. Lo mismo que con Íñigo en Guipuzcoa (ver el primer capítulo), Beraza todavía no sabe que existo. Me presento en su tienda temprano, “amo a vé” si hay suerte. Hola, ¿está Carlos? Sí, pasa, al fondo, donde las tablas. Y ahí estaba. “Hola Carlos, ¿qué tal? Soy tas que cuá, vengo de tó lejos para conocerte, en busca de la ola de los comienzos”.

Caminando por la calle yo te vi. Sí, la furgoneta de la paz. Carlos Beraza a la vista. Lo mismo que con Íñigo en Guipuzcoa (ver el primer capítulo), Beraza todavía no sabe que existo. Me presento en su tienda temprano, “amo a vé” si hay suerte. Hola, ¿está Carlos? Sí, pasa, al fondo, donde las tablas. Y ahí estaba. “Hola Carlos, ¿qué tal? Soy tas que cuá, vengo de tó lejos para conocerte, en busca de la ola de los comienzos”.

Y Carlos que llevaba grabada la ola de los comienzos en su camiseta, me acogió con cariño e ilusión. Y yo además le traje un regalo. Una foto que había estado oculta 33 años en un álbum de fotos en la otra parte de la península. Una foto en la que sale él, su coche y su perra. Una imagen que volvía al lugar de origen, donde se había tomado, Cantabria: Casa Lola. Una foto tomada por el pionero malagueño Javier Gabernet y que gracias a él y a esta investigación salió por fin a la luz. Obsérvese la cara de sorpresa, alegría y añoranza, tal vez por su fiel animalito que asomaba la cabeza por la ventana del coche (no soy traductor de pensamientos, tan solo es lo que creo que está reflejando Carlos al mirar la foto). Estuvimos un ratazo hablando de muchas cosas. A la antigua, como solía ocurrir en las tiendas de surf antes de la llegada del ciberespacio, ahora ya se ve menos, el concepto de tienda de surf no como lugar únicamente de compra, sino de adquisición de conocimiento, de charlas y debates. Gracias Carlos.

Y Carlos que llevaba grabada la ola de los comienzos en su camiseta, me acogió con cariño e ilusión. Y yo además le traje un regalo. Una foto que había estado oculta 33 años en un álbum de fotos en la otra parte de la península. Una foto en la que sale él, su coche y su perra. Una imagen que volvía al lugar de origen, donde se había tomado, Cantabria: Casa Lola. Una foto tomada por el pionero malagueño Javier Gabernet y que gracias a él y a esta investigación salió por fin a la luz. Obsérvese la cara de sorpresa, alegría y añoranza, tal vez por su fiel animalito que asomaba la cabeza por la ventana del coche (no soy traductor de pensamientos, tan solo es lo que creo que está reflejando Carlos al mirar la foto). Estuvimos un ratazo hablando de muchas cosas. A la antigua, como solía ocurrir en las tiendas de surf antes de la llegada del ciberespacio, ahora ya se ve menos, el concepto de tienda de surf no como lugar únicamente de compra, sino de adquisición de conocimiento, de charlas y debates. Gracias Carlos.

Carlos Beraza (junto a Merodio) fueron de los primeros shapers de España, hicieron y comercializaron tablas en un tiempo cuando no había tiendas de surf en todo el país. Por entonces, el problema fundamental de la expansión del surf era la carestía de tablas. Todo un reto de imaginación y pericia el fabricarlas con la precariedad de materiales de calidad. He aquí a Beraza mostrando algunas reliquias de los comienzos. Todas los jueves podéis escuchar su predicción del mar en el programa de radio dirigido y presentado por Roberto Flores, Hemisferio Surf, a través de internet.

Carlos Beraza (junto a Merodio) fueron de los primeros shapers de España, hicieron y comercializaron tablas en un tiempo cuando no había tiendas de surf en todo el país. Por entonces, el problema fundamental de la expansión del surf era la carestía de tablas. Todo un reto de imaginación y pericia el fabricarlas con la precariedad de materiales de calidad. He aquí a Beraza mostrando algunas reliquias de los comienzos. Todas los jueves podéis escuchar su predicción del mar en el programa de radio dirigido y presentado por Roberto Flores, Hemisferio Surf, a través de internet.

Bueno, y llegó la hora. Embarcadero, día azul, travesía Santander-Somo. El autobús del mar. Un viajecito marinero y refrescante. Popa dejando atrás Santander.

Y llegó la hora. Embarcadero, día azul, travesía Santander-Somo. El autobús del mar. Un viajecito marinero y refrescante. Popa dejando atrás Santander.

Proa mirando hacia Somo, allí nos están esperando Zalo y Laura. ¡Qué emoción! Una cosa es el ciberespacio y otra vernos en persona. ¿Cómo será el encuentro?

Proa mirando hacia Somo, allí nos están esperando Zalo y Laura. ¡Qué emoción! Una cosa es el ciberespacio y otra vernos en persona. ¿Cómo será el encuentro?

Pues maravilloso. No hay otra palabra mejor.

Pues maravilloso. No hay otra palabra mejor.

Frente a la isla de Santa Marina, una de las mejores olas de Cantabria, rodeados de salitre. Zalo me lleva de viaje al tiempo primordial. Antes habíamos estado en la tienda X-peedin de Somo, fundada por Zalo y Laura en los 70, y que hacía poco habían traspasado, para llevar una vida más relajada en su casa de campo. Zalo y Laura desde aquella tienda dieron un impulso fundamental al surf, la organización de campeonatos, construcción de tablas y un largo etcétera que todos en la región saben de sobra.

Frente a la isla de Santa Marina, una de las mejores olas de Cantabria, rodeados de salitre. Zalo me lleva de viaje al tiempo primordial. Antes habíamos estado en la tienda Xpeedin de Somo, fundada por Zalo y Laura en los 70, y que hacía poco habían traspasado, para llevar una vida más relajada en su casa de campo. Zalo y Laura desde aquella tienda dieron un impulso fundamental al surf, la organización de campeonatos, construcción de tablas y un largo etcétera que todos en la región saben de sobra.

Paisajes de ensueño.

Paisajes de ensueño.

Zalo y Laura nos llevan a Casa Lola, bueno, los restos de aquel lugar, la primera estructura industrial de fabricación y venta de tablas en España (las Santa Marina, Jeronimo y Geronimo surfboards). Casa Lola —fundada inicialmente por Íñigo Letamendía, Raúl Dourdil, J.M. Merodio y Carlos Beraza (luego se uniría Zalo Campa), en los varios años de existencia durante los 70— se convirtió en un lugar de peregrinación de numerosos surfistas nacionales y del extranjero. Un lugar cosmopolita donde se compartían experiencias y conocimiento. Alegrías y diversión también, cómo no. Muchos viajeros fueron acogidos aquí, a pasar una noche o largas temporadas en el caso de shapers australianos, americanos o sudafricanos, que ayudaban en la fabricación de tablas. Del lugar original solo se conserva íntegramente la pista de tenis, como se ve en la foto, el resto es todo nuevo. El viejo caserío Casa Lola, se convirtió en el chalet que se ve arriba.

Zalo y Laura nos llevan a Casa Lola, bueno, los restos de aquel lugar, la primera estructura industrial de fabricación y venta de tablas en España (las Santa Marina, Jeronimo y Geronimo surfboards). Casa Lola —fundada inicialmente por Íñigo Letamendía, Raúl Dourdil, J.M. Merodio y Carlos Beraza (luego se uniría Zalo Campa), en los varios años de existencia durante los 70— se convirtió en un lugar de peregrinación de numerosos surfistas nacionales y del extranjero. Un lugar cosmopolita donde se compartían experiencias y conocimiento. Alegrías y diversión también, cómo no. Muchos viajeros fueron acogidos aquí, a pasar una noche o largas temporadas en el caso de shapers australianos, americanos o sudafricanos, que ayudaban en la fabricación de tablas. Del lugar original solo se conserva íntegramente la pista de tenis, como se ve en la foto, el resto es todo nuevo. El viejo caserío Casa Lola, se convirtió en el chalet que se ve arriba.

Zalo Campa con el trofeo de Campeón de España junior, ganado en 1971.

Zalo Campa con el trofeo de Campeón de España junior, ganado en 1971.

Trofeo en bronce que pesa lo suyo. La SNS (Sección Nacional de Surf) dirigida entonces por Pedro Martínez-Albornoz se lo tomaba en serio. En años posteriores se hicieron ya en madera. Entre 1981 y 1985, el destino llevaría a Zalo a ser el presidente de la SNS.

Trofeo en bronce que pesa lo suyo. La SNS (Sección Nacional de Surf) dirigida entonces por Pedro Martínez-Albornoz se lo tomaba en serio. En años posteriores se hicieron ya en madera. Entre 1981 y 1985, el destino llevaría a Zalo a ser el presidente de la SNS.

Inscripción en el trofeo auténtico.

Inscripción en el trofeo auténtico.

Zalo y Laura nos recibieron en su casa de maravilla. Ambos guardan numerosos documentos de la época. Aquí algunos recortes guardados por Laura.

Zalo y Laura nos recibieron en su casa de maravilla. Ambos guardan numerosos documentos de la época. Aquí algunos recortes guardados por Laura.

Archivo de Laura.

Archivo de Laura.

Archivo de Zalo. Campeonato en Somo, años 70.

Archivo de Zalo. Campeonato en Somo, años 70.

Zalo en la derecha de Santa Marina. En los primeros años del circuito nacional los cántabros dominaron.

Zalo en la derecha de Santa Marina. En los primeros años del circuito nacional los cántabros dominaron.

Y con la miel en los labios y con ganas de habernos quedado más tiempo, tras horas de conversación y bonitas sensaciones había que volver al embarcadero para tomar la última lancha a Santander. Zalo y Laura nos despiden mientras nos alejamos mar adentro. Gracias Zalo, gracias Laura.

Y con la miel en los labios y con ganas de habernos quedado más tiempo, tras horas de conversación y bonitas sensaciones había que volver al embarcadero para tomar la última lancha a Santander. Zalo y Laura nos despiden mientras nos alejamos mar adentro. Gracias Zalo, gracias Laura.

Y uno se vuelve meditabundo mientras cruza el mar, reconfortado por haber conocido a gente maravillosa y lugares inolvidables, masajeado por una sensación extraña y reparadora al mismo tiempo, la de haberse llenado de recuerdos que nunca vivió, pero que de tanto pensar en ellos parecen como si realmente uno hubiera estado allí de verdad. Tras este viaje a Cantabria y al tiempo de los comienzos, una nueva vida se inició en el por entonces proyecto en construcción La Historia del Surf en España, hoy ya, después de esfuerzo y dificultades, un libro consolidado con luz propia. Quizá pueda el lector del libro darse cuenta (no lo sé porque no tengo la perspectiva adecuada como autor) que gracias a estos encuentros, la generosidad y el cariño de la gente que te ayudaron a llegar a buen puerto, la obra es un homenaje a aquellos que vivieron y dieron vida al surf en sus comienzos, hoy todos ellos reunidos en una sola obra y convertidos en personajes de la historia social del deporte en España.

