Daniel Esparza

NERJA 1972: SURFING & VERANO AZUL


meco-nerja-1972-2

Primeras imágenes de surf en Nerja, verano de 1972. Meco sobre la tabla.

He aquí las primeras imágenes de surf en Nerja, al este de la provincia de Málaga. Era el verano de 1972… y Chanquete lo vio. Así me lo contaron los lugareños: Nuestro viejo marinero, que estaba reparando la red de pesca en la orilla, sintió que algo extraño se movía entre las olas. Dejó sus tareas, se levantó, miró, suspiró. Eran dos “extraterrestres” montados en un patín espacial corriendo sobre las olas: “Ya están aquí los americanos”, se le escuchó decir.

chanquete

¡Chanquete vive!

La verdad es que no eran de tan lejos, tan solo de Santander, pero algo de razón llevaba nuestro amigo cinematográfico, el personaje de ficción más conocido de la televisión en los años 80. ¿Qué hacían allí aquellos extraterrestres? Nadie se va en verano al Mediterráneo en busca de olas, un mar que duerme la siesta toda la estación. Pero el milagro ocurrió y aquella tarde despertó. Y al levantarse del sofá de un brusco movimiento, Poseidón formó unas pequeñas ondas. Allí estaban los santanderinos Meco y Juan Giribet con sus familias, de vacaciones… y con sus tablas “por si acaso”, ese eterno e infalible lema de todo buen surfista enganchado. Y el “acaso” llegó. Y nos dejó estas exóticas imágenes, las primeras de surf de las que hay constancia en Nerja.

juan-giribet-nerja-1972-recorte-de-la-costa-1

Surfeando Juan Giribet, detrás un pequeño acantilado: silueta iconográfica de la costa nerjeña.

Qué pena que Meco y Juan no pasaran por Pedregalejo, en Málaga capital. El encuentro inesperado con Pepe Almoguera, pionero en Málaga desde 1970, hubiera sido legendario, aunque Pepe por esas mismas fechas tuvo también su encuentro con la Tercera Fase: cuando de la nada apareció un californiano, Paul, surfeando como un profesional en frente de su casa. Pero la historia no se escribe con lo hubiera podido ocurrir, y Pepe y Meco no se conocieron aquel verano.

Meco Nerja.JPG

Meco y su esposa en el balcón de Europa.

Lo que sí pasó de verdad en la localidad costera más famosa de la televisión, fue que tras aquel suspiro de surf de aquella tarde del 72 -siete años antes de que empezara el rodaje de Verano Azul- los cántabros regresaron al Sardinero y el surf continuó siendo un gigante dormido en Nerja, hasta que en la década de los 90 despertó definitivamente y se instaló entre la población local.

Daniel Esparza (Olo Surf History)

P.D. En la serie Verano Azul rodada en 1979 y 1980, nunca apareció ninguna escena de surf, ni tampoco ninguna tabla de surf a lo largo de sus 22 capítulos. La escena que aquí se describe sobre Chanquete es un cariñoso homenaje a su grandioso personaje, y a Nerja entera. En 1972 no existía ninguna tienda de surf en España, deporte todavía bastante desconocido en todo el país. En el verano de 1972, Meco y Juan Giribet, ambos de Santander, hicieron surf en Nerja: hasta la fecha, y hasta que aparezcan nuevos documentos, si es que existen, estas imágenes constan como la primera práctica de surf documentada en esta localidad.

Agradecimientos a  José Manuel Gutiérrez Mecolay

_MEI9809 Kopie copia 2

Meco en el tiempo presente. Foto: Meike Reijerman

Libro Malaga Surf presentación

Los orígenes del surf en Málaga (en perspectiva comparada con el resto de España y Europa) explicados en profundidad. De venta inmediata en Amazon.es

15 copia

He aquí las dos primeras monografías académicas sobre historia del surf en Europa. Las primeras ediciones publicadas por la universidad de Olomouc están agotadas. En la foto: las portadas de las segundas ediciones, de venta exclusiva e inmediata en Amazon.es

PEDREGALEJO 1972: JAVIER GABERNET ENCUENTRA A PEPE ALMOGUERA (Relatos de la historia del surf)


Málaga, primavera de 1972. Javier Gabernet, 16 años. Playa de las Acacias, paisaje asilvestrado. Paseo marítimo: no es ni un proyecto. Orillas abiertas, sin rastro de espigones. Javi mira desde la orilla. Olas. Algo se mueve detrás de la espuma. ¡Guau, alguien hace surf!

Es Pepe Almoguera. Javi no sabe que Pepe Almoguera es Pepe Almoguera: pionero del surf. Pepe Almoguera sí sabe que es Pepe Almoguera, pero no sabe que es pionero, ni que los libros de Historia hablarán de él, solo sabe que en su playa es el único que hace surf. Javi alucina: “esto lo tengo que hacer yo”.

—¡Qué va, olvídate! no hay tiendas de surf ni en Málaga, ni en toda España —era mi voz dentro de 40 años.

—“¿Tiendas de qué?” —Nadie puede escuchar una voz 40 años antes. Por eso Javi hace como si no hubiera oído nada. ¡Chispazo! Un rayo de esperanza. Javi sabe de aeromodelismo. Manos a la obra. Se fabrica una tabla de chapón hueca, la pinta en varios colores (fue a partir de aquí cuando se popularizó la famosa frase: “flipar en colores”). Obra de arte. Foto para la posteridad. A la playa, hay olas.

Calle Manuel de la Revilla. Javi sale de su casa con el armatoste bajo el brazo. Bañador puesto, descalzo. Baja por Juan Valera hasta Lauri. Cruza Juan Sebastián Elcano, pasa frente al Lope de Vega, luego se desvía por el carril de la Bomba, se cruza con una patrulla de grises, le miran, le señalan, se ríen. Javi sigue caminando, salta la vía del tren. Llega al llano de arena. Esquiva unas cuantas cabras, se clava algunas piedras. Miguelito el cariñoso era ya cariñoso, pero todavía no era un restaurante. Allí solo hay arena, piedras. El Trompi le saluda mientras arregla su barca. Todos los pescadores saludan a los hombres de mar. Javi no sabe que ya lo es, pero lo es.

Pepe está en el agua. Siempre está en el agua. Ve llegar a Javi, pero no sabe todavía que se llama Javi, faltan 2 minutos. Se fija en el “bazoca” que lleva bajo el brazo. “Pero si es ese que me ha estado mirando todos estos días desde la orilla. ¿Qué diablos trae?” —Pepe no le quita ojo.

Javi entra en el agua y Pepe va a recibirlo. El “nuevo” le deja probar el bazoca al “veterano”. Pepe rema y cabalga una ola. “¡Sí señor, este cacharro funciona!” Y Almoguera le deja a Gabernet su Barland, una tabla de verdad. Sin más tiempo que el que tarda una ola en llegar, Pepe le cuenta a Javi el secreto de cómo ponerse de pie. La Barland es grande, flota bien. Las olas son pequeñas: perfecto para principiar por el principio.

Es un gran día, como todos los días grandes de la Historia. Y Javi se pone de pie a la primera: avanza frenéticamente varios metros sobre las aguas antes de caerse. Pim, pam, pom: se incorpora de un salto tras el revolcón. Pepe se da cuenta: delfín frente a delfín. Maestro y discípulo se miran. Dos son ya un club. Cuando llegue el tercero serán un imperio. Ha nacido una estrella en Acacias Beach. Su nombre ya lo hemos dicho: Javier Gabernet.

*Relato basado en hechos reales.

Daniel Esparza (Olo Surf History)

pepe-y-javi

Javier, izquierda, con su tabla de chapón hueca recién fabricada, lista para usar. Pepe, derecha, con su Barland frente a su casa, en la playa de Las Acacias (Montaje: D. Esparza).

15 copia

He aquí las dos primeras monografías académicas sobre historia del surf en Europa. Las primeras ediciones publicadas por la universidad de Olomouc están agotadas. En la foto: las portadas de las segundas ediciones, de venta exclusiva en Amazon.es.

The Beginnings of Surfing in Spain


In Spain, surfing began at almost the same time in several pioneer centres along the long Spanish coast, and without a knowledge of one other during the first months, even years, of the genesis of surfing in Spain. The first pioneer centres began in northern Spain (San Sebastian, Sopelana, Santander and Salinas) in 1964-65, and in Southern Spain (Cadiz) circa 1964. Other centres begun some years later, as Zarautz (1967), Coruña (1967), Canary Islands (circa 1968), Vigo (1969) and the last relevant pioneer centre, Malaga, the first Mediterranean surfing centre of Spain, that began in 1970.

Daniel Esparza (Olo Surf History)

IMG_0007 copia

Esparza, D. (2016) “Towards a Theory of Surfing Expansion: The Beginnings of Surfing in Spain as a Case Study”, Ricyde, Vol. 12 (44), pp. 199-215.

15 copia

SURF 1967: NO SON DOMINGUEROS, SON PIONEROS


En España, en 1967, en sus 8000 kilómetros de costa  (sin contar la provincia del Sáhara, ni la de Guinea, entonces territorio español), se calcula que habría solo entre 50 y 100 surfistas (datos estimados a ojo en perspectiva comparada). Fue la primera oleada de surfers. En aquel año de 1967, era Santander la localidad donde mayor número de surfistas había en toda España, y donde mayor nivel de surf se alcanzó (debido a la gran competitividad entre ellos, y los tres clubes que existieron a partir de 1969), ocupando ese liderazgo hasta 1973, cuando otras regiones como Canarias y el País Vasco (Asturias en menor grado) comenzaron a destacar en los campeonatos nacionales, que eran como convenciones nacionales donde una vez al año todos se reunían amistosamente para probar su nivel, ponerse al día, informarse de las novedades… en aquellos tiempos donde internet era todavía ciencia ficción.

Los miembros del Centro de Actividades Submarinas de Santander (CIS), que ya desde principios de los 60 cogían olas con planking, descubrieron el surf a través de Jesús Fiochi en 1965, cuando éste comenzó en el Sardinero, y pronto conocieron la posibilidad de comprar esas tablas en Francia, incluso se las hicieron ellos mismos. Contaba este grupo de amigos con el privilegio de tener coches (además de tener un gran conocimiento del mar y algunos materiales como trajes de goma para la pesca), que le daba mayor libertad para practicarlo y viajar: el surf es un viaje constante. En las fotos siguientes, se puede ver un reflejo de aquellos primeros desplazamientos, verdaderos descubrimientos. Toda una sensación en el país, algo inédito en la España de entonces. No eran domingueros, no.

Daniel Esparza (Olo Surf History)

meco131-copia

Imagen bien conocida entre los amantes de la historia del surf en España, donde se puede ver a varios miembros del CIS, entre ellos, junto al Seat 850, a Meco, con traje de pesca y mangas blancas, a su lado Juan Giribet, con traje de pesca y mangas cortas.

meco137-copia

¡Todos para uno, y una ola para todos! De izquierda a derecha: Antonio Sáez, Lolis, Adolfo Gómez, Maruri y Meco. La foto fue sacada por Juan Giribet.

 

15 copia

He aquí las dos primeras monografías académicas sobre historia del surf en Europa. De venta exclusiva en Amazon.es

SEAT 850 & SURF: el viaje continúa…


 

meco85

En la foto: Adolfo subido en la baca, Meco en el centro y Juan Giribet extendiendo los brazos. Año 1967 (“má o meno”). *Donde estaban los pinos de la foto (atrás), ahora está el paseo marítimo.

Súbete al SEAT 850 y viaja con Meco. El otro día Islares, ahora Laredo. En la foto se observa la cara que a uno se le pone cuando llegas allí, el pico está desierto y las olas son perfectas. Solo para el disfrute de los amigos, en un lugar entonces asilvestrado.

OLO SURF HISTORY

15 copia

He aquí las dos primeras monografías académicas sobre historia del surf en Europa. Las primeras ediciones publicadas por la universidad de Olomouc están agotadas. En la foto: las portadas de las segundas ediciones, de venta exclusiva en Amazon.es.

Cantabria Surf 1967: Meco viaja a Islares


meco-y-adolfo-islares
1967. Viaje aventurero de Meco (sonriente a la izquierda) y Adolfo Gómez (derecha) a Islares, entonces toda una odisea en un Seat 850… y por aquellas carreteras de leyenda. Véase en la baca a la izquierda, una Barland comprada en Francia, y a la derecha, una tabla de madera, fabricada por el padre de Adolfo que era ebanista. Meco la reformó ligeramente haciéndole un paintail. La escasez de tablas en la España de entonces, donde el surf era un gran desconocido, hacía que muchas de las tablas fueran caseras.
           El viaje continúa…
Portada y contraportada Surf Espana copia

Clasificación del campeonato de España de surf 1975


En 1975 se disputó a lo largo de tres pruebas el campeonato de España de Surf: en Asturias, Guipúzcoa y Vizcaya. Esta fue la clasificación final:

  1. Román Álvarez (Asturias)
  2. Raúl Dourdil (Vizcaya)
  3. Jesús Fiochi (Cantabria)
  4. Íñigo Letamendía (Guipúzcoa)
  5. Javier Uriarte (Guipúzcoa)
  6. Félix Zulaica (Guipúzcoa)
  7. Jon Susaeta (Vizcaya)
  8. Agustín Serrano (Asturias)
  9. J. Joaquín Eizaguirre (Guipúzcoa)
  10. Gonzalo Gandarias (Vizcaya) 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS ORÍGENES, EN: LA HISTORIA DEL SURF EN ESPAÑA

Portada y contraportada Surf Espana copia

Surfing pioneers in Europe: The first ‘known attempts’ (for now) on surfing in Europe


For now, the following references are the first known attempts on surfing in Europe. History is alive, and probably very soon we will find out more hidden moments of surfing genesis in the past. The first historical reference related to surfing in Europe belongs to Ignacio de Arana (1880-1918), Spanish consul in Hawaii (1911-1914), who brought the first two surfboards to Europe (to Vitoria, Spain), although for now there is no evidence that he was able to use them in Europe.  He also brought to Spain in 1914 the first edited surfing book in history, The Surf Riders of Hawaii, which survived generation by generation in the family library of Vitoria up until the present day. Later on (in the 40s), the first discovered visual surfing reference in Spain from a surfer is from José Luis Elejoste.