Y uno se vuelve meditabundo mientras cruza el mar, reconfortado por haber conocido a gente maravillosa y lugares inolvidables, masajeado por una sensación extraña y reparadora al mismo tiempo, la de haberme llenado de recuerdos que nunca viví, pero que de tanto pensar en ellos parecen como si realmente uno hubiera estado allí de verdad. Tras este viaje a Cantabria y al tiempo de los comienzos, una nueva vida se inició en el por entonces proyecto en construcción La Historia del Surf en España, hoy ya, después de esfuerzo y dificultades, un libro consolidado con luz propia. Quizá pueda el lector del libro darse cuenta (no lo sé porque no tengo la perspectiva adecuada como autor) que gracias a estos encuentros, la generosidad y el cariño de la gente que te ayudaron a llegar a buen puerto, la obra es un homenaje a aquellos que vivieron y dieron vida al surf en sus comienzos, hoy todos ellos reunidos en una sola obra y convertidos en personajes de la historia social del deporte en España. Daniel Esparza (Olo Surf History)

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

 

ASÍ SE HIZO LHSE (I): EN BUSCA DE ÍÑIGO LETAMENDÍA Y OTRAS OSADÍAS


¡Patas arriba, esto es un atraco! Ponte a revisar todo el libro. Fase final de corrección. Uno acaba hasta los papeles.

¡Patas arriba, esto es un atraco! Ponte a revisar todo el libro. Fase final de corrección. Uno acaba de surf, hasta los papeles.

La Historia del surf en España (LHSE) es el primer libro de historia que trata en su conjunto los comienzos y consolidación del surf en España. Han sido muchos años de ratilla de biblioteca, hemeroteca, oficina, entrevistas, vorágine de llamadas telefónicas, mensajes electrónicos, videoconferencias y lo mejor de todo: los viajes. En esta sección de “Así se hizo LHSE” se pretende sacar a la luz la intrahistoria del libro, aquello que no aparece en la obra y que quizá sea lo más atractivo para el que investiga y suda la camiseta en el silencio de los codos hincados, ese momento prodigioso en el que uno abandona su incómoda silla chillona, se pone sus zapatos zapatosos y sale a recorrer el mundo mundoso: así es, el trabajo de campo, la salida al salitre, el contacto directo con los protagonistas, con los escenarios primordiales de los comienzos. 

 A través de imágenes tomadas en esos viajes, y que no tienen que ser necesariamente de surf, se describirán meditaciones y momentos interesantes para el que aquí suscribe, un servidor, con el mejor de mis deseos para los que pudiendo hacer tantas cosas en la vida, se han puesto a leer esto, todo un mérito. A diferencia del libro con un lenguaje más académico y riguroso, aquí uno se quita la camiseta al viento y se libera con un “de tú a tú”, sin pequeñeces. Hoy será Gipuzkoa, pasado Cantabria, otro día Gran Canaria, otro Málaga, otro Bizkaia, otro Barcelona. Mientras uno tenga energía y ganas de contar cosas de mar y olas… popa en vela a todo viento, que es casi lo mismo. He aquí el primer capítulo de una serie de viajes que fueron importantes para completar el libro. Éste que aquí se describe ocurrió a finales de junio de 2011.

En Málaga nací y crecí, pero ahora vivo “tó lejos”, en un lugar en medio del continente. La alegría de volver a ver el mar hay que vivirla, no se cuenta. Y de repente estamos en San Sebastián. Foto desde la habitación del hotel Avenida, finales de junio de 2011. Veo la Concha ahí en medio que parece un lago suizo, y me vienen a la mente los hermanos Arteche. En esa playa se probaron las primeras tablas caseras de Guipuzcoa, allá por 1964. Hecha la foto, me voy a la calle a recorrer la ciudad de pe a pa.

En Málaga nací y crecí, pero ahora vivo “tó lejos”, en un lugar en medio del continente. La alegría de volver a ver el mar hay que vivirla, no se cuenta. Y de repente estamos en San Sebastián. Foto desde la habitación del hotel Avenida, finales de junio de 2011. Veo la Concha ahí en medio que parece un lago suizo, y me viene a la mente los hermanos Arteche. En esa playa se probaron las primeras tablas de surf caseras de Gipuzkoa, allá por 1964. Hecha la foto, me voy a la calle a recorrer la ciudad de pe a pa.

Caminata preciosa por la Concha, el puerto y de repente uno llega al fondo del fondo, al acuario de Donosti. Un descenso a las profundidades. Es tremendo, pero claro, uno se pone a pensar y se pregunta si no estaría mejor ese enorme animalito por ahí en el mar abierto.

Caminata preciosa por la Concha, el puerto y de repente uno llega al fondo del fondo, al acuario de Donosti. Un descenso a las profundidades. Es tremendo, pero claro, uno se pone a pensar y se pregunta si no estaría mejor ese enorme animalito por ahí en el mar abierto.

Hablando de animales, en la otra punta of the city Anoeta. Nadie es perfecto. ¿Qué maldición me habrán echado, que naciendo a mil kilómetros al sur, en la parte opuesta de la península, uno se hizo de la Real? Pero ya estoy curado.

Hablando de animales, en la otra punta of the city, Anoeta. Nadie es perfecto. ¿Qué maldición me habrán echado, que naciendo a mil kilómetros al sur, en la parte opuesta de la península, uno se hizo de la Real? Pero ya estoy curado.

He aquí los pecadores, mis amigos: Arconada, López Ufarte, Zamora, Satrústegui y demás a los que solía ver cada año en la Rosaleda (solo iba a ver a la Real, el resto me daba igual), y los problemas que me daban cuando marcaban. “Niño, te vamos a cortar la mano”, me decían mis paisanos malacitanos cuando yo saltaba de alegría gritando Gooooool. Mi padre amortiguaba los insultos: “Illo, dejadlo tranquilo que es un niño y no sabe lo que dice, joé”. La Real era la Real.

He aquí los pecadores, mis amigos: Arconada, López Ufarte, Zamora, Satrústegui y demás a los que solía ver cada año en la Rosaleda (solo iba a ver a la Real, el resto me daba igual), y los problemas que me daban cuando marcaban. “Niño, te vamos a cortar la mano”, me decían mis paisanos malacitanos cuando yo saltaba de alegría gritando Gooooool. Mi padre amortiguaba los insultos: “Illo, dejadlo tranquilo que es un niño y no sabe lo que dice, joé”. La Real era la Real. Foto tomada en el museo de la Real.

En San Sebastián uno se puede ir de pintxos o de copas. He aquí un ejemplo de lo segundo, las dos de Liga que ganó la Real a principio de los 80.  Todavía hay gente que daría positivo en un control por el efecto de éstas.

En San Sebastián uno se puede ir de pintxos o de copas. He aquí un ejemplo de lo segundo, las dos de Liga que ganó la Real a principio de los 80. Todavía hay gente que daría positivo en un control por el efecto de éstas. Foto tomada en el museo.

Donde dice Bravo yo veo Arconada.

Donde dice Bravo yo veo Arconada. Foto tomada en el vestuario de Anoeta.

Anoeta... yo qué sé... como en los tiempos de Atocha... eso sí que eran encerronas.

Anoeta… yo qué sé… como en los tiempos de Atocha… eso sí que eran encerronas. 

Rueda de prensa tontuna. “Dejo el furbo”. Un exitazo, no había nadie en la sala.

Rueda de prensa tontuna. “Dejo el furbo”. Un exitazo, no había nadie en la sala.

Fin del día, mañana a buscar a Letamendía.

Fin del día, mañana a buscar a Letamendía.

Vamos a ver, esto hay que explicarlo. Viajo con mi mujé. Si le digo que vamos en busca de un surfista histórico, y no de relax a ver mundo, igual lo que se me cae es el planeta a mí. No pasa ná, vamos a Guetaria para despistar, y luego decimos, ¿por qué no vamos a Zarautz, que está aquí al lao y dicen que está bien?

Vamos a ver, esto hay que explicarlo. Mejor no. Si nos vemos, y me preguntas, igual te cuento y  ya lo vamos viendo, pero lo cierto es que antes de Zarautz (donde está Íñigo), había que pasar  primero por Guetaria, para despistar.

Claro, que tampoco es casualidad lo de Guetaria, hay algo allí también. Ahí nació Juan Sebastían Elcano que acabó convirtiéndose en el capitán de la expedición de Magallanes y el primero en dar la vuelta al mundo con los 17 sobrevivientes. He aquí el comienzo del libro La Historia del Surf en España: de Magallanes a los años 80. Los españoles fueron los primeros europeos en navegar el Pacífico y la Polinesia. ¿Fueron por tanto los primeros en contemplar el surf? A leer el libro, todo el mundo a leer.

Claro, que tampoco es casualidad lo de Guetaria, hay algo allí también. Ahí nació Juan Sebastían Elcano que acabó convirtiéndose en el capitán de la expedición de Magallanes y el primero en dar la vuelta al mundo con los otros 17 sobrevivientes. He aquí el comienzo del libro La Historia del Surf en España: de Magallanes a los años 80. Los españoles fueron los primeros europeos en navegar el Pacífico y la Polinesia. ¿Fueron por tanto los primeros en contemplar el surf? Es una pregunta. A leer el libro, todo el mundo a leer. 

Esos Rodaballos bien puestos, vuelta y vuelta y pá dentro.

Esos Rodaballos bien puestos. Dile tú a uno de estos que no.

¿Quién iba a decir que aquí en Guetaria exactamente se rodaría parte de la película más taquillera de la historia del cine español: 8 apellidos vascos.

¿Quién iba a saber que aquí en Guetaria  se rodaría poco después parte de la película más taquillera de la historia del cine español: 8 apellidos vascos? 

El plan va bien. Ya estamos en Zarautz. Y caminando por el paseo uno dice, mira una tienda Pukas, voy a preguntar a ver. Por cierto, se me ha olvidado decirlo. Íñigo no tiene ni idea de que existo. Todo es pura improvisación. Me paso por la tienda, preguntó por él, no está, lo llaman a su casa, habló con él, “quién será el pesao este”, lo leo en su voz. Pero como he venido de “tó lejos”, lo saco del sofá, se coge la bici y...

El plan va bien. Ya estamos en Zarautz. Por cierto, Íñigo Letamendía no tiene ni idea de que existo. Todo es pura improvisación. Me paso por su tienda Pukas, preguntó por él, no está, lo llaman por teléfono a su casa, habló con él, “quién será el pesao este”, lo leo en su voz. Pero como he venido de “tó lejos”, lo saco del sofá, se coge la bici y…

...mientras llega, me da tiempo a ver desde fuera el restaurante de Arguiñano y mirar la playa lluviosa desde el paseo. Me quedo mirando y me digo en plural: “Aquí se celebraron los primeros campeonatos de la historia del surf en España”. Aquellos legendarios que organizaba Nito Biescas, y que tantos buenos recuerdos traen a los que participaron, por el gran ambiente que se formaba, más bien como congreso, que como campeonato, lo importante era reunirse, conocerse, celebrar el surf, sin más. El todo”.

…mientras llega, me da tiempo a mirar desde fuera el restaurante de Arguiñano y contemplar la playa lluviosa desde el paseo. Me quedo mirando y me digo en plural: Aquí se celebraron los primeros campeonatos de la historia del surf en España. Aquellos legendarios que organizaba Nito Biescas, y que tantos buenos recuerdos traen a los que participaron, por el gran ambiente que se formaba, más bien como congreso que como campeonato, lo importante era reunirse, conocerse, celebrar el surf, sin más. De hecho pregunto por Nito, en la oficina de turismo, y me dicen que ya no está, pero que se acuerdan perfectamente de él. Grandes tiempos que no vuelven más.

... y míralo, en un pis pas aparece Íñigo con la bici. ¿Qué tal? ¿Qué tal? Al verme se dice así mismo, “bien, menos mal, no parece tan friki”, se lo leo en sus ojos. Hablemos de historia. Le pregunto cosas, le enseño fotos antiguas, me cuenta una pechá de cosas. Las apunto. Gracias Íñigo.

... y por fin, ha llegado el momento,  en un pis-pas aparece Íñigo con la bici. ¿Qué tal? ¿Qué tal? Al verme se dice a sí mismo, “bien, menos mal, éste no parece tan friki”, se lo leo en sus ojos (pero a lo mejor soy mal traductor). Hablemos de historia. Le pregunto cosas, le enseño fotos antiguas, me cuenta una pechá de recuerdos. Los apunto. Misión cumplida, no todos los días alguien que viene de “tó lejos” se encuentra con Íñigo Letamendía y aprende cosas. Gracias Íñigo.

De repente aparecen Adur Letamendía e Ibón Amatriain. Cosas que pasan si estás por allí. La primera vez que oí hablar de Ibón fue en 1990 en el 3sesenta n. 15 cuando se fueron a Hawái y publicaron un reportaje que era (por entonces) como ir a la luna. Y ellos unos dioses. Entre tamañeros un servidor tó contento.

Pero aún hay más. De repente aparecen Adur Letamendía e Ibón Amatriain. Cosas que pasan si estás por allí. La primera vez que oí hablar de Ibón fue en 1990 en el 3sesenta n. 15 cuando se fueron a Hawái y publicaron un reportaje que era (por entonces) como ir a la luna. Y ellos unos dioses. Entre tamañeros un servidor tó contento.

Aquí Adur repetido: mirando a la cámara, y en la señora ola, que vaya usted a cogerla si puede... al final le alcanzó y tiene mérito el revolcón. Buena charla inspiradora.

Aquí Adur repetido: mirando a la cámara por una parte, y por otra en la señora ola, que vaya usted a cogerla si puede… al final le alcanzó y tiene mérito el revolcón. Buena charla inspiradora.

Y ya, uno se va al hotel y se baja al acantilado a despedirse: “Un hombre, cualquier hombre, vale más que una bandera, cualquier bandera”. Frase de Eduardo Chillida que se te viene a la mente con los ojos puestos en la mar océana.

El peine del viento o el símbolo del Euro, hay que analizarlo.

Y colorín colorado este viaje no ha acabado.

CONTINUARÁ…

©Fotos: Daniel Esparza

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon.es

Javier Arteche: Surfer Histórico


Javier Arteche en 1990. Foto: Álvaro Ondain.

Javier Arteche en 1990. Foto: Álvaro Ondain.

Los comienzos del surf en Guipuzcoa están relacionados con la familia Arteche Gorostegui. Iñaki, el hermano mayor, decidió experimentar con la fabricación de tablas tras leer un reportaje de surf de la revista Selecciones, que era la versión española de la revista norteamericana Reader’s Digest. Era el año 1964. El primero que se le unió al arte de montar las olas fue su hermano Javier, y comenzaron a ir juntos a la Concha en San Sebastián, y también a Zarautz con aquellos armatostes (tablas de surf) en los entonces Ferrocarriles Vascongados, con bronca asegurada de los revisores que no entendían qué eran esas enormes “palas”. Pero el surf ya era surf antes de ser surf, entiéndase sin marketing mediante, pues ni siquiera ellos sabían exactamente que era eso, más lo hacían con pasión en un estadio primitivo, pero divertido.

Javier, con la tabla fabricada por su hermano.

Javier, con una tabla fabricada por su hermano en 1970.

Iñaki Arteche hace poco.

Javier Arteche hace poco, con una tabla OPA, hecha por él mismo.

Iñaki dejó pronto la práctica del surf, pero Javier siguió erre que erre y en pocos años se convirtió en el primer campeón de surf de España no oficial. ¿No oficial? Sí, no oficial. Aquel campeonato organizado por Nito Biescas, celebrado en Zarautz en agosto de 1969, fue el primer campeonato donde se dieron cita los mejores surfistas del momento (participaron 36), pero sin el auspicio todavía de la primera estructura federativa de surf en España (Sección Nacional de Surf), que aunque constituida ya, no sería reconocida por la DNEFD (Delegación Nacional de Educación Física y Deportes) hasta el mes de diciembre de ese mismo año.

Javier en competición, detrás remando Íñigo Letamendía.

Javier en competición, detrás remando Íñigo Letamendía.

Aquel campeonato del 69 lo ganó con una tabla Atlantis, comprada en Hendaya y que acorde con los nuevos tiempos que se avecinaban, era más corta de lo habitual, algo que llamó la atención de la mayoría de participantes, con tablas más largas. Representó a España en las primeras competiciones internacionales de surf en las que este país participó. En 1969 fue seleccionado como primer suplente en el campeonato de Europa de Jersey.

Javier en la playa de la Concha (Donosti) en 1967, con una tabla hecha por su hermano Iñaki.

Javier en la playa de la Concha (Donosti) en 1967, con una tabla hecha por su hermano Iñaki.

En 1970 y 1971 participó en el clásico: España-Francia. En 1972 fue seleccionado junto a otros 7 representantes para el europeo de Lahinch (Irlanda). En el puerto de Bilbao embarcaron en el SEAT 600 de Estanis Escauriaza: el dueño del coche, Íñigo Letamendía, Jon Susaeta y Arteche.  En otro coche proveniente de Santander, vino la parte cántabra: Pedro Rodriguez Parets, Rafa Fiochi, Juan Bosco de la Mora y Teja.  Aquel campeonato se suspendió por falta de olas en las semifinales, pero el viaje fue una aventura que les llevó a conocer paisajes y olas de ensueño, como el Spanish Point. Fue allí en ese lugar simbólico de la historia universal, fuera ya de competición, donde alcanzaron el éxtasis surcando olas impresionantes, bajo los restos de los navíos hundidos de la Armada Invencible. ¿De la Armada Invencible? Sí, de la Armada Invencible.

Javier a principios de los 70.

Javier a principios de los 70.

En el ámbito académico es probablemente la tesina que realizó Arteche en su carrera de empresariales la primera en España que se enfocó en el negocio del surf. Olo Surf History quiere reconocer con este breve reportaje la labor de Javier Arteche y su contribución destacada en la historia del surf.

Arteche en otoño de 2014 en Karramarro. Foto: Gabi  Aymat.

Arteche en otoño de 2014 en Karramarro. Foto: Gabi Aymat.

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon.es

El primer libro sobre la historia del surf en España. A la venta solo en Amazon.es

AMADOR RODRÍGUEZ: SURFER HISTÓRICO


Amador Rodríguez a finales de los 60 con la Barland blanca que Jesús Fiochi vendió al asturiano y amigo de Amador, Jorge Pestaña.

Amador Rodríguez a finales de los 60 con la Barland blanca que Jesús Fiochi vendió al asturiano y amigo de Amador, Jorge Pestaña.

Hay una cosa segura, que dos personas fueron testigo de los comienzos del surf en Asturias: sus protagonistas. Ni más ni menos que Félix Cueto, constructor de las primeras tablas rústicas; y Amador Rodríguez. Este último fue el primero en hacer surf, si por surf se entiende todo el contexto que entraña la siguiente expresión: “¡Coño, eso es el surf!”, palabras de emoción de Félix Cueto cuando allí en el agua observó entusiasmado como de repente Amador se ponía de pie en la tabla siguiendo a toda mecha la pared de la ola (y no partiendo de la espuma como hasta entonces habían hecho). Ambos eran adolescentes y ambos en la playa de Salinas descubrieron esa sensación extraordinaria que te acompaña ya para toda la vida, y que a buen entendedor pocas palabras bastan.

Amador Rodríguez con el trofeo de otorgado por la SNS de campeón de la zona asturiana (1972).

Amador Rodríguez en la actualidad con el trofeo otorgado por la SNS de campeón de la zona asturiana (1972).

Amador Rodríguez es un histórico del surf no solo por esta relación especial con la génesis de este deporte en Asturias (aunque él le da todo el mérito a Félix), sino porque además fue una figura clave en la consolidación del surf en dicha región, hoy Comunidad Autónoma. Como organizador fue miembro fundador de la sección de surf del Grupo de Cultura Covadonga (primera estructura organizada del surf en Asturias, y probablemente de España), del que sería su delegado durante tres años. Ya en los 70 fue durante algunos años delegado de la zona asturiana en la SNS (Sección Nacional de Surf, dependiente de la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes), desde donde organizó junto a otros, pruebas del campeonato de España y pruebas clasificatorias para dicho campeonato nacional.

Como surfista participó en varios campeonatos. Su mejor resultado fue el primer puesto regional de la zona asturiana (en 1972), clasificatorio para el campeonato de España. Pero sobre todo viajó por todo el norte de España y entabló contacto con toda la flor y nata del surf español de la época, de la que él mismo formaba parte: Raúl Dourdil, Javier Arteche, hermanos Fiochi, Antonio Uriarte, Félix Zulaica, Nito Biescas, Goyo Iturregui, Meco, Máximo Sosa, Zalo Campa, José Manuel Merodio, Carlos Beraza, Román Álvarez, Carlos García (el escayolista), Jon Susaeta, Íñigo Letamendía, hermanos Gandarias, y otros tantos que no por no ser citados ahora significa que sean menos importantes.

Olo Surf History quiere así reconocer, al igual que otros lo han hecho ya, la labor de Amador Rodríguez, y situarlo en un lugar destacado de la historia y los orígenes del surf en Asturias, como no puede ser de otra manera .

Amador circa 1970

Amador circa 1970. Salinas.

Grupo de Gijón. Amador sentado, segundo por la derecha.

Grupo de Gijón. Amador sentado, segundo por la derecha.

TESOROS DEL MEDITERRÁNEO: Mike Tabeling descubre a Pepe Almoguera


Tabla de la marca Acacias en 1976, de surfari en Portugal (acantilado de Ericeira).

Tabla de la marca Acacias en 1976, de surfari en Portugal (acantilado de Ericeira).

Es por todos conocido que aquello que tocaba Pepe Almoguera lo llevaba a la máxima precisión y elegancia. Este pionero del surf que nos trajo el arte de montar las olas a Málaga cuando era adolescente, fue el primer shaper “Made in Mediterranean” de la historia. Ante la carestía de tablas en toda la provincia y más allá -pues por entonces no había tienda alguna de surf en toda la extensa Iberia- Pepe inventó la marca Acacias, que no era más que la materialización de una necesidad: hacerse sus propias tablas para salir a la mar. Heredando el arte de su padre Julián -carpintero de rivera allí donde los haya- aquellas “nuevas embarcaciones” que servían para surcar las olas, no estaban pensadas para la venta inmediata. Pepe las usaba durante un tiempo y cuando construía otra mejor, solía prestar o vender la anterior a sus amigos del Málaga Surfing Club (MSC), fundado en 1974, del que Pepe fue su alma mater. Una de esas tablas viajó al Cantábrico en un surfari esperanzador de olas aseguradas. La llevó Toño Gutiérrez Espejo, amigo de Pepe y miembro del MSC (Pepe no viajó).