Spain sending consul 29.9.1911 Hawaiian Gazette pag 1

Hawaiian press, 1911.

In the 1920s, in England, it was quite usual to see people in the summer using small planks in order to play (prone) with the white water (bellyboarding) at the beach, but this was not surfing. The first image of actual surfing (stand-up) in Britain is connected with a private film by Lewis Rosenberg from 1929. This movie was “discovered” for the surfing community in 2011. Rosenberg shaped a surfboard on his own from balsa wood, inspired by a documentary about Australia, where surfing images appeared. He travelled from London to Newquay to practice.

Rosenberg surf

Lewis Rosenberg at Holywell Bay in Newquay Cornwall 1929

There is additional evidence of surfing in 1941 with a photo of Pip Staffieri standing-up on a surfboard. Staffieri also shaped a surfboard inspired from the 1929 edition of the Encyclopaedia Britannica (about Hawaii). These two activities were sporadic and without continuity. The first surfing clubs were established in two different places in the U.K. in the mid 1950s: in Newquay and on Jersey island.

On the continent, the starting point (admitted by almost everyone) is the summer of 1956 in Biarritz, (France), when Peter Viertel (scriptwriter) introduced illegally from Spain one surfboard (brought from California to Pamplona by Dick Zanuck to the filming of the movie Sun also Rises). In Biarritz, Peter Viertel inspired a bunch of French beach boys, such as George Hennebutte, Joel de Rosnay, Michel Barland and Jack Rott. The first surfing club was founded three years later in 1959, and that very year was also founded the first surfboard mark in Europe, the prestigious Barland-Rott.

Pedro Martins de Lima

Pedro Martins de Lima prepared to surf nowadays

In Portugal we have found an isolated attempt at surfing in the 1940s by Nuno Fernandes in Figueira da Foz, where he built a surfboard based on a model from an American magazine. He used it, but he did not go on surfing. Pedro Martins de Lima is considered the pioneer of surfing in Portugal, having introduced surfing in 1959, in Estoril, when he brought a surfboard from Biarritz. He actually discovered surfing in the 1940s, on the Azores Islands, in an American magazine found on a U.S. Naval base. He practised bellyboarding for more than a decade, with a small wooden plank and fins, until 1959 when he bought that surfboard in France and become surfer until today.

Oriñon 2 (maruri, meco y giribet) copia

One of the first attempts of the genesis of surfing in northern Spain, Cantabria, circa 1965-66. Photo: Archivo Mecolay

In Spain, surfing began at almost the same time in several pioneer centres along the long Spanish coast, and without a knowledge of one other during the first months, even years, of the genesis of surfing in Spain. The first pioneer centres began in northern Spain (San Sebastian, Sopelana, Santander and Salinas) circa 1964, and in Southern Spain (Cadiz) circa 1964. Other centres begun some years later, as Zarautz (1967), Coruña (1967), Canary Islands (circa 1968); and the last relevant pioneer centre, Malaga, the first Mediterranean surfing centre of Spain, that began in 1970.

Daniel Esparza, Palacky University in Olomouc

To cite the source: Esparza, Daniel (2016) Towards a Theory of Surfing Expansion: The Beginnings of Surfing in Spain as a Case Study . RICYDE. Revista internacional de ciencias del deporte [International Journal of Sport Science]. 44(12), 199-215. http://dx.doi.org/10.5232/ricyde2016.04408

More information in: Esparza, 2013, 2014; Gardinier, 2004; Mansfield, 2009; Molina-Torn, 2013; Nunes, Mendes and Jorge, 2015.

Portada y contraportada Surf Espana solo 1. Portada copia

The Origins of Surfing and the First Historical References


WAIKIKI_-_SURFING_CANOE2The origins of surfing is rooted in ancient Polynesia after a longue-durée process amongst the natives and a long-term relationship to the sea and the waves. It is believed that surfing, at least in its prone style, existed (at least) from the first millennium. The first reference to “stand-up” surfing dates back five hundred years, in a Hawaiian legend, which was recorded in the 19th century, since the ancient Hawaiian language had no writing (before the 19th century). At present, the oldest preserved surfboard dates back to the 18th century, and is now in the Bishop museum of Honolulu.

Although the Spaniards were the first navigators to cross the Pacific Ocean, and thus the heart of Polynesia during the 16th century and the beginning of the 17th century, there are no accounts about surfing in any of the surviving diaries[1]. The first surviving reference to surfing belongs to the first of James Cook’s voyage. Joseph Banks (2006, 92-3), in 1769, was the first to write in his diary about that “estrange diversion” of the natives of Tahiti. Although he mentioned canoes, it is apparent that they were in fact surfboards. The second recorded reference (up to the present) comes from James King (1789, 145-7), in 1779, during the third expedition of Cook, when they discovered the Sandwich Islands (the Hawaiian Islands).

1778_Paipo_Cook_Hawaii_Finney_Houston1996_p12

The first graphic representation in history of a surfer on a surfboard, by John Webber, the official artist for James Cook’s third voyage of discovery around the Pacific (1776-80).

At a later point, in the last quarter of the 18th century (Morrison, 1935), and the first half of the 19th century (Ellis, 1823 and 1832), additional travelers wrote about surfing in their voyages to the Pacific. Thanks to their accounts, it is possible to reconstruct the geographical area in which surfing (prone, drop knee or stand up) was practiced when Europeans first arrived in Polynesia (Society Islands, Marquesas, Rapa Nui, Cook Islands, Hawaii, Tahiti and New Zealand). It was in Hawaii, however, where the surfing technique and the surfboard technology reached the highest level.

In other parts of the Pacific (outside Polynesia), such as northern Peru, there is evidence of playful activity on the waves, although they surfed sitting in one-person boats for fishing, which in Peru is called: caballitos de totora. This activity dates back to the Mochica culture during the first millennium. The first written reference in history to this activity is from José Acosta (1792, 150), when he witnessed one of these fishermen scenes in Callao, in the 16th century.

paseo-caballito1-662x441Additional references to this ancient activity are recorded in certain huacos (a human pottery artifact characteristic of the Mochica culture) dating from the first millennium, where fishermen sitting in their caballitos de totora, presumably pushed by a wave, are represented. The surfing of today in Peru is not a result of the evolution of this old activity, but the influence of surfing in Hawaii.

There are also prone surfing accounts from European travellers in Western Africa in the Nineteenth century (Alexander, 1837, 192). The first graphic representation in history of a surfer on a surfboard is by John Webber, the official artist for James Cook’s third voyage of discovery around the Pacific (1776-80), when he painted a general view of Kealakekua Bay, in 1779, on Hawaii Island. Numerous canoes, swimmers and one native paddling on his surfboard surround the Discovery and Resolution, the two vessels of the voyage.

Daniel Esparza (Olo Surf History), Palacky University in Olomouc

To cite the source: Esparza, Daniel (2016) Towards a Theory of Surfing Expansion: The Beginnings of Surfing in Spain as a Case Study . RICYDE. Revista internacional de ciencias del deporte [International Journal of Sport Science]. 44(12), 199-215. http://dx.doi.org/10.5232/ricyde2016.04408

[1] Further information about Spanish explorations in the Pacific in: La Historia del Surf en España: De Magallanes a los años 80 (Esparza, 2016).

The first discovered visual surfing reference in Spain: Elejoste, a surfing precursor in Spain


Elejoste y Pradera 1965 copia 2

Elejoste on the left, with Pradera, circa 1960s.

“The first discovered visual surfing reference in Spain from a surfer is from José Luis Elejoste, who at the cinema Actualidades in Bilbao watched in the 1940s a documentary about Polynesia where images of surfing appeared. He consequently read in an issue of Reader’s Digest in 1944 that there were two surfing clubs in California and Hawaii. He wrote them a letter in order to obtain a surfboard (how to buy it, transport it and pay for it), but he did not receive any answer. He practised bellyboarding over a 20 years period and even made dozens of little planks for other people. He finally bought his first surfboard in Biarritz (France), in 1965, and took it to in Vizcaya, where he inspired others to surf, like Juan Carlos Pradera, Estanis Escauriaza, Raúl Dourdil, Chema Elexpuru, Goyo Ituregui or Jon Susaeta, who years later became relevant surfers at the Spanish competition” (Esparza, 2016: 204).

In: Esparza, D. (2016). Towards a Theory of Surfing Expansion: The Beginnings of Surfing in Spain as a Case Study . RICYDE. Revista internacional de ciencias del deporte [International Journal of Sport Science]. 44(12), 199-215. http://dx.doi.org/10.5232/ricyde2016.04408

More information in: “La Historia del Surf en España” [The History of Surfing in Spain], a book reviewed by The International Journal of the History of the Sport.

LA QUE SE AVECINA EN OLO SURF HISTORY


Estimados Amigos de la Historia del Surf: Como ya ha adelantado en primicia Hemisferio Surf Radio, ahora que llega el verano, ha acabado el curso, y sobre todo, tengo vacaciones y tiempo libre, quisiera sacar a la luz a lo largo del mes de julio, algunos mini-reportajes y artículos breves de gran relevancia histórica, originales y elaborados plenamente por Olo Surf History (en castellano e inglés), que espero gusten y lleguen lejos, para que ni el ruido desconcertante del presente, ni las grandes hazañas del futuro, hagan empalidecer el pasado. 

No hace falta recordar, que en las obras La Historia el Surf en España, y Málaga Surf: Historia del Surf y del Bodyboard, se puede acceder a un conocimiento pleno, en conjunto y en perspectiva histórica, de los orígenes del surf en el Pacífico, su expansión, su llegada a España (Cantábrico, Atlántico y Mediterráneo), los primeros surfistas, los primeros clubes, los primeros campeonatos, la influencia de los extranjeros, y mucha más información y documentación. El verano ha llegado y Vacaciones Santillana es Olo Surf History, la única web en español dedicada exclusivamente a la historia del surf.

Aloha summer. ¡Nos vemos en el pico de la historia!

Daniel Esparza, Palacky University in Olomouc

Olo surf

Libro Malaga Surf presentación

Los orígenes del surf en Málaga (en perspectiva comparada con el resto de España y Europa) explicados en profundidad.

Libros historia surf españa

La Historia del Surf en España, el único libro de surf que explica la historia en profundidad (en perspectiva comparada con el resto de Europa y el Mundo). A la venta en Amazon.es

Pepe Almoguera: Surfing Pioneer in the Spanish Mediterranean Sea


Captura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 00.06.37

Pepe Almoguera was not probably the first person who surfed in the Spanish Mediterranean Sea, but he was the first local who developed surfing in this western area of the Mediterranean sea. That means the pioneer. He started in 1970 at the age of 16. He lived in the fishing neighbourhood of Pedregalejo, Málaga, right next to the sea, so was consequently familiar with various sea sports. Surfing, however, was still unknown to him, until he discovered it after watching an American film in cinema Albeniz, where he saw certain images of people surfing in California. The important thing is that after the film, he wanted to immediately try surfing and asked about it in all the sport shops of Malaga. No one, however, knew about a surfboard, a surf what? He consequently had no other choice but to design a surfboard by himself, with the help of others in the Nereo shipyard, near his house where his father, Julián, worked as carpenter. He surfed alone with his rustic surfboard, even in winter, for more than a year, until he inspired other people to surf like Javier Gabernet, the brothers Antonio and Paco Gutiérrez-Espejo, Rafael García, Carlos Sauco, Francisco Soria, Joaquín Fernández, and the sister of Pepe Almoguera, Pepa. All of them founded, in 1974, the first surfing club of the Spanish Mediterranean, the Malaga Surfing Club. Pepe Almoguera was the president. Among other things, Almoguera is considered the first known shaper (Acacias surfboards) in the Spanish Mediterranean, and he was the first surfer from the Mediterranean who participated in the Spanish championships. Charismatic, visionary, humble and beloved by all, he unfortunately passed away in Málaga at the age of 60, the 7th of April, 2014.

Daniel Esparza, Palacky University

A TI, QUE NO DEJAS DE CAER


Gabernet 8 001 copia 3

A ti, que no dejas de caer yo te dedico mi tiempo, camino incierto de espuma y aliento, caes y caes, y cayendo acribillas al viento, sediento de prósperas artimañas, lanzas tu telaraña, pero solo salpicas al agua: la vida, ya lo sé, esa canalla esperanza; pero tú no, no te dejes engañar por esta inútil balanza, tú sigue cayendo libre, que con mis ojos yo te mantengo, hasta que te suelto, te revuelves en la espuma, pasión que te domina; te estrellas porque vuelas, eres libre porque te lanzas, y tú y ella, unidos por la fina cuerda de mi estrella, os separáis bajo el agua, pero solo un momento, la retomas in crescendo, vuelves remando al pico, y allí esperando me miras, para ver de cerca mi caída.

D.E.

cropped-captura-de-pantalla-2014-11-08-a-las-18-01-20.png

SOLO HISTORIA DEL SURF

UNA IMAGEN: MIL HISTORIAS


Fiochi,Giribet,Meco,Beraza,Lolis,A.Saez,Merodio

Foto histórica: varios de los más destacados pioneros cántabros de mediados de los 60 se dieron cita hace unos días con motivo de la presentación de “la Vaca”. Una foto semejante fue portada ayer en el Diario Montañés. GRACIAS a todo aquel grupo de surfistas, incluidos los que no están, de Cantabria y de otras localidades de España, que en los sesenta y principios de los 70, nos trajeron el surf. De derecha a izquierda: Jesús Fiochi, Giribet, Meco, Beraza, Lolis, Sáez y Merodio. Foto: archivo Mecolay.

15 copia

Aquí las dos primeras monografías académicas sobre historia del surf en Europa. Las primeras ediciones publicadas por la universidad de Olomouc están agotadas. En la foto: las portadas de las segundas ediciones, de venta exclusiva en Amazon.es.

Captura de pantalla 2014-11-08 a la(s) 18.01.20

La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

Charlamos con Roberto Flores (de Hemisferio Surf Radio)


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Daniel Esparza

Si haces surf y todavía no conoces a Roberto Flores es que llevas demasiado tiempo en otro hemisferio. Roberto Flores es la voz que nos acompaña desde hace años en Hemisferio Surf, programa exclusivo sobre el arte de montar las olas, actualidad, historia y entrevistas a los más variados personajes del surf, bodyboard y paddle surf en España y más allá.  Su dedicación al programa, la organización, documentación previa y su estilo propio de comunicar y tratar a los entrevistados lo convierte en un profesional de prestigio del que el mundo de la radio y del surf están muy orgullosos y agradecidos por tenerlo cada jueves en antena. Cuenta con más de 300 programas y eso lo convierte en más que espartano. Todos conocemos su voz, pero él no es solo un registro, ¿qué sabemos de Roberto Flores? ¿Cómo fueron sus comienzos en las olas? ¿Qué extraña fuerza le llevó a la radio? ¿Qué papel desempeña en la organización del surf nacional? Para conocerlo un poco más, Olo Surf History ha charlado con él.

Hola Roberto, has entrevistado a muchísima gente, entre ellos a mí. Ahora es tiempo de que conozcamos al Roberto que hay detrás de los micrófonos. Para ello qué mejor que principiar por el principio. Va la primera pregunta. ¿Recuerdas la primera vez que viste el surf? Es difícil de decir, de enano recuerdo el uso de los planking, los de “Godofredo” en el Sardinero en Santander. Con ellos se cogían las olas tumbado y se usaban también como lo que hoy se conoce como Skimboards. Yo iba mucho a la playa, allí mi padre jugaba al fútbol y a las palas, y yo seguía sus pasos. Me encantaba la playa y jugar con las olas.

601760_372293346210449_2085173824_n

Mr. Flores en un campeonato en Bakio, 1988. Foto: Zalo Campa.

¿Cuándo y dónde comenzaste a hacer surf? Mi primer contacto con el surf fue a principios de los 80 yendo a Somo en la lancha desde Santander, allí me encontré a un compañero de clase que llevaba una tabla (El Gusanona), le acompañé, se la pedí, y a la vuelta se la compré (5.000 pesetas, una fortuna para mí). Esa fue mi primera tabla. Luego vinieron otras tablas, y muchos amigos. No me puedo quejar.

Llegaste, viste, venciste. Eso sí que es ir rápido con el surf. ¿Quiénes te ayudaron en los comienzos? Fue un enganche absoluto. ¿Ayudas? Ninguna, era yo solo ante la incomprensión de casi todos. Mi padre me decía si había olas en el Sardinero, él era de los fijos que jugaba a las palas a diario todo el año. Yo era el loco que salía de casa amaneciendo con la tabla debajo del brazo en invierno hacia el Sardinero y luego en baja a Bikinis. Mi madre lo llevaba fatal.

Tu madre llevaba fatal lo del surf. Esto le ha pasado a muchos surfistas y bodyboarders, problemas en casa. ¿Cómo fue tu caso? Recuerdo que cuando regresé a casa, la tabla casi no entraba por la escalera, era un sigle bastante grande. Mi madre alucinó en colores. Con el tiempo alucinó más cuando monté en casa un “taller” de reparación de tablas. No duró mucho, era el olor y el polvo de resina, o yo (risas). Pero fueron unos meses muy productivos. Llegué a tener entre mi habitación y el pasillo unas 15 tablas esperando a ser reparadas. Hice buena caja, no se me daba mal.

¿Quiénes eran los ídolos locales en tus comienzos? Con el tiempo veías a la gente que surfeaba, y te fijabas cómo hacían las maniobras y eso. Para mí, si tuviera que elegir, me quedaría con Carlos Calzada, de él me fijé en cómo hacer bien la cuchara, un paso fundamental para todo surfer. También surfeé con Zalo Campa y Meco en Xpeedin´Surf Club y les escuchaba con mucha atención sus historias. Zalo me enseñó a hacer arreglos, etc. Me encantaba ver surfear también al desaparecido Chusmari, puro estilazo.

1932506_491621127611003_1069270263_o

Entrevistando al pionero Meco en el estudio.

Y la competición… ¿competiste en tus tiempos mozos? ¿Formaste parte de algún club? Formé parte del Xpeedin´Surf Club fundado por Zalo Campa y Laura Revuelta. Era fantástico, organizábamos campeonatos de varios días en lo que queda del “hoyo” en la curva de Somo, íbamos a otros, principalmente Bakio y Mundaka, hacíamos fiesta social. Se compraban revistas (Surfer Magazine, Surfing Magazine) y videos VHS que se podían llevar a casa, Zalo te hacía una copia, los originales nunca salían de la tienda. Las revistas se encuadernaban en tomos, tengo algunos todavía en casa a buen recaudo.

Expedición cántabra - Campeonato en Bakio - 1988 | Zalo Campa, Feliciano Serrano %22Feli%22, Raúl Cuesta, Jesurf, Javier González-Pinto %22Hansi%22, Roberto Flores y Dani García

Expedición cántabra. Campeonato en Bakio, 1988. De izquierda a derecha. Zalo Campa, Feliciano Serrano “Feli”, Raúl Cuesta, Jesurf, Javier González-Pinto “Hansi”, Roberto Flores y Dani García.

¿Qué tiendas de surf frecuentabas en los 80? Estaba claro, Xpeedin´ Surf Shop en Somo, no salíamos de allí. Y Surf 33 en Santander, con el gran Carlos Beraza, que más puedo decir.

¿Cómo te fuiste metiendo en el mundo organizativo del surf? A la par que trabajaba en el taller original de Full & Cas, haciendo arreglos, poniendo quillas y finalmente laminando, fui secretario de la Federación Cántabra de Surf durante unos cuantos años, no había local, mi habitación era la oficina, ahí tenía una línea de teléfono y el fax, también fui juez y unos años también jefe de jueces, una época muy intensa, pero que muy intensa. Ahora con la Federación Española de Surf tengo muy buena relación, formo parte de un gran equipo de comunicación. Quisiera aprovechar y agradecer el apoyo recibido por su presidente Carlos García, sin duda alguien que ha confiado en mí y en el proyecto de radio surf, como es Hemisferio Surf Radio.

10491352_543575295748919_9053384391718782491_o

En directo desde Surf 33, la legendaria tienda de Carlos Beraza.

Hablando de Hemisferio Surf. Hay que felicitarte por el gran programa que llevas adelante cada jueves, con tanta pasión y arte. Se nota que detrás de cada programa hay un trabajo enorme de planificación minuciosa. ¿Qué te llevó a crear Hemisferio Surf? La radio siempre ha sido un medio que me ha fascinado. De pequeño me regalaron un transistor que cada noche ponía debajo de la almohada y escuchaba lo que hubiera. Recuerdo a José María García hablando de deporte y la famosa “noche de los transistores”, durante el intento de golpe de estado de Tejero en 1981, yo flipando con lo que escuchaba. Cuando me surgió la posibilidad de hacer un programa sobre surf no lo dudé un instante. Todo empezó en una radio local, (Radio Piélagos) su director, Fran Díaz me lo propuso. Yo ya en aquella época ya estaba al frente de la web www.surfcantabria.com y me iba el tema de informar y comunicar. Tras el cierre de la emisora la alternativa era dejarlo morir o seguir online, e internet fue la mejor salida… y ahí seguimos.

1385852_385580711571809_725908510_n

Roberto en acción. Trabajo y diversión, la única fórmula para hacerlo bien.

Y sigues y seguís muy bien. ¿Cómo llevas la práctica del surf? ¿Te metes con frecuencia? En 1996 tras una intervención quirúrgica bastante delicada en las cervicales quedé físicamente bastante mal. Fueron unos meses muy duros, sesiones de rehabilitación diaria, medicaciones agresivas. Eso de que no volvería a andar con normalidad no estaba en mis planes, pero lo superé (en el hospital me apodaron el “chico milagro”). Desde aquí quiero dar las gracias a todos lo que me apoyaron de verdad: Julio Zaballa, Chus Fiochi y Borja Echeverría. No lo olvidaré jamás. Todavía en mi retina la primera ola en el Sardinero tras aquello, junto a Julius. Me emociona recordarlo. Tras superarlo (con alguna secuelilla) intento meterme en el agua lo que puedo, el trabajo, la familia… pues no te permiten entrar todo lo que quisieras, la marea no perdona en el Cantábrico. “Time & Tide is everything”. También es un estado mental, si lo dejas luego cuesta ponerte el chip de volver al agua. No deja de ser una rutina, pero el mar nunca lo dejo de ver cada día (la suerte de vivir cerca de él), además estoy en el ajo, si cuadra un bañito, pues cae.

El “chico milagro”. No solo volviste a caminar, sino que ayudas a otros a hacerlo (en la tierra o en el agua) a través de tu programa de radio. Roberto, para terminar una pregunta filosófica de esas que es mejor no preguntar en un botellón. ¿Hasta qué punto crees que el surf ya no es lo que era y nunca podrá volver a serlo? No soy de los que añora el pasado, vivir el presente es mucho más emocionante. Ahora mis hijos pequeños son los que me dan la alegría de verles en el agua surfeando y pasándoselo en grande, que te pidan ir a surfear no tiene precio.

1. Portada copia Portada y contraportada Surf Espana solo

Toda la historia del surf en dos libros pioneros. 

DUKE KAHANAMOKU NO INTRODUJO EL SURF EN AUSTRALIA


dukesurferTras años de investigación, nuestro colega australiano el profesor Gary Osmond desmonta el mito de que Duke Kahanamoku (padre del surf moderno y campeón olímpico en natación) introdujo el surf en Australia. Hasta hace bien poco todos creíamos (incluido el que aquí suscribe) la narración histórica de que Duke llegó a Australia en las navidades de 1914 para dar exhibiciones de natación invitado por la New South Wales Swimming Association, y que aprovechando su estancia en Australia, dio varias exhibiciones de surf en Sidney. Hasta aquí todo correcto. El problema viene con la interpretación que se había dado de aquel acontecimiento, el de que Duke “introdujo” el surf en Australia, donde nadie lo practicaba, y además se extendió la creencia de que él fabricó allí mismo su tabla de surf con la que dio sus exhibiciones.

Transporte de la tabla con la que Duke hizo la exhibición.

Transporte de la tabla con la que Duke hizo la exhibición.

Según Gary Osmond —cuya investigación se ha basado en el estudio de la prensa local australiana de principios de siglo, y el estudio del testimonio de testigos a través de fuentes secundarias— esta narración mitológica de la historia que ha triunfado hasta hace bien poco, se debe al reflujo que ejerció la obra de la historiadora C. Bede Maxwell (Surf: Australians against the surf, de 1949), donde guiada por un halo de romanticismo y el destello de la gran figura del deporte Duke Kahanamoku, ésta dio todo el mérito al hawaiano, y eclipsó toda la historia del surf previa existente en Australia. Por una parte, se confirma que Duke no hizo aquella tabla (algo que él nunca ocultó). Aquella tabla la hizo durante la visita de Duke, el surfista local Tommy Walker, que años antes, en 1909, ya había traído una tabla desde Honolulu, con la que comenzó a hacer surf. A Walker se le considera hoy el verdadero pionero del surf en Sidney (y podría serlo de toda Australia).

Duke en la exhibición de Fresh Water, enero de 1915.

Duke en la exhibición de Fresh Water, enero de 1915.

Además de Walker, entre 1909 y 1914 hay constancia en la prensa local de la existencia de tablas de surf y de otros surfistas en la misma localidad. En enero de 1911, Percy Hunter, jefe de la Oficina de Turismo Australiano anunciaba la existencia de varias tablas de surf en Manly (Sidney), importadas desde Honolulu, una de ellas traídas por Charles Paterson, presidente de la Asociación de Salvamento de Australia (Surf Life Saving Association of Australia). Esto hizo que la mayoría de aquellos primeros surfistas pertenecieran al equipo de salvamento en la playa, entre ellos: Isma Amor, Albert Barry, Basil Kirke, Steve McKelvey, Fred Notting, Jack Reynolds, Norman Roberts, Busty Walker o Geoff Wyld.

Walker en 1909

Walker en 1909

Conclusiones: Duke no fabricó aquella tabla con la que dio sus exhibiciones, y no introdujo el surf en Australia porque ya existía. Lo que sí hizo Kahanamoku y esto sigue siendo muy destacado y relevante fue popularizar el surf hasta el punto de que gracias a él muchísimos jóvenes dieron el salto al surf, otros se pusieron a hacer tablas (con las enseñanzas de Duke), y las propias autoridades locales giraron a posiciones más permisivas con el baño en el playa, pues hasta entonces estaba restringido por la peligrosidad de las olas y las bestias marinas. La llegada de Duke y todo el halo carismático y popular que él portaba, aceleró la expansión del surf por toda la costa este australiana. Duke no introdujo el surf en Australia, pero lo hizo popular en aquel país.

Olo Surf History realiza investigaciones propias y además divulga resultados de otras investigaciones que aporten nueva luz a la historia del surf. Estos que aquí se han presentado se hallan en el número 42 de la revista científica Australian Historical Studies (pp. 260-276).

Daniel Esparza, Universidad de Olomouc

Esta reseña está patrocinada por: La Historia del Surf en España

Portada y contraportada Surf Espana solo

A LOS PIONEROS DEL SURF: MEDITACIONES EN EL MAR DE LOS MITOS


20150730_210704 copiaLa riqueza de un territorio no es solo aquello material que se pueda medir a través de un precio o una estadística, sino también aquello intangible, como la grandeza de las historias que allí acontecieron. Desgraciadamente, la mayoría de éstas van quedando en el olvido, apagándose cada vez más por el ruido vertiginoso de la actualidad diaria, casi siempre virtual y negativa —al menos como lo muestran los medios de comunicación— atrapados en la trampa de la mercadotecnia, la demoledora lógica de que aquello que no se pueda explicar en 20 segundos no sirve de nada.