Todo ocurrió en una conocida playa del País Vasco, en un día resplandeciente de olas cristalinas, donde se congregaba en el agua la flor y nata de entonces, años 70, en un ambiente de multitud pero sin masificación. Toño al salir del agua notó que junto a él salía otro, sin duda extranjero. Y allí, de pie en la orilla, aquel americano le pidió echarle un ojo a aquella llamativa tabla que había estado observando en el pico sin que Toño se diera cuenta. Estaba extasiado (el americano), mientras acariciaba las curvas no paraba de decir que esa tabla tenía unas líneas perfectas. “¡La quiero, te la compro!”, le dijo. “No”, respondió Toño. Insistió aquél, pero no había nada que hacer, se fue frustrado, pensando en cómo hubiera sido surfear con aquella misteriosa tabla fabricada en el Mediterráneo. Aquel surfer, alto y fibroso, rubio y de ojos claros -el estereotipo de surfer californiano si no supiéramos que era de Florida- era un tal Mike Tabeling, uno de los surfistas más conocidos del mundo por entonces, portada de Surfer, fabricante de tablas y dueño de su propia marca de tablas que llevaba su nombre.

Pepe estaba en Málaga, sin saber lo que estaba ocurriendo. Y lo que demuestra esta historia es que el resto del mundo tampoco sabía lo que estaba pasando en ese lugar recóndito del Mediterráneo llamado Pedregalejo. He aquí un hombre, un artista, un tesoro escondido: Pepe Almoguera, cuya obra llamó la atención a primera vista de alguien que también era lo que era, y además reconocido en todo el mundo. Pepe y Mike, Mike y Pepe, dos destinos opuestos (pero no contrarios) de una misma ola que se cruzaron sin verse en aquel verano de mil novecientos setenta y pico. Desafortunadamente, ambos nos dejaron el año pasado. Hoy mismo se cumple un año de la marcha de Almoguera, y Olo Surf History ha querido homenajear con esta anécdota histórica, a nuestro tesoro del mar de Alborán, y de paso, a ese gran surfista norteamericano. Los dos ahora, en el Olimpo de las olas perfectas.  (Daniel Esparza).

Mike Tabeling por aquel entonces.

Mike Tabeling por aquel entonces.

“La Historia del Surf en España” en Radio Euskadi


CONOCE ALGUNOS SECRETOS DE LA INTRAHISTORIA DEL LIBRO LA HISTORIA DEL SURF EN ESPAÑA DE LA MANO DEL PRESENTADOR ROGE BLASCO, EN EL PROGRAMA LA CASA DE LA PALABRA, DE RADIO EUSKADI.   

Entrevista completa con el autor del libro (CLICK AQUÍ)

PIONERO FIOCHI: 50 AÑOS DE SURF


Jesús Fiochi en el Sardinero, 1967.

Jesús Fiochi en el Sardinero, 1967.

Hoy, 23 de marzo de 2015, se cumplen 50 años desde que Jesús Fiochi, pionero del surf en Cantabria, se lanzara al agua con una tabla de surf, “¿con una tabla de qué?”, se preguntaba la gente de entonces desde el paseo. Agua fría, sin neopreno, mar revuelto: “ese hombre debe estar loco”, seguían diciendo en el paseo unos y otros. “¿Pero qué necesidad tiene de meterse en el mar con esas olas, tiritando, que se lo va a llevar la corriente”. Todos estos comentarios, como es lógico, son elucubraciones de un día significativo para la historia. Aquel día no fue uno cualquiera en el Sardinero, fue el día en el que comenzó el surf. Desde entonces numerosos jóvenes de Santander -muchos de ellos que ya practicaban el planking  con esas tablillas de madera con las que se deslizaban tumbados en las olas- fueron uniéndose al arte de montar las olas, y no ha parado de crecer hasta nuestros días. 

                     OLO SURF HISTORY quiere felicitar a Jesús en este día tan señalado.

Jesús Fiochi hoy mismo (23.3.2015) entrando en el Sardinero 50 años después de su hazaña. Foto: Escuela de Surf Sardinero

Jesús Fiochi hoy mismo (23.3.2015) entrando en el Sardinero 50 años después de su hazaña. Foto: Escuela de Surf Sardinero

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon.es

Más información sobre los comienzos del surf en España en: LA HISTORIA DEL SURF EN ESPAÑA. A la venta solo en Amazon.es

UNA CALLE PARA PEPE ALMOGUERA


Pepe Almoguera, padre del surf en Málaga y presidente de la Liga de Jábegas, fallecido inesperadamente en abril de 2014. Foto: Daniel Esparza

Pepe Almoguera, padre del surf en Málaga y presidente de la Liga de Jábegas, fallecido inesperadamente en abril de 2014. Foto: D. Esparza

Aunque lo normal sería que la ciudad de Málaga dedicara automáticamente una calle a Pepe Almoguera por su destacado papel en la historia social de Málaga —esa que hacen las gentes, la que desafía el tiempo, surge de sí misma y conmueve las almas— parece que hay que atravesar por este trámite de las firmas. No hace falta decir desde OLO SURF HISTORY que Pepe Almoguera, hombre de mar donde los haya, pionero de pioneros, es el padre del surf en Málaga, mar de olas incomprensibles que Pepe convirtió en pasión y llevó más allá de los límites, hoy convertido en una de las historias más sorprendentes e inspiradoras de la historia social del deporte. Además de navegante y constructor de embarcaciones (heredando el arte de su padre Julián), impulsó la creación de la Liga de Jábegas, regatas de remo en las más tradicionales embarcaciones de Málaga, que rebosan las playas de color y ánimo cuando llega el verano. Si hoy el deporte ocupa el papel más destacado de las sociedades modernas, y Pepe Almoguera ha sido no solo impulsor determinante, sino pionero de deportes marinos en una de las ciudades más bellas junto al mar, entonces es esta misma ciudad la que debe recordar su nombre para que resuene y siga inspirando a paisanos y foráneos de hoy y de tiempos venideros. La ola que Pepe nos trajo a todos, sigue rompiendo libre.   [Daniel Esparza]

  Una calle para Pepe Almoguera. Puedes firmar aquí y extenderlo a otros: https://www.change.org/p/ayuntamiento-de-málaga-conceder-el-nombre-de-pepe-almoguera-a-una-calle-del-barrio-de-pedregalejo-o-el-palo-en-málaga?recruiter=33909336

Manifiesto para la protección de las olas: Pasado, presente y futuro


La naturaleza es una forma de expresión de orden superior y las olas uno de sus instrumentos. Dotadas de belleza sublime, las olas han llegado a ser representativas de paisajes y paisanajes, y es refugio de muchos que acuden a ellas para expresarse y sentir el mar a través del surf. He aquí un manifiesto surgido hace dos años de Juanjo González Trueba (profesor de Geografía en la Fundación Comillas-Universidad de Cantabria), los cimientos de una idea sobre la que se debe trabajar y tomar conciencia. Para leerlo mejor, pincha sobre cada una de las imágenes.

Daniel Esparza, Olo Surf History

1 2 3 4 5 6 7 8

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon. (www.amazon.es)

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon. (www.amazon.es)

Joe Satriani, ¿un surfer como todos?


Portada del disco, Surfing with the Alien.

Portada del disco, Surfing with the Alien.

Joe Satriani no es surfer, pero sí un reconocido compositor y guitarrista que allá por 1987, todavía un gran desconocido, tituló a su disco Surfing with the Alien, tomando para la portada a Silver Surfer, ese superhéroe que recorría el universo con su tabla surf. Esto atrajo la atención de numerosos surfers que además se dieron cuenta que su música encajaba con el surf en esa mezcla de adrenalina y espiritualidad que aportaba su música, que dicho así parece que significa algo, pero que en realidad es una muestra más de impotencia a la hora de definir la música, cualquier tipo de música, si es que existen tipos.

Lo cierto es que aquel disco tuvo un éxito enorme y dos años después sacó otro, el Flying in a Blue Dream, de más éxito que el anterior, donde el compositor le hizo un guiño a los surfers, haciendo de su single un video de imágenes espectaculares de surf para la época; y que en España solo podía ser visto desde alguna antena parabólica. Es por esta razón que numerosos videos de surf, de finales de los 80 y principios de los 90, se inspiraran en Satriani y tomaran alguno de sus temas para acompañar a las imágenes en movimiento. Se cumplen 25 años de aquello, y he aquí un enlace de aquel video, incluso hoy, difícil de encontrar.

(Aquí el video) http://www.youtube.com/watch?v=T4mLS_qqPMw

Conoce tu historia. En amazon.es
Conoce tu historia. En amazon.es

La ola de los comienzos


En la ola de los comienzos.

En la ola de los comienzos.

Staf Magazine ha publicado recientemente (noviembre de 2014) un artículo de Daniel Esparza, investigador de Olo Surf History. He aquí abajo un extracto del artículo.

“Si entendemos el surf como una persona, una tabla, una ola, es decir, un surfista de pie montado sobre una tabla impulsado por una ola, entonces eso comenzó en España en los años 60, y ya no ha dejado de crecer. Ocurrió casi al mismo tiempo en diferentes núcleos de todos los mares de España, y sin tener conocimiento unos de otros. Este fenómeno espontáneo tal vez se lo debamos a tres factores: la expansión de los medios de comunicación (cine, prensa y televisión); la americanización de Europa occidental, y de España en particular, que desde mediados de los 50 se posicionó junto a EEUU en el contexto de la guerra fría; y cómo no, se lo debemos al boom del surf en California a finales de los 50 y principios de los 60, que alcanzó tal grado de fascinación que sobrevoló el mundo occidental a través del cine, la televisión, la prensa y la música.

Pero a pesar de estos tres factores, habría sido imposible que el arte de montar las olas arrancara en España si no hubiera existido antes una cierta cultura previa de mar, un sustrato cultural de juego en las olas, tanto a pecho descubierto (bodysurfing), como en piraguas, en pequeñas embarcaciones o incluso el deslizamiento tumbado en pequeñas tablillas de madera: el planking o bellyboarding. Los pioneros antes de ser pioneros fueron en general buenos nadadores, conocían bien el mar. Se puede decir que había una cantera de jóvenes (en la España de entonces) inflamados de mar, olas y aventuras, a los que solo les faltaba una chispa para terminar de prender, sino de explotar, y eso ocurrió cuando las primeras escenas de surf recorrieron sus imaginarios a través de aquellas películas, series de televisión o revistas” (…) (…) (…)

Artículo completo aquí

Conoce tu historia.

Conoce tu historia. En amazon.es

Aquí solo historia del surf

Aquí solo historia del surf

Pioneros del Mediterráneo: Pepe Almoguera y Dorian Paskowitz


Dorian Paskowitz en el Mediterráneo oriental, y Pepe Almoguera en el occidental, son los pioneros del surf en dos orillas opuestas de un mismo mar. Mientras en Israel la génesis del surf está relacionada con la influencia directa de un norteamericano (Dorian), en Málaga los comienzos surgieron de manera espontánea y cuasi-endógena, pues surgió de forma casera y rudimentaria (Pepe).

Dorian Paskowitz, ciudadano norteamericano es considerado el pionero del surf en Israel, cuando en 1956 llevó seis tablas de surf para incorporarlo al equipo de rescate de los socorristas en la playa de Tel-Aviv. Llegó con la idea de crear una selección nacional de surf para competir internacionalmente, que él mismo entrenaría. Pocos años después se fundaría el primer club de surf del Mediterráneo, en Tel-Aviv.

En 1970, Pepe Almoguera, adolescente, vio una película de Hollywood en el cine Albéniz de Málaga donde aparecieron imágenes de gente haciendo surf. Pero ni en Málaga ni en toda España había una sola tienda de ese deporte del que nadie sabía su nombre, así que no tuvo más remedio que hacerse él mismo su propia tabla. Poco a poco se le fueron uniendo otros jóvenes, y cuatro años después (en 1974) se fundó el primer club de surf en activo del Mediterráneo español: el Málaga Surfing Club.

Pepe y Dorian nunca se conocieron en persona, es probable que ni siquiera supieran de la existencia el uno del otro, y sin embargo están unidos por la historia en el mérito de haber sido ellos quiénes desarrollaron el surf en orillas opuestas, desafiando a un mar insólito de olas. Desgraciadamente, ambos nos dejaron en este 2014. Sirva este breve homenaje para unir las vidas de estos grandes pioneros, amantes del mar y de toda la belleza que las olas nos puedan traer. A su memoria, a sus familiares y amigos, a todos aquellos que han soñado con sus hazañas, y a todos aquellos que no los conocieron pero quieren conocer su historia, va dedicada esta breve entrada, que no será la última (siempre será poco para ocupar el espacio que han dejado), historias que son necesarias que sigan vivas en la memoria de los que quedamos, para que las grandes hazañas que acontezcan en el futuro no hagan empalidecer el pasado.

Daniel Esparza

Almoguera a la izquierda, pionero en el Meditarráneo occidental; y Paskowitz a la derecha, pionero en el Mediterráneo oriental. Padres del surf en el Mediterráneo.

Almoguera a la izquierda, pionero en el Mediterráneo occidental; y Paskowitz a la derecha, pionero en el Mediterráneo oriental. Padres del surf en el Mediterráneo.

A la venta en Amazon.es

A la venta en Amazon.es

No es un ebook, es un libro físico, de oda la vida. A la venta amazon.es

No es un ebook, es un libro físico, de oda la vida. A la venta amazon.es

Entrañable ritual polinesio para despedir al surfista Julio del Val


El pasado 24 de octubre, a la edad de 66 años, falleció Julio del Val Abreu, gran surfista vizcaíno, que practicó surf hasta que la salud se lo permitió. En 1980 y 1981 fue el presidente de la Sección Nacional de Surf (SNS), la primera estructura federativa de la historia del surf en España. El pasado 31 de octubre se celebró en la Barrica el ritual de despedida, donde sus amigos se lanzaron al agua para esparcir sus cenizas en la madre oceána, siguiendo la ancestral creencia polinesia, por la cual todos venimos de la mar, y todos regresamos a ella. Pero sobre todo, ha sido un acto de amor, cariño y respeto de sus amigos, que han querido despedirle en ese su último viaje, en esa nave que ya nunca ha de tornar.

Compartimos este emocionante video del ritual de despedida, colgado en Youtube por Asier Fernández.

Descanse en paz, Julio del Val.

“Masito”: el primer campeón canario de surf


Máximo Sosa González, Masito, nacido en Las Palmas de Gran Canaria, comenzó a coger (cebar) sus primeras olas en 1969, con 9 años, con tablillas de madera y aletas. Con el surf propiamente dicho comenzó en 1972, junto a su amigo Juan Ignacio Barreto. Ambos destacaron muy pronto, y sobre todo Masito, en muy poco tiempo llegó muy lejos. En el verano de 1976, con solo 16 años, se convirtió en el primer canario en ganar un campeonato de España absoluto, en Cantabria. Unos meses antes, en noviembre de 1975, había dejado perplejos a los organizadores cuando en los campeonatos de España de invierno (que solían celebrarse en Canarias) con 15 años y dando la sorpresa, fue eliminando favoritos en rondas previas hasta llegar a la final y sorprender a todos, entre los que se encontraban el asturiano Román Álvarez, que había sido el campeón absoluto de España ese mismo verano de 1975, o el guipuzcoano Íñigo Letamendía. En aquella final de 1975, entre los canarios se encontraban Juan Ignacio Barreto que sería campeón de España en 1978, o Jesús Sierra (Suso), a quien Masito siempre ha considerado su “maestro” y que en los campeonatos de 1976 quedó subcampeón de España, por detrás de Masito. En 1977, Máximo Sosa, volvió a ganar el campeonato de invierno de España, celebrado en el Confital; y en 1980 ganó de nuevo el campeonato de España absoluto, celebrado en Somo (Cantabria). Fue sin duda, por su juventud y soltura, en aquellos años de mediados y finales de los 70, uno de los surfistas más destacados de España, sino el que más, al menos por los resultados obtenidos, no en vano, fue el único que consiguió ganar dos veces un campeonato de España absoluto, en 1976 y 1980[1].

Masito en el Confital, años 70. Foto: Cortesía Máximo Sosa

Masito en el Confital, años 70. Foto: Cortesía Máximo Sosa

Masito en La Cícer, en sus comienzos. Detrás en la orilla, Octavio Suárez, el polaco. Eran los comienzos de un tiempo que se tornarían gloriosos en la competición española de surf. Foto: Cortesía Máximo Sosa.

Masito en La Cícer, en sus comienzos. Detrás en la orilla, con una pana en sus manos, Octavio Suárez, el polaco. Eran los comienzos de un tiempo que se tornaría glorioso en la competición española de surf. Foto: Cortesía Máximo Sosa.

Masito sigue practicando surf. Foto: archivo Máximo Sosa

Masito sigue practicando surf. Foto: archivo Máximo Sosa

[1] Olo Surf History se refiere a aquellos campeonatos de España oficiales organizados por la Sección Nacional de Surf (SNS), que fue la primera estructura federativa de surf de la historia de España, fundada en 1969 y desaparecida en 1985.

Homenaje al surfista Julio del Val: descanse en paz


El pasado 24 de octubre, a la edad de 66 años, falleció Julio del Val Abreu, gran surfista vizcaíno, que practicó surf hasta que la salud se lo permitió. En 1980 y 1981 fue el presidente de la Sección Nacional de Surf (SNS), la primera estructura federativa de la historia del surf en España. El pasado mes de junio celebró su último cumpleaños, un homenaje de todos sus amigos, en el club de golf de Neguri. En los últimos años colaboró en la fundación del club El Pasillo (Surf Classic Club) y en numerosas actividades. “Este próximo viernes día 31 de octubre se celebrará un homenaje a las 16.00 h en el parking de Barrica para entrar al agua y acompañarle una última vez. El Responsable y portavoz de este acontecimiento será Ignacio Navarro. Con este ritual, cumpliremos el último deseo de Julito”, ha informado el club El Pasillo.

Olo Surf History quiere reconocer su labor y dedicarle este breve homenaje, nuestro pésame a familiares, amigos y aficionados al arte de montar las olas.

Julio de Val. Archivo: Surf Classic Surf El Pasillo

Julio de Val. Archivo: Surf Classic Club El Pasillo

Julio del Vall en acción. Archivo: Surf Clasicc Surf El Pasillo

Julio del Vall en acción. Archivo: Surf Classic Club El Pasillo

Julio del Vall. Archivo: Surf Clasicc Surf El Pasillo

Julio del Vall. Archivo: Surf Classic Club El Pasillo

Canarias 1970’s: el Hawái del Atlántico


Octavio Suárez Cabrera en el Confital, años 70, potente ola que atrajo y atrae todavía hoy la atención internacional. Foto: Archivo Octavio Suarez.

Octavio Suárez Cabrera en el Confital, años 70, potente ola que atrajo y atrae todavía hoy la atención internacional. Foto: Archivo Octavio Suarez.

Desde principios y mediados de los 60, cuando las costas californianas y australianas comenzaron a estar saturadas, y los medios de transporte concretamente el avión alcanzó un desarrollo determinante, numerosos surfistas de aquellos lugares levantaron el vuelo en busca de olas desiertas en Europa y África.

En este contexto, Marruecos se convirtió en una especie de meca que luego durante los 70 alcanzó su máximo apogeo de exotismo y buenas olas. Entraban por Europa, y así la península ibérica se convirtió además de zona explorable, en lugar de paso hacia la meta final, el sur de Marruecos. Pero pronto, ya desde mediados de los 60, gracias a surfistas como Peter Troy que había llegado a Canarias en 1963 y publicó un libro con la narración de sus viajes por el mundo, se corrió la voz de que frente a las costas africanas había unas islas que pertenecían a España, donde había unas olas impresionantes y el agua estaba caliente: “el Hawái del Atlántico”, se decía en todas partes. Desde entonces, muchos norteamericanos viajaban directamente en avión a las islas, en los tiempos cuando había conexión directa. Otros extranjeros, ya fueran norteamericanos, australianos, o franceses y británicos, daban el salto desde El Aaiún, que hasta 1975 fue provincia de España (Sahara Español), y había comunicación regular por barco hacia las islas. Otros zarparon desde Cádiz, en el J.J. Sister, a Gran Canaria o Tenerife.

En aquellos años de los 60 y principios de los 70, cuando la densidad de surfistas era todavía muy baja (los surfistas locales comenzaron inspirados por los extranjeros a los que les pedían las tablas), las islas eran el paraíso para todos aquellos extranjeros que encontraron la perfección de las olas, el clima, la gastronomía y la gente. Desde principios de los 70 las islas fueron también visitadas por surfistas peninsulares, a donde emigraban en invierno para huir de las frías aguas del Cantábrico y donde pasaban largas temporadas, como Íñigo Letamendía, Raúl Dourdil, Jesús Fiochi, Carlos Beraza, Zalo Campa, Javier Gabernet y otros muchos. En este escenario primordial, se produjo un extraordinario hermanamiento entre canarios y “godos” en el sentido cariñoso de la palabra.

Pero todo tiene un final, y a medida que la densidad de surfistas fue aumentando desde finales de los 70, al igual que había ocurrido en California desde los 60, el localismo poco a poco se fue expandiendo por todas partes, y muchos surfistas que habían sido asiduos durante los 70 dejaron de acudir a Canarias. Las islas, desafortunadamente, fueron pioneras en España en el fenómeno del localismo, algo que muy pronto se expandió por toda la península, y hoy ya casi por todo el mundo donde haya olas buenas.

Canarias, al igual que Hawái, debido a sus buenas olas (constantes todo el año) y la bondad del clima, soportan altas densidades de surfistas en el agua. Tanto por una cosa como por la otra, los destinos de ambos archipiélagos están unidos, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad. Y ya en los 60 los extranjeros lo intuían: Canarias, el Hawái del Atlántico.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS ORÍGENES DEL SURF EN ESPAÑA EN: “LA HISTORIA DEL SURF EN ESPAÑA

Surfistas canarios y surfistas cantábricos a principios de los 70 en el Lloret, Las Palmas de Gran Canaria. Foto: Archivo Octavio Suárez

Surfistas canarios y surfistas cantábricos a principios de los 70 en el Lloret, Las Palmas de Gran Canaria. Foto: Archivo Octavio Suárez.

El libro que todo deportista y amante de la historia debería tener. Ya a la venta en Amazon (www.amazon.es)

Primara edición agotada. Segunda edición solo a la venta en Amazon (www.amazon.es)

La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

¿El primer surfari de la historia de España?


Juan Giribet entre el parque automobilistico de la época y las tablas en la baca. Otoño de 1965, Islares (Cantabria).