TAKIN-SAUCO-PEPE

Las buenas historias, sobre todo si son verdaderas, son necesarias porque despiertan y conmueven el alma de quienes las escuchan, y el mundo (el de las cosas bellas) se construye a través de estas energías inspiradoras. Ésta que aquí se narra (un libro entero ha hecho falta) no va de reyes, presidentes, generales, soldados valerosos, ni campeones del mundo —nada de eso— esta es una historia surgida desde abajo, desde la propia entraña de la sociedad, la que hace la gente en el día a día, sin promoción, ni televisión, ni marketing, ni marcas mediante.

YEsta historia que se cuenta en este libro, y que ha estado en la oscuridad durante décadas, es ahora patrimonio de la provincia de Málaga y del reino de las olas que no tiene fronteras, pero es sobre todo patrimonio de aquellos que necesitan creer que el mundo se construye de sueños y esperanzas, y no solo para enriquecerse uno mismo (si por enriquecerse se entiende únicamente “la pela”), sino para compartir con los demás aquello que uno tiene, lo que se ha aprendido, los valores más grandes que se puede adquirir en esta vida: generosidad y conocimiento.

Esta historia es necesaria que sea recordada y transmitida generación tras generación: la vida de Almoguera y unos pocos jóvenes de una época remota que decidieron caminar sobre las aguas, a contracorriente en una sociedad conservadora. Y esta sociedad de ahora necesita de más Almogueras, Gabernetes y Rafaeles, y no porque no los haya, sino porque no los reconoce. Y no los reconoce porque está desorientada en una marea de incertidumbre, de relojes de oro cuyo brillo no solo es imposible que traiga felicidad, sino que ha traído penuria y desesperación. Esta sociedad donde vivimos, necesita creer que es construida por todos, y no tan solo desde un despacho. Necesita creer que los brillos no nacen de los objetos, sino que parten de la luz que nosotros les proyectamos.IMG_9113 copia

Las hazañas de Pepe Almoguera y de aquellos jóvenes, como la de tantos otros a los que nadie ha escuchado nunca, menos aún ahora, son la sabia de nuestro futuro, la esperanza de la esperanza misma.  Aquellas hazañas, aquel espíritu de libertad y olas, debe permanecer en la memoria de los que nos continúen, y que aquellos paseantes de tiempos venideros que crucen el paseo marítimo de Pedregalejo y lleguen a la altura de donde estuvo la casa de Pepe, se recreen en el legado de una esperanza —luz viva y brillante— el monumento al arte de montar las olas que debería erigirse cuanto antes allí mismo, y en cuya base tal vez se diga, sin importar que suene utópico y romántico:

“Aquí, en esta playa, gracias a Pepe Almoguera, dio comienzo el surf en el Mediterráneo español. Ocurrió en 1970. El espíritu de aquellas olas que luego otros continuaron siguen rompiendo libres, abriendo caminos de agua y esperanza a aquellos que nunca han dejado de soñar con un mundo (digamos, tal vez) mejor para los demás”.

DANIEL ESPARZA. PREÁMBULO DEL LIBRO MÁLAGA SURF (PÁGINAS 8-9).

4 copia 2

Foto Moni libros copia

El libro Málaga Surf vuela con Vueling


Vueling retrata la historia del surf en Málaga en su revista de a bordo Ling. Frank Dreyer, pasajero de Vueling y amigo de Olo Surf History, nos informa que recientemente en un viaje Hannover-Barcelona, se encontró con esta grata reseña (español/inglés) sobre el Libro ‪#‎MálagaSurf‬ editado por OLO. Señoras y señores, no todos los días la historia del surf vuela tan alto. Así que si por casualidad viaja en el mes de septiembre con esta compañía, no dude en llevarse la revista, y si me pueden guardar un ejemplar de recuerdo, se lo agradezco. Gracias.

Daniel Esparza

En la revista de a bordo LING. Septiembre de 2015.

En la revista de a bordo LING. Septiembre de 2015.

1. Portada copia

CAMPING BAÑOS DEL CARMEN: SUPERMERCADO DEL SURF EN LOS AÑOS 70


Restos del camping de los Baños del Carmen no hace mucho. Foto: Daniel Esparza

Restos del camping de los Baños del Carmen no hace mucho. Foto: Daniel Esparza

Por este lugar idílico del mundo subtropical malagueño pasaron en los 70 numerosos surfistas extranjeros que o camino o de vuelta de Marruecos (paraíso del surf en los 70), pararon en Málaga para descansar. Aquellos viajeros de las olas llamaban la atención a primera vista por llevar esas enormes tablas en las bacas. El camping de los Baños del Carmen acabó por convertirse en los 70 en un espacio de encuentro e intercambio entre aquellos viajeros y los primeros surfistas malagueños, que hacían guardia en las inmediaciones, para cuando nada más llegasen abordarlos con pasión. A veces los extranjeros se asustaban porque creían que venían a robarles. Nada de eso. Tablas, neoprenos, parafina, revistas, camisetas de marca, bañadores, lo que fuera, se lo compraban a éstos de segunda mano. Y sobre todo les pedían información de cómo era el surf más allá de Málaga. Ante la total ausencia de tiendas de surf, ¿de tiendas de qué?, en la Málaga (y en la España) de los 70, este lugar se convirtió en el supermercado del surf malagueño en aquella década, y una de las razones de por qué el surf en Málaga (y concretamente en Pedregalejo) a pesar de la escasez de recursos de materiales surf, se pudo consolidar y fundar en 1974 el Málaga Surfing Club, el primer club de surf activo del Mediterráneo español (algo excepcional que no ocurrió en el resto de núcleos del Mediterráneo hasta los 80 y 90 con la llegada de las tiendas de surf). Más información, fotografías de los años 70, 80 y 90, y otros documentos como telegramas, lista de socios, cartas federativas inéditas, actas de campeonatos en los años 90 (inéditos) y más sorpresas, en el mayor estudio jamás realizado en cualquier lengua y en cualquier país sobre una historia local del surf, engarzada en su conjunto nacional e internacional. He aquí el libro: Málaga Surf: Historia del Surf y del Bodyboard (1970-2000).

Muchas más fotos y documentos de la época (años 70, 80 y 90), además de un análisis profundo y riguroso de los comienzos del surf en Málaga y España, en esta libro a la venta en Amazon.es

Mucha más información, fotos y documentos de la época (años 70, 80 y 90), además de un análisis profundo y riguroso de los comienzos del surf en Málaga y España, en este libro, a la venta en Amazon.es

La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

OLO SURF HISTORY: La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

NACE UN LIBRO DE HISTORIA SURF: DE HAWÁI AL MEDITERRÁNEO


1. Portada copia

Tras una década de investigación, en este libro se descubre primero, y reconstruye después, un capítulo desconocido de la historia social de Málaga, un capítulo exótico de la historia universal del surf, y un capítulo relevante de la historia del deporte en España. Se trata del mayor estudio de una historia local del surf jamás realizado hasta ahora en cualquier lengua y en cualquier parte del mundo. ¿Cuál fue el origen del surf? ¿Cómo y cuándo se expandió por el planeta? ¿Cómo y cuándo llegó a España? ¿Quiénes fueron los pioneros en Málaga? ¿Cómo era el litoral malagueño entonces? ¿Cómo se construyeron las tablas los pioneros ante la falta de tiendas surf? ¿Cómo se organizaron? ¿Qué papel jugaron los extranjeros? ¿Cómo se relacionaron con el resto de España? ¿Quiénes les continuaron en los 80 y los 90? ¿Por qué Málaga fue pionera del Mediterráneo? 

El libro incluye un centenar de fotos de la época (años 60, 70, 80 y 90) y documentos históricos como fichas y cartas federativas, actas de campeonatos, telegramas, y otras sorpresas, que resucitan el espíritu de la época, y que dotan a Málaga de un lugar destacado en la historia universal de este deporte, y de la bibliografía de la historia social del deporte.

Ecos de la noticia en los medios: Europa Press, La Vanguardia, La Opinión de Málaga, El Economista, Diario SUR, Cadena SER, PTV Málaga.

Ya a la venta en Amazon

1. Portada copia

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

EN LOS RESTOS DE CASA LOLA: LA PRIMERA INDUSTRIA DEL SURF EN ESPAÑA


13

En la foto, Casa Lola, bueno, los restos de aquel lugar, la primera estructura industrial para la fabricación y venta de tablas en España. Allí se fabricaron tablas de las marcas Santa Marina, Jerónimo y Gerónimo, bien conocidas por entonces, por el poco más de medio millar de surfistas que se estima había en España a mediados de los 70. Casa Lola —fundada inicialmente por Íñigo Letamendía, Raúl Dourdil, J.M. Merodio y Carlos Beraza (luego se uniría Zalo Campa), en los varios años de existencia durante los 70— se convirtió en un lugar de peregrinación de numerosos surfistas nacionales y del extranjero. Un lugar cosmopolita donde se compartían experiencias y conocimiento. Alegrías y diversión también, cómo no. Muchos viajeros fueron acogidos aquí, a pasar una noche o largas temporadas en el caso de shapers australianos, americanos o sudafricanos, que ayudaban en la fabricación de tablas. Del lugar original solo se conserva íntegramente la pista de tenis, como se ve en la foto. El resto es todo nuevo. El viejo caserío Casa Lola, se vino abajo y se convirtió en el chalet que se ve arriba.

ASÍ SE HIZO LHSE (II): VIAJE A CANTABRIA


¡Patas arriba, esto es un atraco! Ponte a revisar todo el libro. Fase final de corrección. Uno acaba hasta los papeles.

¡Patas arriba, esto es un atraco!  Fase final de corrección del libro. Uno acaba del surf hasta los papeles.

Si en el primer capítulo se describió el fenomenal viaje a Gipuzkoa en busca de Íñigo Letamendía y otras osadías, en este se describe otro viaje fundamental para el libro la Historia del Surf en España (LHSE), realizado a principios de julio de 2011 a Cantabria. En esta ocasión no iba del todo a ciegas, había quedado previamente con Zalo Campa y Laura Revuelta, con los que ya había tenido un intenso contacto previo vía telefónica, videoconferencia y correo electrónico. El encuentro tendría lugar por la tarde en Somo, y para llegar allí tendríamos que cruzar en lancha desde Santander. ¿Cómo fue aquel encuentro? ¿Qué cosas aprendimos? Pero incluso antes, por la mañana: ¿qué cosas inconmensurables nos acontecieron en los tremendos pasajes, paisajes y paisanajes santanderinos? He aquí una breve memoria en imágenes en perspectiva mítica-literaria (si es que existe esto), con una expresión libre de ataduras académicas, camiseta en mano, viento en cara, horizontes dispersos, todo por la búsqueda de nuestra ola: la de los comienzos.

Principiemos por el principio. Viaje a la Polinesia sin salir de Santander.

Principiemos por el principio. Viaje a la Polinesia sin salir de Santander.

La sirena de Kanaloa. Retumban olas y caracolas. El surf ha nacido, pero en otro océano todavía desconocido y lejano.

La sirena de Kanaloa. Retumban olas y caracolas. El surf ha nacido, pero en otro océano todavía desconocido y lejano.

Muchos paisanos y visitantes se preguntan en Santander qué demonios hace una colonia de pingüinos por ahí en medio. Nadie o casi nadie conoce el verdadero secreto. Es hora de desvelarlo.

Muchos paisanos y visitantes se preguntan en Santander qué demonios hace una colonia de pingüinos por ahí en medio. Nadie o casi nadie conoce el verdadero secreto. Es hora de desvelarlo.

El surf tardó en llegar a Santander, dos mil años desde que la sirena de Kanaloa, en la otra parte del mundo, soplara la caracola del he’e nalu: el surf. Pero un día apareció Big Zeta por Santander, harto de Frío de Janeiro, donde ya conocían el arte de montar las olas. Eso ocurrió a mediados de los 60. Jesús Fiochi que era nadador lo vio llegar un buen día a la playa, y Big Zeta le contó su secreto.

El surf tardó en llegar a Santander, dos mil años desde que la sirena de Kanaloa, en la otra parte del mundo, soplara la caracola del he’e nalu: el surf. Pero un día apareció Big Zeta por Santander, harto de Frío de Janeiro, donde ya conocían el arte de montar las olas. Eso ocurrió a mediados de los 60. Jesús Fiochi que era nadador lo vio llegar un buen día a la playa, y Big Zeta le contó su secreto.

Aquí comenzó todo. Fiochi se lanzó al agua. Surf’s up!

Aquí comenzó todo. Fiochi se lanzó al agua. Surf’s up!

En la primera del Sardinero. Allí fue. ¿Pero cuándo exactamente? Unos decían que 1962, otros 1963, otros 1964, otros 1965.

En la primera del Sardinero. Allí fue. ¿Pero cuándo exactamente? Unos decían que 1962, otros 1963, otros 1964, otros 1965.

La respuesta podría estar en el fútbol, justo detras de la playa. Una pista: un partido de fútbol: Real Unión de Irún-Racing de Santander, años 60. La tabla de Fiochi vino en la baca del autobús del Racing. Su padre era directivo y Mr. Barland le llevó la tabla hasta Irún. ¿Pero cuándo se jugó ese partido? He ahí la clave de todo.

La respuesta podría estar en el fútbol, justo detras de la playa. Una pista: un partido: Real Unión de Irún-Racing de Santander, años 60. La tabla de Fiochi vino en la baca del autobús del Racing. Su padre era directivo y Mr. Barland le llevó la tabla hasta Irún. ¿Pero cuándo se jugó ese partido? He ahí la clave de todo.

Nos metemos en las oficinas del Rácing. Llamamos a una puerta:“Hola, soy tal que cual, ¿sabe usted si no sé qué no se cuanto en 1964, aproximadamente?”. “Ufff, chungo, niño”, me contestan. Y siguen: “¿Tú no sabes chavalote que los archivos del Rácing hasta entonces existentes se destruyeron en una inundación en los 70 en el viejo Sardinero?”. ¡Ostrás! Si yo no había nacido, creo. Pues esto no parece tan fácil, me digo a mí mismo. Total, que no me enrollo más, si alguien quiere saber todo el largo camino hasta conseguir datar exactamente cuándo comenzó el surf en Santander , no hace falta dar una rueda de prensa, solo hay que leer. Eso, todo el mundo a leer La Historia del Surf en España, un libro que puede usted adquirir en el puesto instalado en el hall del teatro.