Juan Giribet entre el parque automovilístico de la época y las tablas en la baca. Otoño de 1965, Islares (Cantabria). Foto: archivo José Manuel Gutiérrez Mecolay

Hoy en Olo Surf History nos vamos de surfari a aquel legendario día de 1965, uno de los primeros desplazamientos de la historia del surf español. Nótese en la foto el parque automovilístico de la época y las improvisadas bacas. En aquel año de 1965 eran muy pocos los que hacían surf en España, y menos aún los que podían desplazarse en coche. Hasta donde ha llegado esta investigación, en aquel otoño de 1965, solo los surfistas del CIS en Santander (entre ellos Juan Giribet en la foto) y José Luis Elejoste (en Vizcaya) tenían coche para desplazarse. En el resto de España, en aquellos tiempos de los comienzos, surfistas como los hermanos Arteche en Donosti, se desplazaban en tren con sus inmensas tablas. He aquí en esta foto, un fiel reflejo del espíritu de la época.

P.D. Si alguien tiene nuevas informaciones que pudieran complementar esta sobre los primeros surfaris, Olo Surf History se encargaría de publicarla.

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon.es

Primera edición agotada. Segunda edición a la venta solo en Amazon.es

LA HISTORIA DEL SURF EN ESPAÑA: UN LIBRO HISTÓRICO


Portada y contraportada Surf Espana soloEstimados lectores, deportistas y amantes de la historia, ya está disponible para el público en Amazon el más esperado de todos los libros de surf: el que explora, describe, compara y explica los comienzos del surf en España: de cómo se expandió por el mundo desde Hawái (por EEUU, Australia y Perú) hasta llegar a Europa (Reino Unido, Francia y Portugal), de cómo finalmente entró en España, de quiénes fueron los pioneros por regiones, de cómo evolucionó el surf, de cómo se fabricaron las primeras tablas, de cómo se organizaron los primeros clubes, los primeros campeonatos, de cómo influyeron los extranjeros, de cómo la sociedad y la prensa del momento (años 60 y 70) recibió la llegada de ese deporte del que nadie sabía su nombre. He aquí el libro más completo que jamás se haya escrito hasta la fecha sobre la historia del surf en España (País Vasco, Cantabria, Asturias, Galicia, Canarias, Cádiz y el Mediterráneo). Se trata de una investigación profunda y exhaustiva, que además incluye un capítulo pionero en la materia donde se explora y estudia las expediciones españolas al Pacífico en el siglo XVI y XVII (desde Magallanes a Quirós) con el objetivo de saber si vieron y describieron el surf a su paso por la Polinesia. No es un libro de fotos, es un libro de conocimiento, una atalaya desde donde contemplar el pasado y reflexionar sobre el porvenir de uno de los deportes más antiguos de la humanidad: el arte de montar las olas.

Pincha aquí y léelo ya, las buenas olas no esperan.

Sea una forma de vida o no, sea la ola perfecta o la borrasca, lo importante es que el surf, uno de los deportes más antiguos de la humanidad, trasciende el ámbito de lo lúdico, se inserta en lo cultural, y traza su propia historia. Así lo muestra el libro de Esparza”. WILLY URIBE, escritor.

“La historia del surf en España es mi libro favorito de surf. De todos los que tengo, es el que me llevaría a una isla desierta. Un libro en el que Daniel nos sorprende con los descubrimientos y hechos que cuenta. Un libro que todo aquél que sienta el surf en el corazón, debería tener y leer” (ALFONSO BIESCAS VIGNAU, pionero del surf y artista).

 “En este libro, Daniel Esparza, sienta las bases para documentar y describir en detalle, y de un modo casi definitivo, los orígenes del surf en España”. JESÚS BUSTO, bloguero surf (desdelacroa.com).

“De nuevo un trabajo profundo y riguroso de Daniel Esparza, al que ya podemos considerar como el padre de la historia del surf en Europa”. JUAN MANUEL SANTANA, Catedrático de Historia, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

 “Nunca imaginé que el surf tuviera una historia tan fascinante y profunda como la que se refleja en este libro”. JIRÍ CHALUPA, historiador e hispanista, University of Ostrava.

Duke Kahanamoku: el padre del surf


Duke Kahanamoku, leyenda del surf moderno. Sello de U.S. postal, año 2002.

Duke Kahanamoku, padre del surf moderno. Sello de U.S. postal, año 2002.

La revista Ricyde (Revista Internacional de Ciencias del Deporte) acaba de publicar la semblanza más completa que se ha escrito hasta la fecha en castellano sobre Duke Kahanamoku (1890-1968). Este hawaiano forma parte del Salón de la Fama de la natación, y también del Salón de la Fama del surf. Es la única persona que tiene ese doble mérito. Las razones no son difíciles de entender: fue el nadador más rápido de entre los humanos hasta que llegó otro que no lo era: Tarzán, o mejor dicho, Johnny Weissmüller; y en cuanto al arte de montar las olas tuvo el mérito de expandir por otros mares y océanos esa actividad milenaria surgida en el Hawái arcaico hasta el punto de ser considerado por casi todos el padre del surf moderno. ¿Cuáles fueron sus éxitos en la natación? ¿Qué había de innovador en su técnica que le hizo el más rápido? ¿Cómo expandió el surf al mismo tiempo que realizaba exhibiciones de natación? ¿De qué energía carismática estaba dotado este hombre, que hasta el propio JFK en su visita a Honolulu en 1962 se saltó absolutamente todo el protocolo entre las autoridades norteamericanas para dirigirse directamente hacia Duke y saludarle efusivamente? He aquí su historia y he aquí el  Artículo completo en PDF

El libro que todo deportista y amante de la historia debería tener. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

A la venta en Amazon.es

A la venta en Amazon.es

Aquel verano de 1971


Foto: archivo Manel Fiochi

Foto: archivo Manel Fiochi

Manel Fiochi (izquierda) y Jesús Fiochi (derecha) rivalizan graciosamente por una ola, simbólicamente representa la lucha que mantuvieron en el primer Campeonato-Circuito de España de surf, celebrado a lo largo de seis pruebas en la costa cantábrica en 1971, que se decidió en la última prueba, imponiéndose por muy poca diferencia Jesús sobre Manel (subcampeón). Rafael Fiochi quedó tercero. En categoría junior fueron Zalo Campa y Juan Bosco, el campeón y subcampeón respectivamente. Desde entonces y hasta 1981 se celebraron ininterrumpidamente cada verano los campeonatos nacionales, organizado por la SNS, la Sección Nacional de Surf, que fue la primera estructura federativa de surf en España, y que finalmente desapareció en 1985.

Daniel Esparza

Memorias de los comienzos del surf: ¿el primer invento?


El
El “invento” es hoy algo indispensable, por una parte mejoró la seguridad de los bañistas (y de los surfistas), pues la tabla ya no quedaba a la deriva arrasando todo a su paso. Al mismo tiempo, el surfista comenzó a arriesgar más (y mejorar la técnica), pues ya no temía perderla al caer. Foto: Annie Green Springs.

No hay unanimidad sobre quién fue el primer inventor del leash, esa cuerda que une el tobillo del surfista con la tabla, para que no tenga que ir en busca de ella al caerse en la ola. Según los tiempos o el lugar, ha recibido diferentes nombres, por ejemplo: correa de las gallinas (chicken string) o kook cord, en los tiempos cuando comenzó a popularizarse en California y los puristas veían ese nuevo invento como una desgracia para el surf, sin imaginar que en el futuro todos lo usarían. En Málaga, por influencia de un californiano que visitó aquella ciudad en 1972, la generación pionera de aquel lugar llamó a los “leash”, el chicken (de aquel “chicken string”, pero ya hoy en Málaga es un vocablo en desuso, siendo el de leash el más común). En Canarias se le conoce como amarradera, y en la península, además de leash, se usa el de invento.

Lo que sí es aceptado por todos, es que en el surf del Hawái arcaico el leash nunca existió: es un síntoma del surf moderno, concretamente solo pudo desarrollarse con seguridad para la integridad del surfista, cuando las tablas comenzaron a reducirse de tamaño y a perder peso. Eso ocurrió aproximadamente en 1968 (reducción considerable del tamaño de las tablas), y no será hasta 1971 cuando Pat O’Neill en Santa Cruz, inventara el primer prototipo serio de amarradera, y ya en 1978 se comenzaron a fabricar y comercializar a mansalva los de uretano, como hoy en día.

Pero, antes de que el “invento” se inventara y se pudiera comprar en las tiendas, hubo numerosos ingeniosos en todo el mundo que se fabricaron los suyos propios, cada uno con su propia técnica e ingenio. Esos primeros experimentos que se hicieron en España desde finales de los 60, hasta mediados-finales de los 70, tuvieron la mayoría consecuencias físicas: heridas en las piernas, mutilaciones parciales (principalmente dedos del pie, hay constancia de al menos un caso de este tipo en Gran Canaria), riesgo de ahogamiento, mayor riesgo de que la tabla te golpeara en la cabeza según el material de la “cuerda”; además presentó consecuencias para la tabla: tales como rotura de la popa, o caída de la quilla, que era donde generalmente se agarraba el leash.

Son muchos los testimonios sobre experimentos de “inventos” que se han recogido en los diferentes núcleos pioneros de la costa española, en este artículo en concreto vamos a exponer uno en particular (podría ser el primero en España), gracias a la colaboración para Olo Surf History (olosurfhistory.com) de José Manuel Gutiérrez Mecolay, “Meco”, uno de los pioneros del surf en Cantabria. A continuación el propio Meco nos narrará la hazaña de su amigo Juan Giribet, que fue quién lo inventó. Ocurrió en Cantabria. No se ha podido concretar la fecha exacta, pero tuvo que haber sido entre 1966-1968, todavía cuando en España solo había tablas grandes. ¿Se trata, por tanto, del primer invento, amarradera o leash de la historia de España?

“El invento lo hizo fundiendo un par de pastillas del cinturón de pesca submarina, en un plato redondo, quedando la forma de un disco de los de lanzamiento de disco, los bordes del disco los afinó en el centro hizo un agujero para poder meter y amarrar una cuerda de plástico de las de tendal para la ropa, la cuerda de tres metros y el otro extremo amarrado a un agujero que se hizo en la quilla de la tabla, el disco que también lo forró con neopreno, iba metido en un costado de la chaquetilla del traje a la altura de la cintura, de forma tal que si te caías de la tabla se salía el disco, se iba al fondo y hacia de ancla, y aunque la tabla no se quedase en el mismo sitio, siempre quedaba perpendicular a la playa y las olas no la cogían de costado para arrastrarla y con cuatro brazadas te hacías con ella. Este invento se le ocurrió porque le era muy incomodo perder la tabla y tener que salir nadando hasta la orilla”.

Desafortunadamente no hay documento gráfico que pueda mostrar aquel invento de finales de los 60.

J.M. Gutiérrez Mecolay y Daniel Esparza

*olosurfhistory.com agradece a José Manuel Gutiérrez Mecolay, “Meco”, su colaboración.

Conoce tu historia. En amazon.es

Conoce tu historia. En amazon.es

Curiosidades de la historia del surf en España


Hasta donde ha llegado esta investigación de Olo Surf History (olosurfhistory.com), estas son algunas fechas de interés ocurridas durante la génesis del surf en España, nos referimos a “las primeras cosas” en general. Algunas de ellas, lógicamente, podrían cambiar si se descubren otras anteriores que las reemplacen. Más información en el libro: La Historia del surf en EspañaDebido a que la mayoría de las fechas y cosas son conclusiones producto de una larga investigación, cualquier referencia a ellas debería citarse la fuente: Esparza, Daniel (2014) “Curiosidades de la historia del surf en España”, Olo Surf History, 1.7.2014 (https://olosurfhistory.com/2014/07/01/curiosidades-historia-surf-espana/).