Nos metemos en las oficinas del Rácing. Llamamos a una puerta:“Hola, soy tal que cual, ¿sabe usted si no sé qué no se cuanto en 1964, aproximadamente?”. “Ufff, chungo, niño”, me contestan. Y siguen: “¿Tú no sabes chavalote que los archivos del Rácing hasta entonces existentes se destruyeron en una inundación en los 70 en el viejo Sardinero?”. ¡Ostrás! Si yo no había nacido, creo. Pues esto no parece tan fácil, me digo a mí mismo. Total, que no me enrollo más, si alguien quiere saber todo el largo camino hasta conseguir datar exactamente cuándo comenzó el surf en Santander, no hace falta dar una rueda de prensa, solo hay que leer. Eso, todo el mundo a leer La Historia del Surf en España, un libro que puede usted adquirir en el puesto instalado en el hall del teatro.

La gente madruga por un lugar en la playa. El día es tremendo. Las olas en verano, ya se sabe... pero no estamos aquí para surfear. Nada de pequeñeces. Hemos venido en busca de una ola a la que no se puede acceder remando, sino a través de un remolque llamado imaginación. Esa es nuestra ola, la de los comienzos.

La gente madruga por un lugar en la playa. El día es tremendo. Las olas en verano, ya se sabe… pero no estamos aquí para surfear. Nada de pequeñeces. Hemos venido en busca de una ola a la que no se puede acceder remando, sino a través de un remolque llamado imaginación. Esa es nuestra ola, la de los comienzos.

Y hablando de los comienzos. STOP. Hay un hombre enfadado en medio del puente, con un palo tó largo entre las manos (y no es Nacho Vidal, es el de la foto) que no hay quien le entienda, ni él a nosotros. Me explico. Mientras el surf estaba naciendo en la Polinesia, en Hispania antigua... ojito con los cántabros, astures y vascones, que por aquí no entran ni romanos ni moros (eso si lo entendí). Me hice el Polibio y me dejó en paz. Al final llegó el surf y se tranquilizó la cosa. Pero con los años surgieron algunos tipejos acomplejados que jugando a creerse como ellos, pensaron que eran dueños de las olas. Y todo el mundo, o casi todo el mundo sabe que las olas se forman “tó lejos”, a miles de kilómetros a veces, y qué no pertenecen a mortal alguno.

Y hablando de los comienzos. STOP. Hay un hombre enfadado en medio del puente, con un palo tó largo entre las manos (y no es Nacho Vidal, es el de la foto) que no hay quien le entienda, ni él a nosotros. Me explico. Mientras el surf estaba naciendo en la Polinesia, en Hispania antigua… ojito con los cántabros, astures y vascones, que por aquí no entran ni romanos ni moros (eso si lo entendí). Me hice el Polibio y me dejó en paz. Al final llegó el surf y se tranquilizó la cosa. Pero con los años surgieron algunos tipejos acomplejados que jugando a creerse como ellos, pensaron que eran dueños de las olas. Y todo el mundo, o casi todo el mundo sabe que las olas se forman “tó lejos”, a miles de kilómetros a veces, y qué no pertenecen a mortal alguno.

Caminando por la calle yo te vi. Sí, la furgoneta de la paz. Carlos Beraza a la vista. Lo mismo que con Íñigo en Guipuzcoa (ver el primer capítulo), Beraza todavía no sabe que existo. Me presento en su tienda temprano, “amo a vé” si hay suerte. Hola, ¿está Carlos? Sí, pasa, al fondo, donde las tablas. Y ahí estaba. “Hola Carlos, ¿qué tal? Soy tas que cuá, vengo de tó lejos para conocerte, en busca de la ola de los comienzos”.

Caminando por la calle yo te vi. Sí, la furgoneta de la paz. Carlos Beraza a la vista. Lo mismo que con Íñigo en Guipuzcoa (ver el primer capítulo), Beraza todavía no sabe que existo. Me presento en su tienda temprano, “amo a vé” si hay suerte. Hola, ¿está Carlos? Sí, pasa, al fondo, donde las tablas. Y ahí estaba. “Hola Carlos, ¿qué tal? Soy tas que cuá, vengo de tó lejos para conocerte, en busca de la ola de los comienzos”.

Y Carlos que llevaba grabada la ola de los comienzos en su camiseta, me acogió con cariño e ilusión. Y yo además le traje un regalo. Una foto que había estado oculta 33 años en un álbum de fotos en la otra parte de la península. Una foto en la que sale él, su coche y su perra. Una imagen que volvía al lugar de origen, donde se había tomado, Cantabria: Casa Lola. Una foto tomada por el pionero malagueño Javier Gabernet y que gracias a él y a esta investigación salió por fin a la luz. Obsérvese la cara de sorpresa, alegría y añoranza, tal vez por su fiel animalito que asomaba la cabeza por la ventana del coche (no soy traductor de pensamientos, tan solo es lo que creo que está reflejando Carlos al mirar la foto). Estuvimos un ratazo hablando de muchas cosas. A la antigua, como solía ocurrir en las tiendas de surf antes de la llegada del ciberespacio, ahora ya se ve menos, el concepto de tienda de surf no como lugar únicamente de compra, sino de adquisición de conocimiento, de charlas y debates. Gracias Carlos.

Y Carlos que llevaba grabada la ola de los comienzos en su camiseta, me acogió con cariño e ilusión. Y yo además le traje un regalo. Una foto que había estado oculta 33 años en un álbum de fotos en la otra parte de la península. Una foto en la que sale él, su coche y su perra. Una imagen que volvía al lugar de origen, donde se había tomado, Cantabria: Casa Lola. Una foto tomada por el pionero malagueño Javier Gabernet y que gracias a él y a esta investigación salió por fin a la luz. Obsérvese la cara de sorpresa, alegría y añoranza, tal vez por su fiel animalito que asomaba la cabeza por la ventana del coche (no soy traductor de pensamientos, tan solo es lo que creo que está reflejando Carlos al mirar la foto). Estuvimos un ratazo hablando de muchas cosas. A la antigua, como solía ocurrir en las tiendas de surf antes de la llegada del ciberespacio, ahora ya se ve menos, el concepto de tienda de surf no como lugar únicamente de compra, sino de adquisición de conocimiento, de charlas y debates. Gracias Carlos.

Carlos Beraza (junto a Merodio) fueron de los primeros shapers de España, hicieron y comercializaron tablas en un tiempo cuando no había tiendas de surf en todo el país. Por entonces, el problema fundamental de la expansión del surf era la carestía de tablas. Todo un reto de imaginación y pericia el fabricarlas con la precariedad de materiales de calidad. He aquí a Beraza mostrando algunas reliquias de los comienzos. Todas los jueves podéis escuchar su predicción del mar en el programa de radio dirigido y presentado por Roberto Flores, Hemisferio Surf, a través de internet.

Carlos Beraza (junto a Merodio) fueron de los primeros shapers de España, hicieron y comercializaron tablas en un tiempo cuando no había tiendas de surf en todo el país. Por entonces, el problema fundamental de la expansión del surf era la carestía de tablas. Todo un reto de imaginación y pericia el fabricarlas con la precariedad de materiales de calidad. He aquí a Beraza mostrando algunas reliquias de los comienzos. Todas los jueves podéis escuchar su predicción del mar en el programa de radio dirigido y presentado por Roberto Flores, Hemisferio Surf, a través de internet.

Bueno, y llegó la hora. Embarcadero, día azul, travesía Santander-Somo. El autobús del mar. Un viajecito marinero y refrescante. Popa dejando atrás Santander.

Y llegó la hora. Embarcadero, día azul, travesía Santander-Somo. El autobús del mar. Un viajecito marinero y refrescante. Popa dejando atrás Santander.

Proa mirando hacia Somo, allí nos están esperando Zalo y Laura. ¡Qué emoción! Una cosa es el ciberespacio y otra vernos en persona. ¿Cómo será el encuentro?

Proa mirando hacia Somo, allí nos están esperando Zalo y Laura. ¡Qué emoción! Una cosa es el ciberespacio y otra vernos en persona. ¿Cómo será el encuentro?

Pues maravilloso. No hay otra palabra mejor.

Pues maravilloso. No hay otra palabra mejor.

Frente a la isla de Santa Marina, una de las mejores olas de Cantabria, rodeados de salitre. Zalo me lleva de viaje al tiempo primordial. Antes habíamos estado en la tienda X-peedin de Somo, fundada por Zalo y Laura en los 70, y que hacía poco habían traspasado, para llevar una vida más relajada en su casa de campo. Zalo y Laura desde aquella tienda dieron un impulso fundamental al surf, la organización de campeonatos, construcción de tablas y un largo etcétera que todos en la región saben de sobra.

Frente a la isla de Santa Marina, una de las mejores olas de Cantabria, rodeados de salitre. Zalo me lleva de viaje al tiempo primordial. Antes habíamos estado en la tienda Xpeedin de Somo, fundada por Zalo y Laura en los 70, y que hacía poco habían traspasado, para llevar una vida más relajada en su casa de campo. Zalo y Laura desde aquella tienda dieron un impulso fundamental al surf, la organización de campeonatos, construcción de tablas y un largo etcétera que todos en la región saben de sobra.

Paisajes de ensueño.

Paisajes de ensueño.

Zalo y Laura nos llevan a Casa Lola, bueno, los restos de aquel lugar, la primera estructura industrial de fabricación y venta de tablas en España (las Santa Marina, Jeronimo y Geronimo surfboards). Casa Lola —fundada inicialmente por Íñigo Letamendía, Raúl Dourdil, J.M. Merodio y Carlos Beraza (luego se uniría Zalo Campa), en los varios años de existencia durante los 70— se convirtió en un lugar de peregrinación de numerosos surfistas nacionales y del extranjero. Un lugar cosmopolita donde se compartían experiencias y conocimiento. Alegrías y diversión también, cómo no. Muchos viajeros fueron acogidos aquí, a pasar una noche o largas temporadas en el caso de shapers australianos, americanos o sudafricanos, que ayudaban en la fabricación de tablas. Del lugar original solo se conserva íntegramente la pista de tenis, como se ve en la foto, el resto es todo nuevo. El viejo caserío Casa Lola, se convirtió en el chalet que se ve arriba.

Zalo y Laura nos llevan a Casa Lola, bueno, los restos de aquel lugar, la primera estructura industrial de fabricación y venta de tablas en España (las Santa Marina, Jeronimo y Geronimo surfboards). Casa Lola —fundada inicialmente por Íñigo Letamendía, Raúl Dourdil, J.M. Merodio y Carlos Beraza (luego se uniría Zalo Campa), en los varios años de existencia durante los 70— se convirtió en un lugar de peregrinación de numerosos surfistas nacionales y del extranjero. Un lugar cosmopolita donde se compartían experiencias y conocimiento. Alegrías y diversión también, cómo no. Muchos viajeros fueron acogidos aquí, a pasar una noche o largas temporadas en el caso de shapers australianos, americanos o sudafricanos, que ayudaban en la fabricación de tablas. Del lugar original solo se conserva íntegramente la pista de tenis, como se ve en la foto, el resto es todo nuevo. El viejo caserío Casa Lola, se convirtió en el chalet que se ve arriba.

Zalo Campa con el trofeo de Campeón de España junior, ganado en 1971.

Zalo Campa con el trofeo de Campeón de España junior, ganado en 1971.

Trofeo en bronce que pesa lo suyo. La SNS (Sección Nacional de Surf) dirigida entonces por Pedro Martínez-Albornoz se lo tomaba en serio. En años posteriores se hicieron ya en madera. Entre 1981 y 1985, el destino llevaría a Zalo a ser el presidente de la SNS.

Trofeo en bronce que pesa lo suyo. La SNS (Sección Nacional de Surf) dirigida entonces por Pedro Martínez-Albornoz se lo tomaba en serio. En años posteriores se hicieron ya en madera. Entre 1981 y 1985, el destino llevaría a Zalo a ser el presidente de la SNS.

Inscripción en el trofeo auténtico.

Inscripción en el trofeo auténtico.

Zalo y Laura nos recibieron en su casa de maravilla. Ambos guardan numerosos documentos de la época. Aquí algunos recortes guardados por Laura.

Zalo y Laura nos recibieron en su casa de maravilla. Ambos guardan numerosos documentos de la época. Aquí algunos recortes guardados por Laura.

Archivo de Laura.

Archivo de Laura.

Archivo de Zalo. Campeonato en Somo, años 70.

Archivo de Zalo. Campeonato en Somo, años 70.

Zalo en la derecha de Santa Marina. En los primeros años del circuito nacional los cántabros dominaron.

Zalo en la derecha de Santa Marina. En los primeros años del circuito nacional los cántabros dominaron.

Y con la miel en los labios y con ganas de habernos quedado más tiempo, tras horas de conversación y bonitas sensaciones había que volver al embarcadero para tomar la última lancha a Santander. Zalo y Laura nos despiden mientras nos alejamos mar adentro. Gracias Zalo, gracias Laura.

Y con la miel en los labios y con ganas de habernos quedado más tiempo, tras horas de conversación y bonitas sensaciones había que volver al embarcadero para tomar la última lancha a Santander. Zalo y Laura nos despiden mientras nos alejamos mar adentro. Gracias Zalo, gracias Laura.