Primera tabla fabricada: Por Félix Cueto, Asturias (1962-3).

Primer documento gráfico de un surfista español en acción: Félix Cueto, en Salinas (verano de 1963-4).

Primer surfista español en España: Hasta la fecha y con los datos que se tienen, no se puede establecer con claridad un primer surfista. Félix Cueto y Amador Rodríguez (en Asturias); o el grupo de Cortadura, Cádiz (hermanos Gutiérrez Ozámiz y Enrique García-Agulló), parece que fueron los primeros en toda España entre los años 1962 y 1964, la fecha exacta no está determinada. En Vizcaya fue José Luis Elejoste (1964); en Guipuzcoa los hermanos Arteche (1964); en Cantabria Jesús Fiochi (1965).

Primer surfista del Mediterráneo: Pepe Almoguera, 1970 (se refiere al primer surfista local que desarrolla el surf).

Primera referencia a surcar las olas: Pertenece a José Acosta (1568, en el virreinato del Perú), al observar a los pescadores en El Callao surcar las olas con habilidad, con sus caballitos de Totora, embarcaciones típicas para la pesca en esa región.

Primera tienda de surf: Surfistas Reunidos, en Zarautz, 1976 (traspasada y reconvertida en 1977 en Gerónimo Surf Shop, de Zalo Campa e Iñigo Letamendia).

Primera marca española en realizar trajes de neopreno: 1976, trajes Somo que luego se convirtieron en Beraza-Coraza.

Primera tabla de surf traída a España: Ignacio Arana “¿el primer surfer europeo?“, cónsul español en Hawái, trajo en 1914 dos tablas desde Honolulu a Álava. No se sabe si las usó en España. Posteriormente, no será hasta 1964 cuando José Luis Elejoste (Vizcaya) trajo la primera tabla a España desde Francia.

Primer club de surf en España: En 1967 se fundaron los dos primeros exclusivamente de surf: el Club Surf España (Santander) y el Club de Surf Peñarrubia, en Gijón (Asturias). El CIS (Centro de Investigaciones Submarinas) de Santander también creó en esas fechas su club de surf.

Primer campeonato: En Zarautz, en 1968, organizado por Oscar Elizalde. En 1969, también en Zarautz, Alfonso Biescas Vignau organizó el que se considera el primer campeonato no oficial de España, que ganó Javier Arteche.

Primer campeón y subcampeón de España de surf: 1971, senior: Jesús Fiochi (campeón); Manel Fiochi (subcampeón); en junior: Gonzalo Campa (campeón); Juan Bosco de la Mora (subcampeón), *En 1970 se celebró el primer circuito de España de surf, pero como no se sumaron los puntos por cada prueba no hubo campeón oficial absoluto. 1972: Campeón: José Manuel Merodio; subcampeón: José Manuel Gutiérrez Mecolay. Aquí más información sobre los campeonatos de España de surf.

Primera estructura federativa: Sección Nacional de Surf (SNS), fundada en 1969, “abandonada” en 1985.

Primer presidente de la Sección Nacional de Surf: Pedro Martínez-Albornoz de Bonet.

Primer periodista español que escribe un artículo sobre surf : Carlos Pardo, “El surfing, un gran deporte que el Cantábrico podría adoptar”, El Mundo Deportivo, 17.8.1964.

Primer enviado especial que narra el surf fuera de Europa: Carlos Pardo (Australia), “El surf o el deporte de la olas”, El Mundo Deportivo, 13.1.1966 (*Carlos Pardo fue a cubrir la final de la Copa Davis donde jugaba España contra Australia, y vio el surf con sus propios ojos en las antípodas).

Primer artículo en diario nacional que anuncia la existencia del surf en España: “El surf ha llegado al norte de España”, ABC (Blanco y Negro), 10. 9. 1966.

Primer periodista español que hace surf para explicarlo: Eduardo Criado, (Hawái), “Viaje a las islas Hawái: ese deporte llamado surf”, La Vanguardia Española, 3.9.1970.

Primera referencia al surf en un periódico de tirada nacional: 1911 (5 de septiembre), en La Vanguardia Española, página 10.

Primer surfista que publica un artículo sobre surf en un diario nacional: Alfonso “Nito” Biescas Vignau, 5.7.1972, La Vanguardia EspañolaEl surf: un regalo de la naturaleza”.

Primeras revistas de surf: Tres Sesenta (1987); Surfer Rule (1990); Marejada Surf (fundada en 1990 por Willy Uribe y Salvador Artaza, desapareció en 1991). Rompeolas (1991).

Primer reportaje en TVE donde se habla del surf: NO/DO, 5 de agosto de 1968.

El santanderino Carlos Beraza en el Lloret, Las Palmas de Gran Canaria, años 70. Foto: archivo Zalo Campa.

El santanderino Carlos Beraza en el Lloret, Las Palmas de Gran Canaria, años 70. Foto: archivo Zalo Campa.

MÁS NOTICIAS EN FACEBOOK
Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon. (www.amazon.es)

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon. (www.amazon.es)

Imágenes inéditas de los comienzos del surf en Cantabria


Olo Surf History (olosurfhistory.com) en colaboración con José Manuel Gutiérrez Mecolay, “Meco”, uno de los pioneros del surf en Cantabria y que todavía hoy sigue practicándolo, pone a disposición de los amantes de la historia del surf algunas imágenes inéditas de los comienzos del surf en Cantabria, tomadas a los pocos meses de iniciarse esta actividad. Como todo el mundo sabe, fue Jesús Fiochi el primer surfista cántabro, que con una Barland traída de Francia se lanzó a la playa del Sardinero. Eso ocurrió el martes 23 de marzo de 1965, fecha ésta confirmada ya (Esparza, 2013, La historia del surf en España), y que ayudará a todos los surfistas que siguieron la estela de Jesús a situar también su fecha de inicio en esta región. Entre aquellos que se dejaron inspirar por Jesús Fiochi fueron algunos miembros del Centro de Investigaciones Subacuaticas (CIS), que primero fabricaron una tabla de madera (Giribet) y que poco después cuando se enteraron que en Biarritz las vendían, fueron allí para conseguir más (al club Waikiki). Durante casi más de un año, en Santander solo surfearon Jesús Fiochi y un grupo reducido del CIS, entre los que se encontraban Meco, Maruri y Giribet. Ya en el verano de 1966 comenzaron los hermanos de Fiochi (Manel y Rafael), Beraza y Merodio, además de otros del CIS, y otros muchos que poco a poco se fueron uniendo y organizando en torno a tres clubes: el CIS (ya existente que introdujo su sección de surf); el club Surf España (fundado en 1967 por Jesús Fiochi, sus hermanos, Ibáñez y otros); y el club de surf Sardinero, fundado en 1969 y presidido por Zalo Campa. Las fotos aquí mostradas están situadas aproximadamente en el otoño de 1965 o primeros meses de 1966, como se ha dicho, en un tiempo en el que solo Jesús Fiochi y estos jóvenes pioneros del CIS lo practicaban en toda Cantabria (con la excepción de Luis Miguel Serrano en San Vicente de la Barquera, que también conocía el surf a través de Peter Viertel que veraneó a principios de los 60 en dicha localidad y practicó el surf allí). He aquí por tanto algunas imágenes de tres surfistas históricos: Meco, Maruri y Giribet, durante aquellos tiempos de los comienzos.

Meco en el Sardinero (La Concha), Santander, aprox. otoño 1965, pocos meses después de que comenzara el surf en Santander a través de Jesús Fiochi. Nótese las rodillas al descubierto por efecto del rozamiento constante durante la remada, que por aquel entonces se hacía de rodillas. Foto: Archivo Mecolay.

Meco en el Sardinero (La Concha), Santander, aprox. otoño 1965, pocos meses después de que comenzara el surf en Santander a través de Jesús Fiochi. Nótese las rodillas al descubierto por efecto del rozamiento constante durante la remada, que por aquel entonces se hacía de rodillas. Foto: Archivo Mecolay.

Giribet, creador de la primera tabla artesanal hecha en Cantabria. En la foto, surfeando en el sardinero, aprox. otono de 1965. Foto: Archivo Mecolay.

Giribet, creador de la primera tabla artesanal hecha en Cantabria. En la foto, surfeando en el sardinero, aprox. otoño de 1965. Foto: Archivo Mecolay.

Maruri en el Sardinero, aprox otoño de 1965. Foto: Archivo Mecolay.

Maruri en el Sardinero, aprox otoño de 1965. Foto: Archivo Mecolay.

Oriñon, circa 1965-66. Foto: Archivo Mecolay

Oriñon, circa 1965-66. Foto: Archivo Mecolay

Maruri y Giribet en Islares, aprox 1966. Foto: archivo Mecolay

Maruri y Meco en Islares, 1965. Foto: archivo Mecolay

En el club Waikiki de Biarritz en busca de una tabla para Maruri, aprox. 1966. Foto: Archivo Mecolay.

En el club Waikiki de Biarritz en busca de una tabla para Giribet, aprox. 1966. Foto: Archivo Mecolay.

Meco con la nueva Barland recién comprada para Maruri, en Biarritz, aprox. 1966. Foto: Archivo Mecolay

Meco con la nueva Barland recién comprada para Giribet, en Biarritz, aprox. 1966. Foto: Archivo Mecolay

José Manuel Gutiérrez Mecolay, Meco, en el tiempo presente. Foto: Meike Reijerman

José Manuel Gutiérrez Mecolay, Meco, en el tiempo presente. Foto: Meike Reijerman

OLO SURF HISTORY EN FACEBOOK

(olosurfhistory.com)

Conoce tu historia. En amazon.es

Conoce tu historia. En amazon.es

Málaga 1975: Recuerdos de una ola abierta


“A pesar de que el surf cuente hoy con más practicantes que nunca en toda la provincia de Málaga, en Pedregalejo -el núcleo donde se inició esta actividad en Málaga y en todo el Mediterráneo español- se ha convertido ya en un susurro del pasado. Desde que se aniquiló por efecto de la remodelación de costas el último suspiro de surf proveniente del tiempo sagrado de los comienzos, no se ha vuelto a ver en ese barrio marinero a la mar expresarse con la belleza, elegancia y espectacularidad que proporcionaba aquella ola, aquella danza prodigiosa de la naturaleza frente a la desembocadura del Jaboneros. Ni tampoco se ha vuelto a ver nunca más aquel ambiente de tablas de surf y muchachos alegres tirados en la arena, esperando entre bromas y juegos a que Poseidón moviera su tridente.” (Los orígenes del surfing en Málaga, Revista Jábega, 2010, p. 127).

Toño Gutiérrez Espejo cabalga libre hacia el infinito, en la desaparecida izquierda de Las Acacias, Pedregalejo, Málaga. Años 70. Archivo: Pepe Almoguera.

Toño Gutiérrez Espejo cabalga libre hacia el infinito, en la desaparecida izquierda de Las Acacias, Pedregalejo, Málaga. Años 70. Foto: Archivo Pepe Almoguera.

OLO SURF HISTORY en FACEBOOK
Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon.es

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon.es

A la venta en Amazon.es

A la venta en Amazon.es

Nerja 1972: el misterio de la tabla abandonada


Nerja (Málaga) 1972. En la foto Meco sujetando la tabla, y Juan Giribet con su hija. Foto: Archivo Mecolay

Nerja (Málaga) 1972. En la foto Meco sujetando la misteriosa tabla, junto a Juan Giribet y su hija, todos ellos cántabros de viaje por el Mediterráneo. Foto: Archivo Mecolay

Señoras y señores: Un misterioso caso, un verdadero expediente X, ha revolucionado la oficina de Olo Surf History, tras el envío de una foto de José Manuel Gutiérrez Mecolay, el gran Meco de Santander. En esa foto, tomada en Nerja, provincia de Málaga, en 1972, aparece Meco (a la derecha) sujetando una tabla de surf (ver imagen) que estaba tirada en la orilla, como abandonada, y pesaba muchísimo (llena de agua). La cuestión es la siguiente: ¿de quién era esa tabla? Las hipótesis son las siguientes. 1. Fue traída por extranjeros; 2. Fue fabricada en Nerja o en la provincia de Málaga. Hasta la fecha solo hay constancia en esa época de construcción de tablas de Málaga capital (Pepe Almoguera y Javier Gabernet) y en Torremolinos, en el astillero la Rodda, donde Robin Rodda (extranjero afincado en Málaga) trabajaba la fibra de vidrio, y experimentó con alguna tabla de surf hueca, que luego se llenaba de agua poco a poco, y que el Málaga Surfing Club adquirió una (en Torremolinos Carlos Neville también da testimonio de aquellas tablas Rodda). Pero, si esa misteriosa tabla fue fabricada en Nerja, ¿quién pudo haberla hecho? De haber sido así, fabricada en Nerja, estaríamos asistiendo a un caso de génesis de surf en el Mediterráneo no consolidado, es decir, se inició una actividad esporádica que acabó abandonándose, algo que no ocurrió en Málaga capital, donde se consolidó con la creación de un club y una estructura estable federativa desde 1974 (en 1970, Pepe Almoguera, inició la actividad). Hay una hipótesis similar en Castelldefels (de génesis no consolidada), pero en dicha hipótesis no hay siquiera foto mediante, tan solo un testimonio de Nito Biescas Vignau (pionero en Zarautz), que en 1968 recuerda que un catalán (en la playa de Zarautz) le dijo que hacía surf en Castelldefels, pero nunca hizo surf en Zarautz. Olo Surf History está interesado en documentar aquellos casos de génesis de surf no consolidadas en el Mediterráneo que se tuvieron que producir antes de los 80, antes de que la industria del surf introdujera este deporte en la mayoría de los núcleos del Mare Nostrum. Se agradecerá que esta noticia se comparta lo máximo posible, para que pueda llegar a otros que tal vez puedan aportar alguna pista. Si hubiera alguien que pudiera aportar una pista sólida, especialmente los paisanos de Nerja, con nuevas imágenes de esa tabla o evidencias de que esa tabla se fabricó en Nerja, serían hechas públicas en Olo Surf History. Pueden ponerse en contacto en: olosurfhistory@seznam.cz

P.D (fuera de concurso). Hay una ultima hipótesis que no se debe descartar. Teniendo en cuenta que se trata de Nerja, ¿pudo haber sido el mismísimo Chanquete el shaper de esa misteriosa tabla?

OLO SURF HISTORY en FACEBOOK
Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon. (www.amazon.es)

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon. (www.amazon.es)

A la venta en Amazon.es

A la venta en Amazon.es

Asturias: los comienzos del surf


Félix Cueto en Salinas, 1963. Hasta la momento se trata de la primera foto en España que registra un surfista en acción. Foto: archivo familia Cueto.

Félix Cueto en Salinas, 1963. Hasta el momento se trata de la primera foto en España que registra un surfista en acción. Foto: archivo familia Cueto.

* Olo Surf History (D. Esparza), ha elaborado esta síntesis de la génesis del surf en Asturias, basada en varias fuentes citadas abajo. Si hay alguien que pueda aportar nuevas informaciones, documentar pruebas o corregir alguna aquí citada sobre la génesis del surf en Asturias, será actualizado aquí mismo. Gracias. Puede dirigirse a: olosurfhistory@seznam.cz

En ASTURIAS el surf comenzó en Salinas de la mano del “inventor” Félix Cueto Serrano, que se fabricó sus primeras tablas. Aquella hazaña está documentada a partir de 1963, con la segunda tabla que Félix Cueto se fabricó y que probó primero en una piscina y luego en la playa. Se trataría de una serie de fotos en la que en una concreta se ve a Cueto de pie sobre la espuma de una ola (ver imagen). Si la fecha de verano de 1963 es correcta, como afirman los testimonios, se trataría, de momento, del primer documento gráfico que registra a un surfista español en España, de pie en una ola.

Amador Rodríguez, amigo de Félix Cueto, que participó en las primeras incursiones del surf con Félix, fue otro pionero asturiano que jugó un papel muy importante en la organización y promoción del surf en Asturias. A Félix y a Amador se le unieron pronto Carlos García “el escayolista” y los hermanos de Félix: Javier, Gonzalo y Luis.

En comparación con otros pioneros del norte como Jesús Fiochi, Félix Cueto al que muchos le atribuyen ser el primer surfista de España, ha pasado un poco más desapercibido a través de la historia (aunque en los últimos años se ha rescatado su memoria[1]), tal vez porque a éste nunca le interesó la competición, y quedara al margen de la estructura federativa y así de las noticias de prensa que generaba la competición en prensa a principios de los 70. De ahí que los pioneros de Cantabria y País Vasco, apenas supieran de su existencia hasta hace bien poco, algo que no ocurrió en Asturias y en Galicia, donde Cueto dejó su semilla.

Amador Rodríguez, residente en Gijón, introdujo el surf en esa localidad. El surf fue atrayendo a más gente, como Jorge Pestaña, Luis Fueyo, Román Álvarez, o Jaime Fernández a partir de 1968, hasta crearse un grupo en torno a ellos de unos 30, a finales de los 60 aproximadamente (Rodríguez, 2011: 50).

En Tapia de Casariego, en el ala occidental de Asturias, el comienzo del surf está asociado a la llegada de dos jóvenes surfistas australianos, en 1968, los hermanos Peter y Robert Gulley, que se instalaron allí ese verano con su furgoneta. Y desde entonces todos los años volvieron. Ellos inspiraron a jóvenes del lugar, que fueron aprendiendo con ellos. Allí estaban los hermanos Pepe y Toño Alonso, los hermanos Alexi y Tony Farelli, o Javi “de pura” (Bas, 2011: 27-29).

En Ribadesella, en el ala oriental de Asturias, según Fernando Rodríguez (2011: 59), el surf se inició entre surfistas locales a principios de los 70, cuando éste trajo a la playa de Santa Marina los primeros tablones, y Gonzalo Taboada trajo desde Hawái unas tablas más cortas. En ese grupo, además de Fernando Rodríguez “Nano”, se encontraban los hermanos Nacho y Javier Taboada, Javier Rodríguez, Ignacio del Corro o Manolo Álvarez.

Manuel Jáuregui, que comenzó a mediados de los 60 en la playa de Colunga, al oeste de Ribadesella, fue también un surfista destacado en la historia del surf en Asturias, por dominar el arte de hacer tablas, al igual que el foam (creó en 1970 la marca Vega surfboards), y también porque llegó a ser presidente de la Sección Nacional de Surf (SNS) entre 1974 y 1977.

En 1967 se crearon en Gijón el club Peñarrubia (el primero), y la sección de surfing en el Grupo de Cultura Covadonga, que no duró mucho al mudarse de lugar, más lejos de la playa. En 1969 se fundó el club Bajamar en Tapia de Casariego.

Asturias, durante los años 70, fue lugar asiduo de competiciones a nivel nacional organizadas por la Sección Nacional de Surf (SNS). En 1970 y 1971, en Gijón se celebraron dos pruebas del circuito de surf. En 1974 fue Salinas donde se celebró el campeonato de España a prueba única, aunque la final se tuvo que suspender por falta de olas, y acabó celebrándose en Cantabria días después. En 1975, en Salinas, se celebró una prueba del circuito del campeonato de España. En 1977 y 1979, fue en Rodiles donde se celebraron a prueba única aquellos dos campeonatos de España.

FUENTES PRINCIPALES

BAS, Adela (2011) “Los hermanos Gulley y el surf en Tapia”. En Pilar Carrasco y José R. García (eds), Cultura surf. Museo Marítimo de Asturias, Luanco, pp. 27-30. CUETO, Gonzalo, y BUSTO, Jesús. (2011) “Historias. Félix Cueto. El germen del surf en Galicia”. En Pilar Carrasco y José R. García (eds), Cultura surf. Museo Marítimo de Asturias,Luanco, pp. 85-89. ESPARZA, Daniel (2013) La historia del surf en España. Univerzita Palackého v Olomouci, Olomouc. JAUREGUI, Manuel (2011) “Rodiles y Colunga, primeras experiencias”. En Carrasco y García, Cultura surf. Museo Marítimo de Asturias, Luanco, pp. 54-57. RODRÍGUEZ, Amador (2011) “Gijón y Rodiles en las raíces del surf”. En Carrasco y García, Cultura surf. Museo Marítimo de Asturias, Luanco, pp. 48-53. SÁNCHEZ, Alfonso (2010) “1962-3: Una aproximación a Félix Cueto y los inicios del surf en Asturias”. Costasurf.com. http://www.costasurf.com/1962-1963-una-aproximacion-a-felix-cueto-y-los-principios-del-surf-en-asturias/ [1] Félix Cueto falleció en 2008.

OLO SURF HISTORY en FACEBOOK

Conoce tu historia. En amazon.es

En amazon.es

Marina Taylor: campeona histórica


Marina Taylor, campeona del mundo de bodyboard en 2006.

Marina Taylor, campeona del mundo de bodyboard en 2006.

Marina Taylor Valenzuela, nacida en Las Palmas de Gran Canaria, ha vivido toda su vida en la playa de las Canteras. Comenzó con el boogie (bodyboard) a finales de los 80, con su grupo de amigos de Playa Chica: Fátima, Pedro, Hatti, Dani Farray, su hermana Adelina y su hermano Dani. Roberto y Roy, sus hermanos mayores, eran surfistas. Desde muy pronto, con solo 12 años destacó con su natural habilidad en la tabla y atrajo la atención de los principales sponsors, introduciéndose en la competición, y ganando numerosos campeonatos en el nivel local y nacional, apareciendo en todas las revistas del momento. En el nivel internacional, ha representado a España en numerosas competiciones internacionales, en individual y por equipos. Ya con 14 años, consiguió su primer campeonato de Europa, que revalidó en cinco ocasiones más. Además, consiguió tres subcampeonatos del mundo, y en 2006, en la última prueba de Pipeline, logró el campeonato mundial, la mayor hazaña que hasta entonces el deporte español había alcanzado en el mundo de las olas.

En la arena del bodyboard y su circuito mundial no hace falta presentación porque Marina Taylor sigue siendo una de las grandes, una cara reconocida por todos, aún así Olo Surf History quiere reconocer el mérito de esta deportista de élite, que de haber nacido en EEUU, Australia o Brasil hubiera sido una estrella mediática, y que desafortunadamente en España no ha recibido una ayuda institucional a la altura de lo merecido, pues no han entendido el impresionante alcance de sus éxitos. Marina Taylor sigue en activo y es, sin duda, una de las mejores deportistas españolas de la historia.

Olo Surf History

ESTAMOS EN FACEBOOK