Y uno se vuelve meditabundo mientras cruza el mar, reconfortado por haber conocido a gente maravillosa y lugares inolvidables, masajeado por una sensación extraña y reparadora al mismo tiempo, la de haberse llenado de recuerdos que nunca vivió, pero que de tanto pensar en ellos parecen como si realmente uno hubiera estado allí de verdad. Tras este viaje a Cantabria y al tiempo de los comienzos, una nueva vida se inició en el por entonces proyecto en construcción La Historia del Surf en España, hoy ya, después de esfuerzo y dificultades, un libro consolidado con luz propia. Quizá pueda el lector del libro darse cuenta (no lo sé porque no tengo la perspectiva adecuada como autor) que gracias a estos encuentros, la generosidad y el cariño de la gente que te ayudaron a llegar a buen puerto, la obra es un homenaje a aquellos que vivieron y dieron vida al surf en sus comienzos, hoy todos ellos reunidos en una sola obra y convertidos en personajes de la historia social del deporte en España.

Y uno se vuelve meditabundo mientras cruza el mar, reconfortado por haber conocido a gente maravillosa y lugares inolvidables, masajeado por una sensación extraña y reparadora al mismo tiempo, la de haberme llenado de recuerdos que nunca viví, pero que de tanto pensar en ellos parecen como si realmente uno hubiera estado allí de verdad. Tras este viaje a Cantabria y al tiempo de los comienzos, una nueva vida se inició en el por entonces proyecto en construcción La Historia del Surf en España, hoy ya, después de esfuerzo y dificultades, un libro consolidado con luz propia. Quizá pueda el lector del libro darse cuenta (no lo sé porque no tengo la perspectiva adecuada como autor) que gracias a estos encuentros, la generosidad y el cariño de la gente que te ayudaron a llegar a buen puerto, la obra es un homenaje a aquellos que vivieron y dieron vida al surf en sus comienzos, hoy todos ellos reunidos en una sola obra y convertidos en personajes de la historia social del deporte en España. Daniel Esparza (Olo Surf History)

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

 

ASÍ SE HIZO LHSE (I): EN BUSCA DE ÍÑIGO LETAMENDÍA Y OTRAS OSADÍAS


¡Patas arriba, esto es un atraco! Ponte a revisar todo el libro. Fase final de corrección. Uno acaba hasta los papeles.

¡Patas arriba, esto es un atraco! Ponte a revisar todo el libro. Fase final de corrección. Uno acaba de surf, hasta los papeles.

La Historia del surf en España (LHSE) es el primer libro de historia que trata en su conjunto los comienzos y consolidación del surf en España. Han sido muchos años de ratilla de biblioteca, hemeroteca, oficina, entrevistas, vorágine de llamadas telefónicas, mensajes electrónicos, videoconferencias y lo mejor de todo: los viajes. En esta sección de “Así se hizo LHSE” se pretende sacar a la luz la intrahistoria del libro, aquello que no aparece en la obra y que quizá sea lo más atractivo para el que investiga y suda la camiseta en el silencio de los codos hincados, ese momento prodigioso en el que uno abandona su incómoda silla chillona, se pone sus zapatos zapatosos y sale a recorrer el mundo mundoso: así es, el trabajo de campo, la salida al salitre, el contacto directo con los protagonistas, con los escenarios primordiales de los comienzos. 

 A través de imágenes tomadas en esos viajes, y que no tienen que ser necesariamente de surf, se describirán meditaciones y momentos interesantes para el que aquí suscribe, un servidor, con el mejor de mis deseos para los que pudiendo hacer tantas cosas en la vida, se han puesto a leer esto, todo un mérito. A diferencia del libro con un lenguaje más académico y riguroso, aquí uno se quita la camiseta al viento y se libera con un “de tú a tú”, sin pequeñeces. Hoy será Gipuzkoa, pasado Cantabria, otro día Gran Canaria, otro Málaga, otro Bizkaia, otro Barcelona. Mientras uno tenga energía y ganas de contar cosas de mar y olas… popa en vela a todo viento, que es casi lo mismo. He aquí el primer capítulo de una serie de viajes que fueron importantes para completar el libro. Éste que aquí se describe ocurrió a finales de junio de 2011.

En Málaga nací y crecí, pero ahora vivo “tó lejos”, en un lugar en medio del continente. La alegría de volver a ver el mar hay que vivirla, no se cuenta. Y de repente estamos en San Sebastián. Foto desde la habitación del hotel Avenida, finales de junio de 2011. Veo la Concha ahí en medio que parece un lago suizo, y me vienen a la mente los hermanos Arteche. En esa playa se probaron las primeras tablas caseras de Guipuzcoa, allá por 1964. Hecha la foto, me voy a la calle a recorrer la ciudad de pe a pa.

En Málaga nací y crecí, pero ahora vivo “tó lejos”, en un lugar en medio del continente. La alegría de volver a ver el mar hay que vivirla, no se cuenta. Y de repente estamos en San Sebastián. Foto desde la habitación del hotel Avenida, finales de junio de 2011. Veo la Concha ahí en medio que parece un lago suizo, y me viene a la mente los hermanos Arteche. En esa playa se probaron las primeras tablas de surf caseras de Gipuzkoa, allá por 1964. Hecha la foto, me voy a la calle a recorrer la ciudad de pe a pa.

Caminata preciosa por la Concha, el puerto y de repente uno llega al fondo del fondo, al acuario de Donosti. Un descenso a las profundidades. Es tremendo, pero claro, uno se pone a pensar y se pregunta si no estaría mejor ese enorme animalito por ahí en el mar abierto.

Caminata preciosa por la Concha, el puerto y de repente uno llega al fondo del fondo, al acuario de Donosti. Un descenso a las profundidades. Es tremendo, pero claro, uno se pone a pensar y se pregunta si no estaría mejor ese enorme animalito por ahí en el mar abierto.

Hablando de animales, en la otra punta of the city Anoeta. Nadie es perfecto. ¿Qué maldición me habrán echado, que naciendo a mil kilómetros al sur, en la parte opuesta de la península, uno se hizo de la Real? Pero ya estoy curado.

Hablando de animales, en la otra punta of the city, Anoeta. Nadie es perfecto. ¿Qué maldición me habrán echado, que naciendo a mil kilómetros al sur, en la parte opuesta de la península, uno se hizo de la Real? Pero ya estoy curado.

He aquí los pecadores, mis amigos: Arconada, López Ufarte, Zamora, Satrústegui y demás a los que solía ver cada año en la Rosaleda (solo iba a ver a la Real, el resto me daba igual), y los problemas que me daban cuando marcaban. “Niño, te vamos a cortar la mano”, me decían mis paisanos malacitanos cuando yo saltaba de alegría gritando Gooooool. Mi padre amortiguaba los insultos: “Illo, dejadlo tranquilo que es un niño y no sabe lo que dice, joé”. La Real era la Real.

He aquí los pecadores, mis amigos: Arconada, López Ufarte, Zamora, Satrústegui y demás a los que solía ver cada año en la Rosaleda (solo iba a ver a la Real, el resto me daba igual), y los problemas que me daban cuando marcaban. “Niño, te vamos a cortar la mano”, me decían mis paisanos malacitanos cuando yo saltaba de alegría gritando Gooooool. Mi padre amortiguaba los insultos: “Illo, dejadlo tranquilo que es un niño y no sabe lo que dice, joé”. La Real era la Real. Foto tomada en el museo de la Real.

En San Sebastián uno se puede ir de pintxos o de copas. He aquí un ejemplo de lo segundo, las dos de Liga que ganó la Real a principio de los 80.  Todavía hay gente que daría positivo en un control por el efecto de éstas.

En San Sebastián uno se puede ir de pintxos o de copas. He aquí un ejemplo de lo segundo, las dos de Liga que ganó la Real a principio de los 80. Todavía hay gente que daría positivo en un control por el efecto de éstas. Foto tomada en el museo.

Donde dice Bravo yo veo Arconada.

Donde dice Bravo yo veo Arconada. Foto tomada en el vestuario de Anoeta.

Anoeta... yo qué sé... como en los tiempos de Atocha... eso sí que eran encerronas.

Anoeta… yo qué sé… como en los tiempos de Atocha… eso sí que eran encerronas. 

Rueda de prensa tontuna. “Dejo el furbo”. Un exitazo, no había nadie en la sala.

Rueda de prensa tontuna. “Dejo el furbo”. Un exitazo, no había nadie en la sala.

Fin del día, mañana a buscar a Letamendía.

Fin del día, mañana a buscar a Letamendía.

Vamos a ver, esto hay que explicarlo. Viajo con mi mujé. Si le digo que vamos en busca de un surfista histórico, y no de relax a ver mundo, igual lo que se me cae es el planeta a mí. No pasa ná, vamos a Guetaria para despistar, y luego decimos, ¿por qué no vamos a Zarautz, que está aquí al lao y dicen que está bien?

Vamos a ver, esto hay que explicarlo. Mejor no. Si nos vemos, y me preguntas, igual te cuento y  ya lo vamos viendo, pero lo cierto es que antes de Zarautz (donde está Íñigo), había que pasar  primero por Guetaria, para despistar.

Claro, que tampoco es casualidad lo de Guetaria, hay algo allí también. Ahí nació Juan Sebastían Elcano que acabó convirtiéndose en el capitán de la expedición de Magallanes y el primero en dar la vuelta al mundo con los 17 sobrevivientes. He aquí el comienzo del libro La Historia del Surf en España: de Magallanes a los años 80. Los españoles fueron los primeros europeos en navegar el Pacífico y la Polinesia. ¿Fueron por tanto los primeros en contemplar el surf? A leer el libro, todo el mundo a leer.

Claro, que tampoco es casualidad lo de Guetaria, hay algo allí también. Ahí nació Juan Sebastían Elcano que acabó convirtiéndose en el capitán de la expedición de Magallanes y el primero en dar la vuelta al mundo con los otros 17 sobrevivientes. He aquí el comienzo del libro La Historia del Surf en España: de Magallanes a los años 80. Los españoles fueron los primeros europeos en navegar el Pacífico y la Polinesia. ¿Fueron por tanto los primeros en contemplar el surf? Es una pregunta. A leer el libro, todo el mundo a leer. 

Esos Rodaballos bien puestos, vuelta y vuelta y pá dentro.

Esos Rodaballos bien puestos. Dile tú a uno de estos que no.

¿Quién iba a decir que aquí en Guetaria exactamente se rodaría parte de la película más taquillera de la historia del cine español: 8 apellidos vascos.

¿Quién iba a saber que aquí en Guetaria  se rodaría poco después parte de la película más taquillera de la historia del cine español: 8 apellidos vascos? 

El plan va bien. Ya estamos en Zarautz. Y caminando por el paseo uno dice, mira una tienda Pukas, voy a preguntar a ver. Por cierto, se me ha olvidado decirlo. Íñigo no tiene ni idea de que existo. Todo es pura improvisación. Me paso por la tienda, preguntó por él, no está, lo llaman a su casa, habló con él, “quién será el pesao este”, lo leo en su voz. Pero como he venido de “tó lejos”, lo saco del sofá, se coge la bici y...

El plan va bien. Ya estamos en Zarautz. Por cierto, Íñigo Letamendía no tiene ni idea de que existo. Todo es pura improvisación. Me paso por su tienda Pukas, preguntó por él, no está, lo llaman por teléfono a su casa, habló con él, “quién será el pesao este”, lo leo en su voz. Pero como he venido de “tó lejos”, lo saco del sofá, se coge la bici y…

...mientras llega, me da tiempo a ver desde fuera el restaurante de Arguiñano y mirar la playa lluviosa desde el paseo. Me quedo mirando y me digo en plural: “Aquí se celebraron los primeros campeonatos de la historia del surf en España”. Aquellos legendarios que organizaba Nito Biescas, y que tantos buenos recuerdos traen a los que participaron, por el gran ambiente que se formaba, más bien como congreso, que como campeonato, lo importante era reunirse, conocerse, celebrar el surf, sin más. El todo”.

…mientras llega, me da tiempo a mirar desde fuera el restaurante de Arguiñano y contemplar la playa lluviosa desde el paseo. Me quedo mirando y me digo en plural: Aquí se celebraron los primeros campeonatos de la historia del surf en España. Aquellos legendarios que organizaba Nito Biescas, y que tantos buenos recuerdos traen a los que participaron, por el gran ambiente que se formaba, más bien como congreso que como campeonato, lo importante era reunirse, conocerse, celebrar el surf, sin más. De hecho pregunto por Nito, en la oficina de turismo, y me dicen que ya no está, pero que se acuerdan perfectamente de él. Grandes tiempos que no vuelven más.

... y míralo, en un pis pas aparece Íñigo con la bici. ¿Qué tal? ¿Qué tal? Al verme se dice así mismo, “bien, menos mal, no parece tan friki”, se lo leo en sus ojos. Hablemos de historia. Le pregunto cosas, le enseño fotos antiguas, me cuenta una pechá de cosas. Las apunto. Gracias Íñigo.

... y por fin, ha llegado el momento,  en un pis-pas aparece Íñigo con la bici. ¿Qué tal? ¿Qué tal? Al verme se dice a sí mismo, “bien, menos mal, éste no parece tan friki”, se lo leo en sus ojos (pero a lo mejor soy mal traductor). Hablemos de historia. Le pregunto cosas, le enseño fotos antiguas, me cuenta una pechá de recuerdos. Los apunto. Misión cumplida, no todos los días alguien que viene de “tó lejos” se encuentra con Íñigo Letamendía y aprende cosas. Gracias Íñigo.

De repente aparecen Adur Letamendía e Ibón Amatriain. Cosas que pasan si estás por allí. La primera vez que oí hablar de Ibón fue en 1990 en el 3sesenta n. 15 cuando se fueron a Hawái y publicaron un reportaje que era (por entonces) como ir a la luna. Y ellos unos dioses. Entre tamañeros un servidor tó contento.

Pero aún hay más. De repente aparecen Adur Letamendía e Ibón Amatriain. Cosas que pasan si estás por allí. La primera vez que oí hablar de Ibón fue en 1990 en el 3sesenta n. 15 cuando se fueron a Hawái y publicaron un reportaje que era (por entonces) como ir a la luna. Y ellos unos dioses. Entre tamañeros un servidor tó contento.

Aquí Adur repetido: mirando a la cámara, y en la señora ola, que vaya usted a cogerla si puede... al final le alcanzó y tiene mérito el revolcón. Buena charla inspiradora.

Aquí Adur repetido: mirando a la cámara por una parte, y por otra en la señora ola, que vaya usted a cogerla si puede… al final le alcanzó y tiene mérito el revolcón. Buena charla inspiradora.

Y ya, uno se va al hotel y se baja al acantilado a despedirse: “Un hombre, cualquier hombre, vale más que una bandera, cualquier bandera”. Frase de Eduardo Chillida que se te viene a la mente con los ojos puestos en la mar océana.

El peine del viento o el símbolo del Euro, hay que analizarlo.

Y colorín colorado este viaje no ha acabado.

CONTINUARÁ…

©Fotos: Daniel Esparza

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon (www.amazon.es)

Un libro para deportistas y amantes de la historia. A la venta solo en Amazon.es

Javier Arteche: Surfer Histórico


Javier Arteche en 1990. Foto: Álvaro Ondain.

Javier Arteche en 1990. Foto: Álvaro Ondain.

Los comienzos del surf en Guipuzcoa están relacionados con la familia Arteche Gorostegui. Iñaki, el hermano mayor, decidió experimentar con la fabricación de tablas tras leer un reportaje de surf de la revista Selecciones, que era la versión española de la revista norteamericana Reader’s Digest. Era el año 1964. El primero que se le unió al arte de montar las olas fue su hermano Javier, y comenzaron a ir juntos a la Concha en San Sebastián, y también a Zarautz con aquellos armatostes (tablas de surf) en los entonces Ferrocarriles Vascongados, con bronca asegurada de los revisores que no entendían qué eran esas enormes “palas”. Pero el surf ya era surf antes de ser surf, entiéndase sin marketing mediante, pues ni siquiera ellos sabían exactamente que era eso, más lo hacían con pasión en un estadio primitivo, pero divertido.

Javier, con la tabla fabricada por su hermano.

Javier, con una tabla fabricada por su hermano en 1970.

Iñaki Arteche hace poco.

Javier Arteche hace poco, con una tabla OPA, hecha por él mismo.

Iñaki dejó pronto la práctica del surf, pero Javier siguió erre que erre y en pocos años se convirtió en el primer campeón de surf de España no oficial. ¿No oficial? Sí, no oficial. Aquel campeonato organizado por Nito Biescas, celebrado en Zarautz en agosto de 1969, fue el primer campeonato donde se dieron cita los mejores surfistas del momento (participaron 36), pero sin el auspicio todavía de la primera estructura federativa de surf en España (Sección Nacional de Surf), que aunque constituida ya, no sería reconocida por la DNEFD (Delegación Nacional de Educación Física y Deportes) hasta el mes de diciembre de ese mismo año.

Javier en competición, detrás remando Íñigo Letamendía.

Javier en competición, detrás remando Íñigo Letamendía.

Aquel campeonato del 69 lo ganó con una tabla Atlantis, comprada en Hendaya y que acorde con los nuevos tiempos que se avecinaban, era más corta de lo habitual, algo que llamó la atención de la mayoría de participantes, con tablas más largas. Representó a España en las primeras competiciones internacionales de surf en las que este país participó. En 1969 fue seleccionado como primer suplente en el campeonato de Europa de Jersey.

Javier en la playa de la Concha (Donosti) en 1967, con una tabla hecha por su hermano Iñaki.

Javier en la playa de la Concha (Donosti) en 1967, con una tabla hecha por su hermano Iñaki.

En 1970 y 1971 participó en el clásico: España-Francia. En 1972 fue seleccionado junto a otros 7 representantes para el europeo de Lahinch (Irlanda). En el puerto de Bilbao embarcaron en el SEAT 600 de Estanis Escauriaza: el dueño del coche, Íñigo Letamendía, Jon Susaeta y Arteche.  En otro coche proveniente de Santander, vino la parte cántabra: Pedro Rodriguez Parets, Rafa Fiochi, Juan Bosco de la Mora y Teja.  Aquel campeonato se suspendió por falta de olas en las semifinales, pero el viaje fue una aventura que les llevó a conocer paisajes y olas de ensueño, como el Spanish Point. Fue allí en ese lugar simbólico de la historia universal, fuera ya de competición, donde alcanzaron el éxtasis surcando olas impresionantes, bajo los restos de los navíos hundidos de la Armada Invencible. ¿De la Armada Invencible? Sí, de la Armada Invencible.

Javier a principios de los 70.

Javier a principios de los 70.

En el ámbito académico es probablemente la tesina que realizó Arteche en su carrera de empresariales la primera en España que se enfocó en el negocio del surf. Olo Surf History quiere reconocer con este breve reportaje la labor de Javier Arteche y su contribución destacada en la historia del surf.

Arteche en otoño de 2014 en Karramarro. Foto: Gabi  Aymat.

Arteche en otoño de 2014 en Karramarro. Foto: Gabi Aymat.

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon.es

El primer libro sobre la historia del surf en España. A la venta solo en Amazon.es

AMADOR RODRÍGUEZ: SURFER HISTÓRICO


Amador Rodríguez a finales de los 60 con la Barland blanca que Jesús Fiochi vendió al asturiano y amigo de Amador, Jorge Pestaña.

Amador Rodríguez a finales de los 60 con la Barland blanca que Jesús Fiochi vendió al asturiano y amigo de Amador, Jorge Pestaña.

Hay una cosa segura, que dos personas fueron testigo de los comienzos del surf en Asturias: sus protagonistas. Ni más ni menos que Félix Cueto, constructor de las primeras tablas rústicas; y Amador Rodríguez. Este último fue el primero en hacer surf, si por surf se entiende todo el contexto que entraña la siguiente expresión: “¡Coño, eso es el surf!”, palabras de emoción de Félix Cueto cuando allí en el agua observó entusiasmado como de repente Amador se ponía de pie en la tabla siguiendo a toda mecha la pared de la ola (y no partiendo de la espuma como hasta entonces habían hecho). Ambos eran adolescentes y ambos en la playa de Salinas descubrieron esa sensación extraordinaria que te acompaña ya para toda la vida, y que a buen entendedor pocas palabras bastan.

Amador Rodríguez con el trofeo de otorgado por la SNS de campeón de la zona asturiana (1972).

Amador Rodríguez en la actualidad con el trofeo otorgado por la SNS de campeón de la zona asturiana (1972).

Amador Rodríguez es un histórico del surf no solo por esta relación especial con la génesis de este deporte en Asturias (aunque él le da todo el mérito a Félix), sino porque además fue una figura clave en la consolidación del surf en dicha región, hoy Comunidad Autónoma. Como organizador fue miembro fundador de la sección de surf del Grupo de Cultura Covadonga (primera estructura organizada del surf en Asturias, y probablemente de España), del que sería su delegado durante tres años. Ya en los 70 fue durante algunos años delegado de la zona asturiana en la SNS (Sección Nacional de Surf, dependiente de la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes), desde donde organizó junto a otros, pruebas del campeonato de España y pruebas clasificatorias para dicho campeonato nacional.

Como surfista participó en varios campeonatos. Su mejor resultado fue el primer puesto regional de la zona asturiana (en 1972), clasificatorio para el campeonato de España. Pero sobre todo viajó por todo el norte de España y entabló contacto con toda la flor y nata del surf español de la época, de la que él mismo formaba parte: Raúl Dourdil, Javier Arteche, hermanos Fiochi, Antonio Uriarte, Félix Zulaica, Nito Biescas, Goyo Iturregui, Meco, Máximo Sosa, Zalo Campa, José Manuel Merodio, Carlos Beraza, Román Álvarez, Carlos García (el escayolista), Jon Susaeta, Íñigo Letamendía, hermanos Gandarias, y otros tantos que no por no ser citados ahora significa que sean menos importantes.

Olo Surf History quiere así reconocer, al igual que otros lo han hecho ya, la labor de Amador Rodríguez, y situarlo en un lugar destacado de la historia y los orígenes del surf en Asturias, como no puede ser de otra manera .

Amador circa 1970

Amador circa 1970. Salinas.

Grupo de Gijón. Amador sentado, segundo por la derecha.

Grupo de Gijón. Amador sentado, segundo por la derecha.

TESOROS DEL MEDITERRÁNEO: Mike Tabeling descubre a Pepe Almoguera


Tabla de la marca Acacias en 1976, de surfari en Portugal (acantilado de Ericeira).

Tabla de la marca Acacias en 1976, de surfari en Portugal (acantilado de Ericeira).

Es por todos conocido que aquello que tocaba Pepe Almoguera lo llevaba a la máxima precisión y elegancia. Este pionero del surf que nos trajo el arte de montar las olas a Málaga cuando era adolescente, fue el primer shaper “Made in Mediterranean” de la historia. Ante la carestía de tablas en toda la provincia y más allá -pues por entonces no había tienda alguna de surf en toda la extensa Iberia- Pepe inventó la marca Acacias, que no era más que la materialización de una necesidad: hacerse sus propias tablas para salir a la mar. Heredando el arte de su padre Julián -carpintero de rivera allí donde los haya- aquellas “nuevas embarcaciones” que servían para surcar las olas, no estaban pensadas para la venta inmediata. Pepe las usaba durante un tiempo y cuando construía otra mejor, solía prestar o vender la anterior a sus amigos del Málaga Surfing Club (MSC), fundado en 1974, del que Pepe fue su alma mater. Una de esas tablas viajó al Cantábrico en un surfari esperanzador de olas aseguradas. La llevó Toño Gutiérrez Espejo, amigo de Pepe y miembro del MSC (Pepe no viajó).

Todo ocurrió en una conocida playa del País Vasco, en un día resplandeciente de olas cristalinas, donde se congregaba en el agua la flor y nata de entonces, años 70, en un ambiente de multitud pero sin masificación. Toño al salir del agua notó que junto a él salía otro, sin duda extranjero. Y allí, de pie en la orilla, aquel americano le pidió echarle un ojo a aquella llamativa tabla que había estado observando en el pico sin que Toño se diera cuenta. Estaba extasiado (el americano), mientras acariciaba las curvas no paraba de decir que esa tabla tenía unas líneas perfectas. “¡La quiero, te la compro!”, le dijo. “No”, respondió Toño. Insistió aquél, pero no había nada que hacer, se fue frustrado, pensando en cómo hubiera sido surfear con aquella misteriosa tabla fabricada en el Mediterráneo. Aquel surfer, alto y fibroso, rubio y de ojos claros -el estereotipo de surfer californiano si no supiéramos que era de Florida- era un tal Mike Tabeling, uno de los surfistas más conocidos del mundo por entonces, portada de Surfer, fabricante de tablas y dueño de su propia marca de tablas que llevaba su nombre.

Pepe estaba en Málaga, sin saber lo que estaba ocurriendo. Y lo que demuestra esta historia es que el resto del mundo tampoco sabía lo que estaba pasando en ese lugar recóndito del Mediterráneo llamado Pedregalejo. He aquí un hombre, un artista, un tesoro escondido: Pepe Almoguera, cuya obra llamó la atención a primera vista de alguien que también era lo que era, y además reconocido en todo el mundo. Pepe y Mike, Mike y Pepe, dos destinos opuestos (pero no contrarios) de una misma ola que se cruzaron sin verse en aquel verano de mil novecientos setenta y pico. Desafortunadamente, ambos nos dejaron el año pasado. Hoy mismo se cumple un año de la marcha de Almoguera, y Olo Surf History ha querido homenajear con esta anécdota histórica, a nuestro tesoro del mar de Alborán, y de paso, a ese gran surfista norteamericano. Los dos ahora, en el Olimpo de las olas perfectas.  (Daniel Esparza).

Mike Tabeling por aquel entonces.

Mike Tabeling por aquel entonces.

PIONERO FIOCHI: 50 AÑOS DE SURF


Jesús Fiochi en el Sardinero, 1967.

Jesús Fiochi en el Sardinero, 1967.

Hoy, 23 de marzo de 2015, se cumplen 50 años desde que Jesús Fiochi, pionero del surf en Cantabria, se lanzara al agua con una tabla de surf, “¿con una tabla de qué?”, se preguntaba la gente de entonces desde el paseo. Agua fría, sin neopreno, mar revuelto: “ese hombre debe estar loco”, seguían diciendo en el paseo unos y otros. “¿Pero qué necesidad tiene de meterse en el mar con esas olas, tiritando, que se lo va a llevar la corriente”. Todos estos comentarios, como es lógico, son elucubraciones de un día significativo para la historia. Aquel día no fue uno cualquiera en el Sardinero, fue el día en el que comenzó el surf. Desde entonces numerosos jóvenes de Santander -muchos de ellos que ya practicaban el planking  con esas tablillas de madera con las que se deslizaban tumbados en las olas- fueron uniéndose al arte de montar las olas, y no ha parado de crecer hasta nuestros días. 

                     OLO SURF HISTORY quiere felicitar a Jesús en este día tan señalado.

Jesús Fiochi hoy mismo (23.3.2015) entrando en el Sardinero 50 años después de su hazaña. Foto: Escuela de Surf Sardinero

Jesús Fiochi hoy mismo (23.3.2015) entrando en el Sardinero 50 años después de su hazaña. Foto: Escuela de Surf Sardinero

Conoce tu historia. A la venta solo en Amazon.es

Más información sobre los comienzos del surf en España en: LA HISTORIA DEL SURF EN ESPAÑA. A la venta solo en Amazon.es

UNA CALLE PARA PEPE ALMOGUERA


Pepe Almoguera, padre del surf en Málaga y presidente de la Liga de Jábegas, fallecido inesperadamente en abril de 2014. Foto: Daniel Esparza

Pepe Almoguera, padre del surf en Málaga y presidente de la Liga de Jábegas, fallecido inesperadamente en abril de 2014. Foto: D. Esparza

Aunque lo normal sería que la ciudad de Málaga dedicara automáticamente una calle a Pepe Almoguera por su destacado papel en la historia social de Málaga —esa que hacen las gentes, la que desafía el tiempo, surge de sí misma y conmueve las almas— parece que hay que atravesar por este trámite de las firmas. No hace falta decir desde OLO SURF HISTORY que Pepe Almoguera, hombre de mar donde los haya, pionero de pioneros, es el padre del surf en Málaga, mar de olas incomprensibles que Pepe convirtió en pasión y llevó más allá de los límites, hoy convertido en una de las historias más sorprendentes e inspiradoras de la historia social del deporte. Además de navegante y constructor de embarcaciones (heredando el arte de su padre Julián), impulsó la creación de la Liga de Jábegas, regatas de remo en las más tradicionales embarcaciones de Málaga, que rebosan las playas de color y ánimo cuando llega el verano. Si hoy el deporte ocupa el papel más destacado de las sociedades modernas, y Pepe Almoguera ha sido no solo impulsor determinante, sino pionero de deportes marinos en una de las ciudades más bellas junto al mar, entonces es esta misma ciudad la que debe recordar su nombre para que resuene y siga inspirando a paisanos y foráneos de hoy y de tiempos venideros. La ola que Pepe nos trajo a todos, sigue rompiendo libre.   [Daniel Esparza]

  Una calle para Pepe Almoguera. Puedes firmar aquí y extenderlo a otros: https://www.change.org/p/ayuntamiento-de-málaga-conceder-el-nombre-de-pepe-almoguera-a-una-calle-del-barrio-de-pedregalejo-o-el-palo-en-málaga?recruiter=33909336

Joe Satriani, ¿un surfer como todos?


Portada del disco, Surfing with the Alien.

Portada del disco, Surfing with the Alien.

Joe Satriani no es surfer, pero sí un reconocido compositor y guitarrista que allá por 1987, todavía un gran desconocido, tituló a su disco Surfing with the Alien, tomando para la portada a Silver Surfer, ese superhéroe que recorría el universo con su tabla surf. Esto atrajo la atención de numerosos surfers que además se dieron cuenta que su música encajaba con el surf en esa mezcla de adrenalina y espiritualidad que aportaba su música, que dicho así parece que significa algo, pero que en realidad es una muestra más de impotencia a la hora de definir la música, cualquier tipo de música, si es que existen tipos.

Lo cierto es que aquel disco tuvo un éxito enorme y dos años después sacó otro, el Flying in a Blue Dream, de más éxito que el anterior, donde el compositor le hizo un guiño a los surfers, haciendo de su single un video de imágenes espectaculares de surf para la época; y que en España solo podía ser visto desde alguna antena parabólica. Es por esta razón que numerosos videos de surf, de finales de los 80 y principios de los 90, se inspiraran en Satriani y tomaran alguno de sus temas para acompañar a las imágenes en movimiento. Se cumplen 25 años de aquello, y he aquí un enlace de aquel video, incluso hoy, difícil de encontrar.

(Aquí el video) http://www.youtube.com/watch?v=T4mLS_qqPMw

Conoce tu historia. En amazon.es
Conoce tu historia. En amazon.es

Pioneros del Mediterráneo: Pepe Almoguera y Dorian Paskowitz


Dorian Paskowitz en el Mediterráneo oriental, y Pepe Almoguera en el occidental, son los pioneros del surf en dos orillas opuestas de un mismo mar. Mientras en Israel la génesis del surf está relacionada con la influencia directa de un norteamericano (Dorian), en Málaga los comienzos surgieron de manera espontánea y cuasi-endógena, pues surgió de forma casera y rudimentaria (Pepe).

Dorian Paskowitz, ciudadano norteamericano es considerado el pionero del surf en Israel, cuando en 1956 llevó seis tablas de surf para incorporarlo al equipo de rescate de los socorristas en la playa de Tel-Aviv. Llegó con la idea de crear una selección nacional de surf para competir internacionalmente, que él mismo entrenaría. Pocos años después se fundaría el primer club de surf del Mediterráneo, en Tel-Aviv.

En 1970, Pepe Almoguera, adolescente, vio una película de Hollywood en el cine Albéniz de Málaga donde aparecieron imágenes de gente haciendo surf. Pero ni en Málaga ni en toda España había una sola tienda de ese deporte del que nadie sabía su nombre, así que no tuvo más remedio que hacerse él mismo su propia tabla. Poco a poco se le fueron uniendo otros jóvenes, y cuatro años después (en 1974) se fundó el primer club de surf en activo del Mediterráneo español: el Málaga Surfing Club.

Pepe y Dorian nunca se conocieron en persona, es probable que ni siquiera supieran de la existencia el uno del otro, y sin embargo están unidos por la historia en el mérito de haber sido ellos quiénes desarrollaron el surf en orillas opuestas, desafiando a un mar insólito de olas. Desgraciadamente, ambos nos dejaron en este 2014. Sirva este breve homenaje para unir las vidas de estos grandes pioneros, amantes del mar y de toda la belleza que las olas nos puedan traer. A su memoria, a sus familiares y amigos, a todos aquellos que han soñado con sus hazañas, y a todos aquellos que no los conocieron pero quieren conocer su historia, va dedicada esta breve entrada, que no será la última (siempre será poco para ocupar el espacio que han dejado), historias que son necesarias que sigan vivas en la memoria de los que quedamos, para que las grandes hazañas que acontezcan en el futuro no hagan empalidecer el pasado.

Daniel Esparza

Almoguera a la izquierda, pionero en el Meditarráneo occidental; y Paskowitz a la derecha, pionero en el Mediterráneo oriental. Padres del surf en el Mediterráneo.

Almoguera a la izquierda, pionero en el Mediterráneo occidental; y Paskowitz a la derecha, pionero en el Mediterráneo oriental. Padres del surf en el Mediterráneo.

A la venta en Amazon.es

A la venta en Amazon.es

No es un ebook, es un libro físico, de oda la vida. A la venta amazon.es

No es un ebook, es un libro físico, de oda la vida. A la venta amazon.es

“Masito”: el primer campeón canario de surf


Máximo Sosa González, Masito, nacido en Las Palmas de Gran Canaria, comenzó a coger (cebar) sus primeras olas en 1969, con 9 años, con tablillas de madera y aletas. Con el surf propiamente dicho comenzó en 1972, junto a su amigo Juan Ignacio Barreto. Ambos destacaron muy pronto, y sobre todo Masito, en muy poco tiempo llegó muy lejos. En el verano de 1976, con solo 16 años, se convirtió en el primer canario en ganar un campeonato de España absoluto, en Cantabria. Unos meses antes, en noviembre de 1975, había dejado perplejos a los organizadores cuando en los campeonatos de España de invierno (que solían celebrarse en Canarias) con 15 años y dando la sorpresa, fue eliminando favoritos en rondas previas hasta llegar a la final y sorprender a todos, entre los que se encontraban el asturiano Román Álvarez, que había sido el campeón absoluto de España ese mismo verano de 1975, o el guipuzcoano Íñigo Letamendía. En aquella final de 1975, entre los canarios se encontraban Juan Ignacio Barreto que sería campeón de España en 1978, o Jesús Sierra (Suso), a quien Masito siempre ha considerado su “maestro” y que en los campeonatos de 1976 quedó subcampeón de España, por detrás de Masito. En 1977, Máximo Sosa, volvió a ganar el campeonato de invierno de España, celebrado en el Confital; y en 1980 ganó de nuevo el campeonato de España absoluto, celebrado en Somo (Cantabria). Fue sin duda, por su juventud y soltura, en aquellos años de mediados y finales de los 70, uno de los surfistas más destacados de España, sino el que más, al menos por los resultados obtenidos, no en vano, fue el único que consiguió ganar dos veces un campeonato de España absoluto, en 1976 y 1980[1].

Masito en el Confital, años 70. Foto: Cortesía Máximo Sosa

Masito en el Confital, años 70. Foto: Cortesía Máximo Sosa

Masito en La Cícer, en sus comienzos. Detrás en la orilla, Octavio Suárez, el polaco. Eran los comienzos de un tiempo que se tornarían gloriosos en la competición española de surf. Foto: Cortesía Máximo Sosa.

Masito en La Cícer, en sus comienzos. Detrás en la orilla, con una pana en sus manos, Octavio Suárez, el polaco. Eran los comienzos de un tiempo que se tornaría glorioso en la competición española de surf. Foto: Cortesía Máximo Sosa.

Masito sigue practicando surf. Foto: archivo Máximo Sosa

Masito sigue practicando surf. Foto: archivo Máximo Sosa

[1] Olo Surf History se refiere a aquellos campeonatos de España oficiales organizados por la Sección Nacional de Surf (SNS), que fue la primera estructura federativa de surf de la historia de España, fundada en 1969 y desaparecida en 1985.

Homenaje al surfista Julio del Val: descanse en paz


El pasado 24 de octubre, a la edad de 66 años, falleció Julio del Val Abreu, gran surfista vizcaíno, que practicó surf hasta que la salud se lo permitió. En 1980 y 1981 fue el presidente de la Sección Nacional de Surf (SNS), la primera estructura federativa de la historia del surf en España. El pasado mes de junio celebró su último cumpleaños, un homenaje de todos sus amigos, en el club de golf de Neguri. En los últimos años colaboró en la fundación del club El Pasillo (Surf Classic Club) y en numerosas actividades. “Este próximo viernes día 31 de octubre se celebrará un homenaje a las 16.00 h en el parking de Barrica para entrar al agua y acompañarle una última vez. El Responsable y portavoz de este acontecimiento será Ignacio Navarro. Con este ritual, cumpliremos el último deseo de Julito”, ha informado el club El Pasillo.

Olo Surf History quiere reconocer su labor y dedicarle este breve homenaje, nuestro pésame a familiares, amigos y aficionados al arte de montar las olas.

Julio de Val. Archivo: Surf Classic Surf El Pasillo

Julio de Val. Archivo: Surf Classic Club El Pasillo

Julio del Vall en acción. Archivo: Surf Clasicc Surf El Pasillo

Julio del Vall en acción. Archivo: Surf Classic Club El Pasillo

Julio del Vall. Archivo: Surf Clasicc Surf El Pasillo

Julio del Vall. Archivo: Surf Classic Club El Pasillo

Canarias 1970’s: el Hawái del Atlántico


Octavio Suárez Cabrera en el Confital, años 70, potente ola que atrajo y atrae todavía hoy la atención internacional. Foto: Archivo Octavio Suarez.

Octavio Suárez Cabrera en el Confital, años 70, potente ola que atrajo y atrae todavía hoy la atención internacional. Foto: Archivo Octavio Suarez.

Desde principios y mediados de los 60, cuando las costas californianas y australianas comenzaron a estar saturadas, y los medios de transporte concretamente el avión alcanzó un desarrollo determinante, numerosos surfistas de aquellos lugares levantaron el vuelo en busca de olas desiertas en Europa y África.

En este contexto, Marruecos se convirtió en una especie de meca que luego durante los 70 alcanzó su máximo apogeo de exotismo y buenas olas. Entraban por Europa, y así la península ibérica se convirtió además de zona explorable, en lugar de paso hacia la meta final, el sur de Marruecos. Pero pronto, ya desde mediados de los 60, gracias a surfistas como Peter Troy que había llegado a Canarias en 1963 y publicó un libro con la narración de sus viajes por el mundo, se corrió la voz de que frente a las costas africanas había unas islas que pertenecían a España, donde había unas olas impresionantes y el agua estaba caliente: “el Hawái del Atlántico”, se decía en todas partes. Desde entonces, muchos norteamericanos viajaban directamente en avión a las islas, en los tiempos cuando había conexión directa. Otros extranjeros, ya fueran norteamericanos, australianos, o franceses y británicos, daban el salto desde El Aaiún, que hasta 1975 fue provincia de España (Sahara Español), y había comunicación regular por barco hacia las islas. Otros zarparon desde Cádiz, en el J.J. Sister, a Gran Canaria o Tenerife.

En aquellos años de los 60 y principios de los 70, cuando la densidad de surfistas era todavía muy baja (los surfistas locales comenzaron inspirados por los extranjeros a los que les pedían las tablas), las islas eran el paraíso para todos aquellos extranjeros que encontraron la perfección de las olas, el clima, la gastronomía y la gente. Desde principios de los 70 las islas fueron también visitadas por surfistas peninsulares, a donde emigraban en invierno para huir de las frías aguas del Cantábrico y donde pasaban largas temporadas, como Íñigo Letamendía, Raúl Dourdil, Jesús Fiochi, Carlos Beraza, Zalo Campa, Javier Gabernet y otros muchos. En este escenario primordial, se produjo un extraordinario hermanamiento entre canarios y “godos” en el sentido cariñoso de la palabra.

Pero todo tiene un final, y a medida que la densidad de surfistas fue aumentando desde finales de los 70, al igual que había ocurrido en California desde los 60, el localismo poco a poco se fue expandiendo por todas partes, y muchos surfistas que habían sido asiduos durante los 70 dejaron de acudir a Canarias. Las islas, desafortunadamente, fueron pioneras en España en el fenómeno del localismo, algo que muy pronto se expandió por toda la península, y hoy ya casi por todo el mundo donde haya olas buenas.

Canarias, al igual que Hawái, debido a sus buenas olas (constantes todo el año) y la bondad del clima, soportan altas densidades de surfistas en el agua. Tanto por una cosa como por la otra, los destinos de ambos archipiélagos están unidos, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad. Y ya en los 60 los extranjeros lo intuían: Canarias, el Hawái del Atlántico.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS ORÍGENES DEL SURF EN ESPAÑA EN: “LA HISTORIA DEL SURF EN ESPAÑA

Surfistas canarios y surfistas cantábricos a principios de los 70 en el Lloret, Las Palmas de Gran Canaria. Foto: Archivo Octavio Suárez

Surfistas canarios y surfistas cantábricos a principios de los 70 en el Lloret, Las Palmas de Gran Canaria. Foto: Archivo Octavio Suárez.

El libro que todo deportista y amante de la historia debería tener. Ya a la venta en Amazon (www.amazon.es)

Primara edición agotada. Segunda edición solo a la venta en Amazon (www.amazon.es)

La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard

La única web dedicada exclusivamente a la historia del surf y del bodyboard